Vestidos midi para bodas

Cómo lucir un vestido de largo medio para ser la perfecta invitada

El largo midi se ha convertido en el largo de la temporada. Elegante y muy cómodo cuenta con la medida perfecta para lucir cualquier vestido con un estilo dificil de superar. Sea cual sea el evento al que acudas, pero especialmente si acudes a una boda, un vestido de largo midi te hará ver distinta, totalmente a la moda y fabulosa.

El largo de las faldas o vestidos midi es variable. Por lo general está en cualquier altura por debajo de la rodilla y arriba del tobillo. Eso implica desde el clásico cuatro dedos por debajo de la rodilla que puede ser muy elegante, el tipo años cincuenta por mitad de la pantorrilla o el siempre señorial a la altura del tobillo, que  sienta muy bien. Elige aquel que mejor defina tu estilo, y descubre los tipos de vestidos midi ideales para convertirte en la invitada perfecta.

    Índice

  1. Vestidos midi de falda estrecha

    Los vestidos midi de falda estrecha son sin duda el súmmum de la elegancia y el buen gusto, sobrios y absolutamente ideales. En este caso hablamos también de varias opciones.

    • Si es una falda tubo, siempre elegante, puede ser un poco más debajo de la rodilla o a media pantorrilla. Se puede usar con sandalias, pero se ve mucho mejor con zapatos cerrados: pump o peep toe con un buen tacón. Es el tipo de falda a la que no le funcionan los tacones bajos, kitten o gruesos.
    • Puede ser también un vestido ajustado en un tono joya (verde esmeralda, azul pavo real, turquesa oscuro o gris perla), para darle otro aire. En este caso decántate por unas sandalias a juego con el tono del vestido.
  2. Vestidos midi de falda ancha

    Esta puede ser una opción muy interesante si la boda es diurna, ya que la falda ancha y con mucho vuelo, unida a un top bien ajustado para que haya contraste y equilibrio, puede hacerte ver ligera y muy adecuada.

    • Una opción es un crop top, mostrando la piel de la cintura, mientras que la falda, bien ancha pero ajustada con un hermoso lazo a la cintura. La combinación de top blanco o negro con faldas en tonos pasteles y agua, resulta especialmente favorecedora.
    • Otra opción es un top muy austero, unicolor, con una falda con estampado muy colorido, ya sea de grandes flores, de estampado como de pañuelo de seda, lunares grandes, pájaros enormes o mariposas. La idea es que haya un contraste entre el top minimalista y una falda muy vistosa. Si los zapatos tienen un color bien fuerte, que tome uno de los tonos del estampado, te verás magnífica.
  3. Vestidos midi años 50

    Las modas siempre vuelven, y en el caso del largo midi no estamos hablando de ninguna novedad, sino de un estilo que ya tuvo su éxito en los años 50 y que regresa con mucha fuerza. ¿Por qué no adaptarlo a nuestro look?

    • Estamos hablando de esos vestidos más bien ajustados en el cuerpo, con la cintura bien marcada, que después se ensanchan un poco en las caderas y se estrechan hacia abajo. Es mejor para bodas no muy formales que sean en la tarde.
    • Prueba a combinar un vestido ajustado sin mangas con una bonita chaqueta corta. Elige un vestido con cuerpo ajustado y falda que vaya ensanchándose. El resultado es de lo más estiloso.
  4. Vestidos midi de noche

    Los vestidos midi para la noche son una opción muy acertada ya que durante esta parte del día se busca la simplicidad combinada con la elegancia.

    • En este caso puedes inspirarte en algunos de los diseños de Dior. Concretamente hace dos temporadas diseñó un bonito modelo con una falda abullonada y ancha, con tela de brocado que se juntaba con un top negro muy sencillo, estrecho y de cuello redondo que podía tener mangas largas o cortas. El efecto era impresionante.
    • Zapatos de salón cerrados y de tacón alto son imprescindibles para lucir un largo midi nocturno perfecto ya que estiliza y le da mucho más estilo a cualquier vestido.
    • Negro, gris perla, rojo burdeos, verde esmeralda... Son colores muy estilosos para lucir de noche. Elige complementos como un clutch joya o un bonito cinturón con pedrería para afinar tu cintura. No fallarás.
  5. Vestidos midi de día

    Los vestidos midi para bodas de día admiten tejidos más fluídos, mayor combinación de estampados y un estilo más cómodo a la vez que elegante.

    • Natalie Portman en un festival de cine lució un bonito vestido midi que puede servirte de inspiración. El cuello en V y ajustado a la cintura, de donde se ensancha y cae una falda de borde irregular, el frente es a la altura del tobillo y los lados un poco más largos. Un estilo magnífico para una boda diurna en un jardín.
    • Lo ideal es usarlo con unas sandalias de cuña o de tacón grueso, un zapatos con un toque algo más casual que combina a la perfección con el largo midi.
    • Elige colores alegres que resalten el tono de tu piel: coral, verde agua, azul cielo, estampados florales... Un recogido con efecto despeinado y complementos discretos pero que se complementen con el tono del vestido.
  6. Vestidos midi con falda de tul

    Los vestidos midi con falda de tul son sin duda la opción más romántica en la que puedes inspirarte para encontrar el tipo de vestido perfecto para una boda. Las faldas de tul están más de moda que nunca, es una tela que se mueve con mucha gracia y estilo y el efecto es asombrosamente favorecedor.

    • Blanco, colores crema o tonalidades pastel son ideales para conseguir un look muy romántico y especial. Combina con un blazer un tono más oscuro, unos stilettos con pedrería o strass y un bonito clutch o minaudière. No necesitarás más para ir perfecta.
    • Es fundamental que elijas unos zapatos con tacón alto para estilizar aún más las piernas y aportar elegancia. 
    • Añade a tu vestido midi con falda de tul un bonito cinturón de raso o un fajín con pedrería para marcar la cintura y acentuar la voluminosidad de la falda. 

Recuerda que las faldas estrechas dificultan el caminar. Si es una boda en la que sabes que habrá baile, mejor escoge una falda ancha para que te puedas mover con soltura. Si la fiesta es en un jardín, es importante que escojas tacones adecuados, cuñas o tacones anchos. No uses tacones de aguja porque lo más seguro es que terminarás clavada en la grama.

¿sabías qué...?

En el siglo XIX, las faldas eran largas. Para diferenciar las modas, se usaban distintos artilugios que le daban la forma adecuada:

  • El miriñaque, era una especie de armador ancho que se ataba a la cintura.
  • El armador consistía en varios aros de distintos anchos (algunos de más de 2 metros) unidos entre sí de modo que la falda, encima, se veía bien ancha.
  • El polisón, por su parte, era mucho más discreto, ya que solo levantaba la parte posterior, dejando recta la delantera.
comenta y pregunta