Tips y consejos para lucir elegante

¿Quieres ser elegante? Aquí te explicamos cómo

La elegancia es un atributo y se considera que implica gracia, sencillez, buenas proporciones, buen gusto, refinamiento y distinción. El concepto es tan antiguo que el emperador Nerón, que gobernó en Roma entre los años 54 y 68 d.C tenía un “Arbiter Elegantiarum” en su corte, el gran escritor Petronio.

El concepto de elegancia varía entre épocas y países, pero hay algunas normas que no varían, porque implican adecuarse a lo clásico. Es por eso que la ropa atemporal - Un vestido negro, una camisa blanca, una falda clásica, una chaqueta bien cortada, unos pump de tacón no excesivo- son distinguidas. Lo único necesario es agregar los complementos oportunos para que se vean al día.

    Índice

  1. Lo más elegante es estar apropiadamente vestido

    Lo más elegante es estar apropiadamente vestido

    Trata de estar adecuada para a cada circunstancia. Si vas a una fiesta en la piscina con un vestido de gala no te verás elegante sino ridícula. Asistir a una reunión de trabajo con la ropa de hacer deporte no se verá profesional. Que lo único que destaque es lo apropiada que estás.

  2. Ir a la moda no significa estar elegante

    La elegancia implica sencillez. A veces lo que está de última moda muestra que estás al día, pero no que eres elegante. Como decía el gran diseñador Christian Dior “Ninguna mujer con clase es esclava de la moda.” De modo que escoge lo adecuado de la moda y evita lo excesivo y no apto para el momento.

  3. La elegancia también implica comodidad

    La elegancia también implica comodidad

    Por eso es que los zapatos deben ser de buena calidad. Sin embargo, no todo vale. Puede usar unos tacones fabulosos y carísimos, pero si no sabes caminar en ellos, nunca te verás elegante. Puede que tus stiletto sean espectaculares, pero si son incómodos se te notará en la cara. Como decía  Yves Saint Laurent “La elegancia consiste en olvidarse de lo que uno lleva”. Escoge zapatos de buena calidad y con los que puedas circular con gracia.

  4. No olvides los detalles

    No olvides los detalles

    Más allá de la vestimenta que escojas o el look que desees llevar, no debes olvidarte de ciertos detalles que también dirán mucho acerca de tu elegancia. Por ejemplo tu maquillaje y perfume. No debes excederte en ninguno de estos dos aspectos. Recuerda que menos es más, y si te pasas con la cantidad de perfume o maquillaje darás una imagen completamente diferente a la que buscas.

  5. La elegancia también es una manera de moverse

    No hay nada menos elegante que alguien que no tiene gracia en sus movimientos. Camina con estilo, siéntate con buena postura, anda siempre erguida, mueve las manos con soltura. Moverse con donaire y suavidad es elegantísimo. Ten por seguro que una persona con vestimenta elegante, que no se mueve con soltura y elegancia, no se lucirá para nada.

Los grandes diseñadores insisten que un vestido caro a o a la moda no implica elegancia, sino que lo importante es tener estilo e inteligencia para usar lo adecuado en cada situación.

¿sabías qué...?

Honoré de Balzac, uno de los grandes novelistas franceses del siglo XIX y autor de la monumental serie llamada la Comedia Humana, formada por 87 novelas, decía: «El bruto se cubre, el rico se adorna, el fatuo se disfraza, el elegante se viste»