Cómo ponerse una bufanda (para mujeres)

Aprende las diferentes formas de usar bufandas paso a paso

Ya sea para el verano, si quieres darle un toque de color a tu apariencia, o en invierno cuando tengas frío, las bufandas son siempre un buen accesorio para tener en cualquier guardarropa. Hay muchísimos modelos e incluso tú puedes hacer tus propias bufandas o pañuelos fulares con lana, trapillo, crochet o incluso con tela.

Échale un vistazo a las posibilidades que tienes a la hora de ponerte este accesorio que además de ser abrigado aporta un estilo personal a cada look. Como sabemos que hay infinidad de tejidos, de colores y estampados, dependiendo del tipo de bufanda o foulard que escojas, podrás encontrar diferentes maneras de usarla.

Si alguna vez te has preguntado: "¿cómo podría ponerme una bufanda para conseguir un estilo diferente?" no te pierdas las siguientes recomendaciones acerca de las diferentes formas de usar y colocarse una bufanda o pashmina y cambia tu look con tan solo un simple accesorio.

    Índice

  1. Cómo ponerse una bufanda clásica

    La bufanda clásica admite formas y usos muy diferentes a pesar de ofrecer un aspecto muy simple, apenas un trozo de tela delgado con más o menos largura que se utiliza para proteger el cuello.

    ¿Sabías que además de cubrir tu cuello puedes usar este tipo de bufanda para armar un top o un vestido tipo tubo? Fíjate en la forma inicial: la bufanda mágica está tejida con un punto muy abierto por lo que es bastante flexible a la hora de usarla en muchos momentos, tan solo es cuestión de enrollarla a lo largo del cuerpo hasta alcanzar la largura deseada. Es muy buena porque además de cumplir con el objetivo principal, abrigarte, puedes hacer su uso extensivo a otros momentos de tu vida lo que te ahorrará dinero a la hora de comprar otras prendas.

  2. Cómo ponerse una bufanda manta

    Las bufandas manta se distinguen por su enorme tamaño, un tamaño XL que puede provocar que se conviertan en un accesorio complicado de llevar. Nada más lejos de la realidad, con un poco de estilo y creatividad puedes lucir una bufanda manta de diferentes formas y con un resultado espectacular:

    • Una de las formas más simples y sin embargo increíblemente estilosa es llevarla colgada tal cual. Ofrece un estilo muy elegante además de ser sencilla de llevar.
    • Otra forma de evitar que la largura de la bufanda nos moleste consiste en enrollarla una sola vez alrededor del cuello y dejar los picos hacia atrás, de este modo además nos podremos proteger del frío.
    • Si lo prefieres enrolla la bufanda con los picos hacia adelante para llevarla al igual que los fulares o palestinas.
    • Si quieres que tu maxi bufanda se convierta en un maxi cuello, enróllala alrededor del cuello varias veces y esconde los picos por dentro. Te quedará abullonada y realmente original.
    • Finalmente puedes utilizar tu bufanda manta a modo de capa para cubrirte la espalda y los hombros por encima del abrigo o del jersey para complementar tu atuendo. Llévala con un cinturón para crear un efecto camisa.
  3. Cómo ponerse una bufanda infinita

    Las bufandas infinitas se distinguen del resto por su forma circular o tubular que a diferencia de las demás no tiene extremos ya que es una bufanda cerrada. El término de infinita le viene porque no tiene ni principio ni final. Algunos de los modos en las que puedes lucir este tipo de bufanda son los siguientes:

    • Si tu bufanda tiene una anchura considerable puedes utilizarla a modo de capucha o gorro extendiéndola hasta la cabeza, de este modo podrás proteger del frío tanto la cabeza como el cuello. 
    • Si la bufanda es muy larga puedes darle varias vueltas alrededor del cuello como si llevaras un enorme collar de lana o varias bufandas a la vez.
    • Las bufandas infinitas que son bastante elásticas, también pueden valer para proteger los hombros al igual que si lleváramos un poncho o capa de lana.

  4. Cómo ponerse una bufanda con nudos

    Ponerse una bufanda combinando diversos nudos puede ser tan original como sorprendente ya que podemos crear looks realmente favorecedores. Existen diversas tipos de nudos para lucir una bufanda como por ejemplo:

    • Coge los dos extremos de la bufanda y pásalos por detrás de la cabeza. A continuación pasa los dos extremos juntos por el agujero que hemos formado al unir las dos partes. Puedes apretarlo más o menos en función de la forma en la que prefieras que quede la bufanda en el cuello. Queda sencilla y elegante por dentro de un jersey o abrigo.
    • Una forma muy favorecedora de lucir una bufanda es haciendo un lazo con ella y ajustándolo a un lado del cuello. Haz un lazo de la misma forma que unes los cordones de un zapato. El efecto es sensacional.
    • Otro de los nudos más originales consiste en pasar la bufanda por la nuca y hacer varios nudos seguidos para crear un efecto trenzado. Una idea original que te permite lucirla con un estilo muy desenfadado.
  5. Cómo ponerse una bufanda corta

    Las bufandas cortas con muy cómodas de llevar aunque admiten menos vueltas que una bufanda larga. Sin embargo lo bueno de este diseño es que al ser más pequeño es ideal para llevar en la cabeza haciendo un coqueto lazo en uno de los extremos para un look años 60.

    Otra forma de lucir las bufandas cortas es complementándolas con un broche en el centro, de modo que sirvan como un pequeño cuello adornado. Puede ser del mismo color, o bien podemos elegir un estampado o una combinación en otra tonalidad para que quede más original. 

    Los nudos en una bufanda corta hacen que esta quede aún más pequeña, sin embargo esto hará que podamos utilizarla como si fuera un original collar, especialmente en el caso de las bufandas en tejido de algodón.

La bufanda o pañuelo, no importa del tamaño o el material que sea, le aporta textura y estilo a tus conjuntos y además de abrigarte le da un toque diferente a cualquier atuendo. Recuerda que si quieres aprender nuevas formas de llevar tus bufandas, encontraras multitud de vídeos y tutoriales con imágenes en internet acerca de cómo la puedes doblar, cruzar y atar para convertirla en uno de los accesorios más versátiles de tu closet.

¿sabías qué...?

El uso de la bufanda se remonta a los tiempos de la Antigua Roma, aunque su función no era la de abrigarse sino la de quitar el sudor de la frente y el cuello.

comenta y pregunta