Cómo limpiar zapatos de charol paso a paso

En Spoots te decimos cómo lustrar tu calzado de charol para mantenerlo impecable

En algunos países lo llaman charol, en otros patente y en otros cuero barnizado. El charol es un barniz muy brillante que se le aplica al cuero y cuyo proceso resulta muy complejo: primero se aplica el barniz, que es muy espeso y graso, y después se pule con un cepillo de cerdas. Si es necesario, se lija para corregir imperfecciones.

El charol da un brillo que se mantiene, resiste los rayones y es duradero sin embargo requiere de ciertos cuidados para mantenerlos en perfecto estado ya que en el algunos casos, sobretodo en zapatos de color claro como el blanco o el beige, la limpieza debe de ser muy continuada para hacer desaparecer las manchas y roces, más visibles en estos tonos que en los colores más oscuros.

Todos los zapatos requieren cuidados; después de usarlos deberías revisarlos, quitarles las manchas y guardarlos cuidadosamente en sus cajas pues mientras menos polvo reciban más te durarán.

Hoy queremos mostrarte paso a paso algunos tips acerca de cómo limpiar y lustrar los zapatos de charol con trucos caseros.

    Índice

  1. Elimina el polvo de los zapatos de charol

    El primer paso para limpiar y cuidar cualquier zapato es eliminar el polvo o barro que queda adherido con el uso continuado. Siempre lo tienen ya que su función es estar en el suelo, y en el caso del calzado de charol que se caracteriza por su intenso brillo, un exceso de polvo y suciedad harán que queden deslucidos.

    Puedes usar un cepillo muy suave o un paño humedecido para ir eliminando el polvo. Si hay barro pegado, aplica agua con un trapo para ir desprendiéndolo. Una vez que quites el barro, déjalo secar y termina con otra cepillada suave para devolverles todo el brillo original.

  2. Utiliza agua y una gamuza

    El charol puede ser delicado, así que es mejor utilizar solo productos específicos para este tipo de material. En el caso de no estar seguros acerca de qué tipo de producto utilizar, la forma más segura de limpiarlos es utilizando una esponja humedecida en agua (nunca chorreante) para eliminar las manchas.

    A continuación utiliza una gamuza suave o un paño seco para frotarlo y secarlo. Ten en cuenta que debe de ser un tejido suave que evite que los zapatos queden rayados o pierdan brillo.

  3. Recurre al vinagre para manchas difíciles

    Una forma muy eficaz de hacer desaparecer las manchas es utilizando vinagre. Esto hazlo con cuidado ya que algunos tipos de charol no aceptan bien los ácidos, por lo que la mejor forma de no arriesgarte es probando en las zonas menos visibles y observar el resultado.

    Para limpiarlos mezcla un chorrito de vinagre blanco en una taza de agua. Coge un algodón embebido previamente en la mezcla y pásalo suavemente por la superficie, eso eliminará las marcas de agua. Después, sécalo con una gamuza suavemente.

    Ten en cuenta que el tipo de vinagre utilizado debe de ser blanco ya que en el caso de que sea de color oscuro el charol podría absorberlo y, especialmente en el caso de zapatos de color claro, podrían quedar amarillentos.

  4. Realiza un acabado impecable con leche

    Una vez que están limpios, uno de los trucos para dejar brillantes los zapatos de charol es aplicar leche de vaca con un algodón repasando toda la superficie con cuidado. La leche de vaca es excelente para conservar el color de los zapatos y nutrirlos de foma adecuada sin dañar el material.

    Una vez que la leche ha actuado, debemos de frotar con un trapo limpio y seco; de este modo eliminamos los restos de leche y nuestros zapatos volverán a quedar brillantes.

  5. Utiliza aceite de oliva para recobrar el brillo

    Si crees que tus zapatos de charol han comenzado a perder su brillo original recurre al aceite de oliva. Para ello debes untar el zapato con un algodón empapado en aceite de oliva, cuidando de que no sea demasiado aceite, solo lo indispensable para cubrir la superficie sin que quede llena de grasa.

    Desliza de forma uniforme por toda la superficie creando una fina capa y a continuación abrillanta con una gamuza. Tus zapatos de charol recuperarán todo su brillo y su esplendor en tan solo unos segundos.

  6. Aplica limpiacristales para el toque final

    Otra alternativa para asegurarnos de que los zapatos de charol quedan brillantes es utilizar un producto limpiacristales de los que usamos habitualmente en casa. Aplica el líquido limpiador de vidrios en un trapo y pásalo por la superficie del zapato. Luego seca bien con una gamuza para sacar brillo.

    Antes de usar este método haz una prueba en una zona pequeña para ver si el charol lo aguanta bien ya que no todos los tipos de charol responden de igual forma a según que tipo de sustancias.

Los zapatos son caros por lo que es muy recomendable tenerlos siempre bien cuidados. Nunca los dejes tirados debajo de la cama, porque se llenarán de polvo. Procura mantenerlos limpios en una bolsa de tela si no dispones de su caja original. Además, intenta cambiar de zapatos de forma habitual para evitar un desgaste prematuro. De este modo conseguirás mantenerlos perfectamente cuidados y dignos de una dama.

¿sabías qué...?

Seth Boyden, un inventor oriundo de New Jersey llevó el charol a Estados Unidos por primera vez en el año 1818.

comenta y pregunta