Ideas para organizar un closet pequeño

¿Poco espacio y mucha ropa? Aquí te decimos cómo resolver el problema

No conozco un closet que no sea pequeño. Incluso los closets más grandes, terminan quedando pequeños. La ropa pareciera reproducirse y mientras el espacio da la impresión de que se reduce todos los días. En realidad, son muchísimas las prendas que nunca usamos o que usamos muy poco, así que escoger con cuidado lo que tenemos es primordial.

Una nueva marca de ropa tiene como lema “Better, fewer things”, o sea, “menos y mejores prendas” y ese podría ser un mantra importante. Sin embargo, con el auge del low cost es casi imposible sobrepasar la tentación de comprarse ese precioso vestido que es baratísimo o esa blusa sensacional que tan bien nos queda.

Para evitar caer aplastadas por una avalancha de ropa, aquí te damos algunos consejos e ideas para organizar un closet pequeño.

    Índice

  1. Vacía todo tu armario

    Vacía todo tu armario

    Sí, todo completo. Déjalo totalmente vacío. Esto te permitirá:

    a) Limpiarlo por dentro (algo muy necesario y que rara vez hacemos). Pasa aspiradora al suelo, pasa después un trapo mojado por las paredes y suelo. Una vez que esté impecable, aprovecha para colocar bolsitas de olor que además, eliminen la posibilidad de polillas.

    b) Observarlo bien. Ver tu closet vacío te permitirá analizar sus posibilidades. Quizás le hace falta una remodelación. Es posible que las gavetas requieran reparación. A lo mejor encuentras que es posible usar algún espacio no bien utilizado. Este es el momento de revisar cómo puedes mejorarlo.

  2. Cataloga tu ropa

    Cataloga tu ropa

    Aprovecha que ya la sacaste y sepárala en secciones. Primero sepáralas según la temporada: verano, invierno y ambas. Una vez que tengas estas pilas, sepáralas en otras: la que usas a menudo, la que rara vez usas, la que nunca usas, la que requiere reparación.

    La que usas a menudo se queda, la que nunca usas puedes regalarla o enviarla a una fundación de caridad que le dé buen uso. La que requiera reparación debes arreglarla y, nuevamente, decidir si la vas a usar mucho o no. La que rara vez usas requiere una revisión a fondo: ¿no te gusta o no te queda bien? ¿es ropa solo para grandes eventos? Si no te queda bien, no la uses, va a la pila correspondiente. Si es solo para grandes eventos, cúbrela con fundas adecuadas y ponla en un lado del closet que no tenga mucho movimiento. La ropa de temporadas puedes guardarla en cajas durante los meses de inutilidad.

  3. Organiza, escoge y diversifica

    Organiza, escoge y diversifica

    Una vez que eliminas lo sobrante, es el momento de darte cuenta que tienes 5 blusas azules iguales, o 3 faldas casi idénticas. Eso quiere decir que la próxima vez que algo que ya tienes te llame la atención, no lo comprarás.
    También es el momento de pensar en tus próximas compras: si tienes poco espacio, es mejor que tengas prendas básicas que puedes usar en variados eventos sin que se note que repites: vestidos de corte clásico, faldas tubo, blusas sencillas. Todos estos elementos cambiarán mucho con el uso de distintos complementos o accesorios.

    Para los efectos prácticos, ordena tu closet en categorías: las faldas en un lugar, los pantalones en otro, las blusas en otro. A su vez, ordena las faldas y los pantalones por largos o por colores. Las blusas y tops también pueden ir por colores o en subdivisiones por largo de manga. La idea es que te sea muy fácil acceder a tu ropa.

  4. La importancia de las perchas y ganchos

    La importancia de las perchas y ganchos

    Trata de comprar perchas de buena calidad y material y que tengan posibilidad de ser dobles, o sea, de poder incluir 2 blusas en un solo gancho, o 3 ó 4 pantalones en el correspondiente. De esa manera tu espacio se doblará.

    Acuérdate también que las paredes y las puertas pueden utilizarse para colocar ganchos en los que podrás colgar carteras, cinturones o bufandas.

    Con estos últimos artículos, hay también perchas que tienen el diseño adecuado para colocar una docena de bufandas o foulares. O aquellos que sirven para colocar todos tus cinturones juntos.

    La idea es que todo esté organizado y sea accesible.

  5. Estanterías

    Estanterías

    Si tienes estanterías en alguna parte de tu closet, pueden usarse de varias maneras.

    Una de ellas es hacer pilas de camisetas o sweaters bien organizadas. Una vez más, es importante que las dividas por colores, largo de mangas o materiales. De esa manera sacarás sólo la que busques y no harás un desastre tratando de encontrar la adecuada.

    Otra opción, es usar las estanterías para poner cajas donde, a su vez, colocarás bien Tshirts, pashminas o accesorios.

  6. Carteras y zapatos

    Carteras y zapatos

    Como te dijimos, las carteras pueden colocarse colgadas en ganchos adecuados. Sin embargo, algunas preferimos que las carteras reposen en una superficie plana. En ese caso, consigue bolsas de tela para cubrirlas y protegerlas y ponlas en las estanterías correspondientes. Otra opción es tener cajas donde pondrás las carteras por colores, tamaños o usos.

    Con respecto a los zapatos, una opción es tener un mueble zapatero donde estén todos guardados y cuidados. La opción que encuentro más cómoda es comprar cajas que se abran como una gaveta y poner cada zapato en una distinta. Si las cajas son transparentes, verás qué zapato es. Si no lo son, pon un pequeño letrero o una foto de cada uno.

Los closet son muy necesarios, ya que protegen la ropa del polvo y del sol. Mantenlo siempre limpio y ordenado y tu ropa se permanecerá en buen estado durante más tiempo.

¿sabías qué...?

Se les llama closet, escaparate, armario o placard. Los armarios ahora guardan ropa, pero anteriormente se usaban para guardar armas, de allí su nombre.