Cómo elegir un sujetador

Tips para elegir el sostén adecuados a tu cuerpo

Se dice que aproximadamente 7 de cada 10 mujeres no saben cuál es su talla de sujetador. Posiblemente es verdad, porque son muchas las mujeres que vamos por ahí con un sujetador que evidentemente aprieta, como se evidencia en los rollitos que forman las tiras.

Otra evidencia de que el sujetador no es el adecuado para ti es que tan pronto llegas a casa corres a quitártelo como si fueran un par de stilettos. Los sujetadores tienen que ser cómodos, no apretar y levantar el busto de manera adecuada. Además, deberían ser bonitos. Si el tuyo no hace eso ni es bonito, estás usando el sujetador equivocado.

Presta atención a estos tips para elegir un sujetador correctamente.

    Índice

  1. Pruébate el sujetador elegido

    El primer paso para saber si tenemos el sujetador adecuado es probarnóslo y observar algunos detalles que nos ayudarán a salir de dudas. Vamos a hacer la prueba, ponte el sujetador y mírate al espejo:

    • ¿La tira posterior está elevada? Necesitas una talla mayor.
    • ¿La tira posterior cae? Necesitas una talla menor.
    • ¿Las hombreras te aprietan y dejan marcas? Necesitas una talla mayor.
    • ¿Las hombreras te resbalan? Necesitas ajustarlas o quizás una talla menor.
    • ¿Es un sujetador con aros y éstos aprietan el busto por lugares inadecuados? O no es la talla o no es el modelo.
    • ¿Los aros se te clavan? Elimínalo.
    • ¿Tu sujetador te aprieta el busto por un lado y por otro hace que tu busto se vea como derramado? Nada que ver, ese no es el tuyo.
    • Ahora ponte una camisa de franela apretada, ¿se nota mucho el sujetador? O por el contrario ¿no sujeta nada? Ese sostén no es para ti.
  2. Comprueba la talla correcta de tu sujetador

    Las tallas del sujetador son duales, constan de números y de letras. Por una parte está la copa, que se mide por letras y mide la medida de nuestro contorno alrededor de la parte más amplia de nuestro pecho.

    • A para las más pequeñas.
    • B, C, D, DD y DDD para las más grandes.

    El número de la talla indica el ancho de tu torax, es decir, el contorno y se mide por números. Sin embargo este número varía en función de la zona del mundo en la que nos encontremos:

    • En USA, Latinoamérica y Reino Unido, las tallas van desde el 28 al 40, subiendo de 2 en 2.
    • En España, Francia y Portugal, van del 75 al 105, subiendo de 5 en 5.
    • En otros lugares de Europa y Japón, va del 60 al 90, subiendo de 5 en 5.
    • En Italia va del 1 al 6, subiendo de 1 en 1.

    Ejemplo

    Eso quiere decir que si eres mexicana, y tu talla es la 34, en España, Francia y Portugal serás la 90; en Europa y Japón la 75 y en Italia la talla 3.

  3. Clarificando números y letras en los sujetadores

    La talla de letra y número del sujetador puede variar de acuerdo a tu complexión. Si eres muy estrecha de torso, pero tus senos son grandes, quizás eres una 32D. Pero si eres más bien corpulenta y ancha pero de senos muy pequeños, podrías ser una 40A.

    Se considera que la talla ideal es la 34B, pero eso es otro de los grandes mitos. Esa es la talla ideal para la gente que tiene esa talla. Lo único normal es que las tallas vayan variando con la edad, el deporte que comiences a practicar, si has sufrido cambios en el pecho debido al embarazo, etc.

    Es importante que estés pendiente de tus sujetadores. Cuando veas que no te quedan igual, es mejor que revises si es porque tu sujetador está viejo y no ajusta igual o porque cambió tu cuerpo y entonces debes cambiar de talla.

  4. Estilos y modelos de sujetadores

    Aquí hay muchas posibilidades y cada una de ellas con una función determinada. Veremos cuáles son.

    • Puede ser un sujetador con aros o sin aros. Los aros son mejores si tienes más busto y sin aros si eres joven y no tienes mucho.
    • Hay sujetadores que cubren el busto por completo sino que cubren cada pecho por separado.
    • Los sujetadores tipo balconette (como si fuera un balconcito) dejan a la vista la parte superior.
    • Los hay muy sencillos de tejido expandible que sujetan pero no comprimen, no tienen aro ni relleno y suelen ser de algodón.
    • Están los sujetadores con tiras a los hombros, tipo halter, cruzadas.
    • También los hay sin tiras, para vestidos que muestran los hombros, tipo bandeai.
    • Los sujetadores pushup que levantan el busto y lo juntan y hay también modelos que incluyen pequeños rellenos incorporados.
    • Otras variedades incluyen sujetadores con frunces, volantes, encajes o de lycra o elastano que hacen que no se noten.
    • Los hay incluso desechables, como una especie de calcomanías que sujetan el busto únicamente para vestidos muy escotados. Las posibilidades son muchísimas.
  5. Colores de sujetadores

    Aquí también hay muchísimas opciones. Lo habitual es tener dos blancos, dos negros, dos beige y el resto de colores surtidos. Sin embargo, hay gente que considera que un sujetador beige es lo más aburrido del mundo porque quieren mostrar lo bellos que son sus brassieres, de manera que los usan de colores fuertes o divertidos estampados con camisas blancas. Veámos en qué ocasión es mejor utilizar cada uno de ellos:

    • Sujetador blanco: Los sujetadores blancos, a diferencia de lo que muchas mujeres piensan, no sirven para disimular la ropa interior, ya que no es el color adecuado. Sin embargo es uno de los colores más demandados ya que aportan sencillez y un toque romántico.
    • Sujetador beige: Si bien no son el tipo de sujetador más atractivo lo cierto es que resultan muy útiles cuando queremos disimularlo. Se adapta perfectamente a los colores más claros como por ejemplo el blanco o los tonos pastel. El tono que elijas dependerá del color de la piel, siempre optando por las tonalidades más parecidas para que apenas haya diferencia.
    • Sujetador negro: Un sujetador negro es sin duda una de las opciones más sexys que existen ya que son muy favorecedores e incluso pueden convertirse en protagonistas de cualquier look sin que quede vulgar. Eso sí, utílizao siempre con la prenda adecuada haciendo gala de la insinuación más que de la provocación
    • Sujetador estampado: Son vistosos, insinuantes, divertidos... Admiten muchas opciones y puden ayudar a resaltar el busto de forma muy favorecedora.

Nunca uses sujetadores que te aprietan, que no te son cómodos o que no te sujetan. Jamás uses un sujetador roto o descosido. Elige cuidadosamente tu talla, si eso implica llegar al probador con 10 sujetadores, hasta encontrar el que te queda mejor, así será. Recuerda que los sujetadores de buena calidad duran mucho, así que es una inversión que vale la pena. Por último, la idea es que estés cómoda y que tus senos se vean preciosos, ten eso en mente al comprarlos y recuerda también que para hacer deporte necesitarás un sujetador especial, que sostenga bien tus senos.

¿sabías qué...?

El nombre del sujetador cambia  de país en país. En español se le puede llamar sostén, brassiere, bra, soutien, corpiño, ajustador. En portugués se le dice Sutiã, en inglés Bra o brassiere, en francés Soutien-gorge, en italiano Reggiseno y en alemán Büstenhalter.

comenta y pregunta