8 zapatos imprescindibles para ir a la oficina

¿No sabes cómo calzarte para la oficina? En Spoots te aconsejamos

En una muy antigua película dirigida por Mike Nichols (Working Girl, 1988), los protagonistas son Melanie Griffith, Sigourney Weaver y Harrison Ford. Melanie Griffith es Tess McGill, una secretaria que quiere triunfar. En una de las tomas se ve todas las chicas bajándose del metro, vestidas de oficina y con zapatos de goma. Tess llega a su oficina, se quita los zapatos de goma y se pone unos tacones.

La manera de triunfar en la oficina es vistiéndose de manera apropiada. Puede ser todo lo contrario, que trabajes en un entorno en el que la formalidad excesiva no funciona, que es lo que le pasa a Marnie Michaels (Allison Williams en la serie Girls) cuando busca trabajo en una galería de arte vestida con ropa muy conservadora.

En todo caso, aquí te damos los datos de ocho tipos de zapatos con los que siempre te verás bien en la oficina.

    Índice

  1. Pumps

    Sí, los clásicos zapatos cerrados de tacón son perfectos para la oficina. Son adecuados en cualquier circunstancia, son elegantes y se pueden combinar con cualquier cosa. Si tienes un power suit de falda y chaqueta se verán perfectos. Si te pusiste un pequeño vestido negro son adecuadísimos. Si decidiste usar jeans y una blusa de seda, complementan y elevan el conjunto. Son el tipo de zapatos que cambian por completo un outfit con solo ponérselos.

  2. Bailarinas

    Sabes que vas a tener un día de locura en el que estarás de aquí para allá todo el tiempo, sin tiempo para sentarte. Ni loca te pondrás un par de tacones, que te agotarán y te quitarán energía para el trabajo por estar pensando que te duelen los pies. En cambio unas bailarinas son siempre cómodas, elegantes y preciosas. Pueden ser las clásicas de puntera redondeada o las nuevas de puntera fina. No importa, lo que vale es que es un par de zapatos muy bonito, muy elegante e increíblemente cómodo que puedes combinar con muchas cosas.

  3. Botines

    Es otoño, la temperatura es fría y llueve. No es el momento de pumps ni de bailarinas, sino de un tipo de zapato que proteja tus pies y que te haga ver muy elegante. Nada mejor que los botines. Si tienen tacón, mucho mejor, porque te los podrás poner tanto con pantalones como con faldas y estarás adecuadísima y muy cómoda.

  4. Brogues

    Son los zapatos anudados típicos masculinos que las mujeres usan tanto desde hace dos temporadas. Son perfectos para la oficina porque con ellos puedes estar muy cómoda y, si son bonitos y de buena calidad, demostrarás que tus talentos en el trabajo no se limitan a tu eficiencia. Los brogues pueden usarse con faldas cortas, y verse elegantes, siempre y cuando la falda sea recta. Puedes usar medias tupidas para darle mayor empaque.

  5. Botas

    En invierno no hay mejor opción que un buen par de botas. Llegarás seca y sin frío a la oficina y, además, te verás siempre elegante. Las botas, sean con o sin tacón, altas hasta la rodilla o un poco más bajas, se ven estupendas con vestido, faldas, conjuntos o pantalones. Son muy vestidoras y siempre te hacen ver adecuada.

  6. MaryJanes

    Son los zapatos de tacón con una tira que los cruza. Son un poco menos formales que los pump, pero pueden ser más cómodos para estar todo el día trabajando. Además, muestran que estás pendiente de la moda y que tienes estilo. Los Maryjanes pueden ser con o sin tacón. Cuida de que tu outfit no resulte muy infantil si le agregas unos maryjanes sin tacón.

  7. Sandalias

    Esto puede ser complicado aun cuando sea verano. No pueden ser unas sandalias demasiado informales. La idea es que siempre te ves muy bien arreglada en la oficina. Si son unas sandalias de tacón mediano, que sostengan bien el pie, estarás muy bien. Cuidado con las sandalias super escotadas que son más adecuadas para una fiesta, no son las mejores para ir a trabajar.

  8. Mocasines o Slippers

    Son una alternativa perfecta a las bailarinas. Los mocasines o los slippers se pueden ver estupendos con un traje de chaqueta con pantalón, con unos pantalones y una blusa de algodón bien almidonada. No son los que se verán bien con una falda, a menos que sea corta y tipo pencil. Trata de que sean mocasines y slippers de estupenda calidad, no se ven bien si son baratos.

Recuerda que lo mejor para la oficina es verse cómoda y adecuada. No olvides tampoco que los zapatos son una inversión. Es mejor tener buenos zapatos que cantidad de malos y de pésima confección.

¿sabías qué...?

Los arqueólogos han podido datar la época en la que se comenzaron a usar zapatos por la forma del pie de nuestros antecesores. Cuando íbamos descalzos todos los dedos del pie eran muy gruesos. El dedo más pequeño del pie se fue haciendo más pequeño hace unos 40.000 años. Se considera que el uso de zapatos hizo que la estabilidad de ese hueso no fuera tan necesaria y por tanto, disminuyó en grosor.

comenta y pregunta