Cómo elegir el cinturón ideal para tu look

Descubre cómo escoger el cinturón más adecuado para tu atuendo

Los cinturones son  parte primordial de cualquier atuendo. Algunas veces los usamos por necesidad absoluta, como por ejemplo para ajustar esos jeans que siempre se te resbalan o ese vestido que si no parece de señora embarazada. Sin embargo, otras veces los cinturones cambian un atuendo, o le dan otro sentido e incluso pueden cambiar su aspecto.

Lo ideal es que tengas varios tipos de cinturones: anchos, estrechos, de colores neutros, de colores vivos, en diferentes materiales, de manera que juegues con ellos a crear nuevas proporciones, distintos toques y nuevas apariencias.

Aquí tienes algunas sugerencias para elegir el cinturón ideal según tu look.

    Índice

  1. Cinturones anchos

    Cinturones anchos

    Son perfectos para usar con ropa muy ancha, ya sean blusas o vestidos camiseros, ya que sostienen la prenda y al mismo tiempo marcan el cuerpo. Si estás usando ropa muy ajustada, los cinturones anchos no se verán bien. Sí quedan bien, en cambio, en ropa media. Por ejemplo, una blusa blanca de entallado normal (no pegada al cuerpo), con una falda tubo y un cinturón ancho en un color muy contrastante o de animal print se te verá estupendo.

    Los cinturones anchos tipo Obi japonés, se pueden ver muy elegantes con ropa negra, encuentra uno de buena calidad y te verás sensacional.

  2. Cinturones estrechos

    Cinturones estrechos

    Son perfectos para gente pequeña o que le gusta la estética minimalista. También se ven muy bien en gente robusta que quiere ajustar un poco sin exageraciones. Los cinturones estrechos pueden ser muy elegantes. Tienen además la ventaja de que su discreción logra que se vean apropiados aún con el color más estridente o el estampado más exagerado. Aprovecha su pequeño tamaño para usar el color o el print que te gusta y no te atrever a ponerte.

  3. Hebillas grandes

    Hebillas grandes

    Un cinturón con una hebilla grandota puede ser sensacional, siempre y cuando cumplas con algunas normas. Si tu cintura es muy ancha, trata de que el cinturón te quede a la cadera, de esa manera, crearás contraste con la cintura y se te verá más pequeña.

    Si eres de pequeño tamaño, ten en cuenta que las hebillas grandes dividen la silueta, por tanto te harán ver más pequeña. Si eres muy alta, en cambio, las hebillas grandes se te verán muy bien porque darán cierto equilibrio.

  4. Cinturones que solo adornan

    Cinturones que solo adornan

    Me refiero a esos cinturones que no ajustan nada, ni sostienen nada, pero que le dan un toque distinto a un vestuario que si no sería soso y aburrido. Pueden ser metálicos (los cinturones de cadenas nunca pasan de moda y siempre se ven bien), en materiales como paja, cintas, mostacillas, piedras bordadas. En fin, cualquier tipo de cinturón que siempre se usa un poco holgado y que destaca mucho. Aprovecha para usarlo con un vestido negro, o un atuendo beige, o un camisero blanco, en suma, cualquier outfit que necesita alegrarse.

  5. Cinturones discretos

    Cinturones discretos

    Yo tengo uno que uso muchísimo y nadie lo ve. Es uno de esos cinturones que son casi invisibles (el mío es en gris) con hebilla casi plana, que no resalta en absoluto y que es perfecto para usar con pantalones o faldas que necesitan alguna sujeción pero que voy a usar con un top ajustado por encima de la prenda inferior. Los cinturones discretos te proveen ajuste sin que se note que los llevas, porque no marcan un bulto a la altura del abdomen que se ve tan feo.
    Con mi cinturón discreto puedo usar una blusa más o menos ajustada sobre el pantalón, por ejemplo y no se nota.

  6. Cinturones extremos

    Cinturones extremos

    He visto desde un Obi de verdad (anchísimo), hasta un cinturón de cuero que parece un corset (llegaba desde la parte baja del busto hasta las caderas), otros más o menos de ancho normal pero con una gigantesca hebilla metálica, otro con un floripondio monumental a un lado. Son cinturones que llaman mucho la atención. Perfecto si te atreves a usarlos. Si eres muy alta y delgada, seguro que se te ves estupenda. Sin embargo, si no lo eres, tampoco eres tímida y quieres llamar la atención, date con todo. No hay nada mejor que una mujer con confianza en sí misma y sentido del humor.

     

Recuerda que los cinturones también necesitan cuidados. Los de cuero es mejor ponerles las cremas adecuadas si los ves resecos. Es mejor guardarlos protegidos en bolsas de lona. En su defecto, ponlos en un lugar donde cuelguen y no se les formen pliegues. Cuando comiencen a estropearse hay que buscar otros, porque un cinturón descuidado estropea todo un atuendo.

¿sabías qué...?

El cinturón más caro del mundo pertenece a la marca italiana Gucci. Es un cinturón de piel y está hecho con 250 gramos de platino más 39 diamantes de 30 kilates. Puedes lucirlo pagando la módica suma de 169.000 euros.