Ropa interior: trucos para conservarla

Consejos para mantener tu ropa interior en buen estado

La ropa interior no se ve, pero eso no quiere decir que podemos salir a la calle con ropa interior rasgada, vencida o vieja. Las abuelitas siempre dicen que no salgas así, y las abuelitas siempre tienen la razón en asuntos de estos. Tu ropa interior debe estar en tan buen estado como la exterior, y por sobre todo, debe ser muy cómoda.

Por otra parte, la ropa interior es muy delicada, y puede ser de seda, raso, llevar puntillas, encajes o lacitos, de manera que hay que tratarla con el mimo que requiere para que nos dure y no se estropee con el uso cotidiano.

Aquí en Spoots te damos algunos trucos para que aprendas a conservar como nueva tu ropa íntima durante mucho tiempo.

    Índice

  1. Compra lo mejor

    Compra lo mejor

    Hay ropa interior muy cara y la hay muy barata. En el caso de la ropa interior, lo barato sale caro. Un mal sujetador te dará mala forma, será incómodo y durará poco tiempo. En el caso de las panties, si la tela es de mala calidad, puede picar, mantener olores y ser incómoda.

    Sabemos que nuestra ropa interior debe ser siempre preciosa, y al contrario de lo que muchas creen, también la hay muy bonita en algodón, el cual al ser una fibra natural permite que haya una buena aireación.

    Trata de comprar ropa interior de buena calidad, pues no solo durará más sino que será más atractiva en caso de que alguien la vea.

  2. Lava a mano

    Lava a mano

    Todas tenemos la ropa interior de todos los días y la ropa interior súper especial para momentos muy particulares. Esa ropa interior suele ser mucho más cara, fina y frágil. Es por eso que debe lavarse a mano, con agua fría y con jabón para ropa delicada.

    En el caso de los sujetadores, yo siempre prefiero lavarlos a mano, los especiales y los de diario. De esa manera se mantienen más tiempo, pues la lavadora puede dañarlos, especialmente en programas de lavado fuertes.

    Las panties, dependiendo de cuáles son, las puedo lavar en la lavadora, pero siempre antes les doy una repasadita a mano. Cuando son de encajes, solo las lavo a mano. Jamás uses cloro o lejía para tu ropa interior.

  3. En la lavadora con cuidado

    En la lavadora con cuidado

    Si no tienes tiempo y no hay otra opción para ti que lavar tu ropa interior en la lavadora, entonces hazlo, pero sé cuidadosa. Primero que nada lee las instrucciones de lavado de la prenda. Si indica que no se lave en la máquina, no lo intentes, y usa el ciclo más corto y menos fuerte. El agua siempre debe estar fría, ya que el agua caliente estropea las fibras elásticas y afecta el color.

    Lo mejor es que la laves sola y que la pongas en esas bolsas especiales para lavar ropa delicada en la lavadora. De esa manera los sujetadores no se enredarán con otras prendas.

  4. Secado

    Secado

    Una vez que las ropas interiores están lavadas, debes eliminar con todo esmero la humedad. Es mejor no centrifugarla, pero si lo haces, que sea en el ciclo más corto. No es buena idea retorcerla, por lo que ve apretándola parte a parte con cuidado.

    Una vez que ya está para secar, ni se te ocurra ponerla en la secadora, pues esta puede acabar con tu ropa interior en dos semanas. Es mejor que la cuelgues a secar en un tendedero pequeño, pero si lo haces debes evitar el sol directo, a menos que sea ropa blanca de algodón. En cualquier otro caso el sol hará que los colores se desvanezcan. Si alguna de tus piezas es muy fina, ponla sobre una toalla seca en una superficie plana y deja que se vaya secando así.

  5. Almacenamiento de tu ropa interior

    Almacenamiento de tu ropa interior

    Guardar y organizar la ropa interior de la mejor manera es también una forma de mantenerla mejor cuidada y que dure más. Yo tengo cajones distintos para sujetadores y panties. Los panties los guardo por colores, de manera que no estoy moviéndolos para saber dónde están. Dentro del cajón tengo separadores, de manera que así están por categorías de calidad, color, etc.

    A su vez, los sujetadores los guardo en una gaveta también con separadores. Trato de doblarlos con cuidado, haciendo que las copas calcen una en otra. Es importante que observes de qué manera vinieron doblados de la tienda, porque ellos saben cómo mantener cada modelo.

    Cuando voy a viajar, uso bolsas plásticas con zipper para guardarlas en la maleta. Es una manera de que estén más ordenadas y protegidas.

Con estos consejos tu ropa interior se mantendrá por mucho tiempo. De todas maneras, esta no es eterna, de manera que después de cada lavada ve revisándola para ver si va desarrollando algunas imperfecciones.

Si ves que los tirantes están vencidos o al ponértela se levanta la parte posterior del sujetador, es el momento de eliminarla. En el caso de las panties, es importante que no hagan bolsas, ni estén manchadas, ni tengan los elásticos vencidos. Cualquier desperfecto indica que es el momento de eliminarlas.

¿sabías qué...?

Si tu ropa interior tiene alguna mancha de sangre, nunca jamás uses agua caliente, ya que fijará la mancha. Si es reciente, puedes echarle un poco de agua oxigenada para ayudarte a limpiar. Después, es mejor que laves a mano con agua fría. Si no sale, déjala remojar con vinagre blanco y jabón. Después vuelve a frotar hasta que esté prístina. Si tu ropa está manchada, debes lavarla inmediatamente, pues mientras más tardes en lavarla más difícil será sacar la mancha.