Cómo cuidar una chaqueta de cuero

Spoots te da todos los tips para mantener tu chaqueta de cuero

Llevabas tiempo mirando la chaqueta en la vitrina. Te parecía preciosa, pero la inversión era alta. Ahora, por fin, ya tienes la chaqueta de cuero soñada. Quizás es un perfecto, o quizás una de aviador, es posible que la hayas elegido muy femenina. En todo caso, gastaste una cantidad de dinero considerable en tu bellísima chaqueta.

Ahora, por supuesto, quieres rentabilizar tu inversión. Sabes que la vas a usar con muchas cosas y durante mucho tiempo, pero sobre todo, quieres que se mantenga de la mejor manera posible, y que el paso del tiempo sólo se note en esa deliciosa suavidad que adquiere el cuero bien usado.

Pues bien, hoy te ayudaremos en esta misión contándote cómo cuidar una chaqueta de cuero.

    Índice

  1. Lee las instrucciones

    Lee las instrucciones

    Sí, esa etiqueta dentro de tu chaqueta, esa en la que nunca has reparado. Esa misma etiqueta que nunca leemos y, al contrario, deberíamos leer siempre. En todas las prendas de ropa hay una etiqueta con instrucciones de lavado y cuidado. Hasta los bolsos y los zapatos pueden tenerlas.

    En las instrucciones se detallan los cuidados específicos para la chaqueta que acabas de comprar. Recuerda que cada cuero es distinto, y puede tener tintes, acabados y preparaciones diferentes, es incluso posible que el forro sea de materiales diversos, de manera que las instrucciones no suelen ser iguales.

    Lee las instrucciones y actúa en consecuencia.

  2. Usa productos específicos

    Usa productos específicos

    La humedad es la gran enemiga del cuero, por tanto, siempre es importante aplicarle productos específicos que la vuelvan impermeable y que eviten las manchas. Estos productos por lo general son en spray. Ahí también deber leer las instrucciones, tanto de la chaqueta como del producto. Recuerda que no es igual una chaqueta de cuero oscuro que claro, ni tampoco es lo mismo si el material es gamuza.

    Escoge el producto adecuado para cada material y sigue con cuidado las instrucciones. Antes de nada, haz una prueba en una parte interna y espera 24 horas. Eso te permitirá saber si el producto no dañará tu chaqueta.

  3. Aplícale acondicionador

    Aplícale acondicionador

    Con el uso diario, aún las chaquetas mejor cuidadas van resecándose. Para ello es aconsejable usar un acondicionador específico para el cuero. Hay gente que considera que la crema normal para el cuerpo que usamos es también válida para el cuero, a la larga la nuestra es piel y el cuero es otra piel. No es así. Esas cremas tienen perfumes e ingredientes para la piel humana. El cuero necesita productos sin olor y sin determinados químicos. Busca el producto que mejor vaya con el cuero de tu chaqueta y elimina los craquelados y las sequedades.

  4. Cuídala de la humedad

    Cuídala de la humedad

    Las chaquetas de cuero suelen usarse en otoño y en invierno, justamente los meses en los que hay posibilidad de que llueva en el camino a casa o al trabajo. Quizás tu chaqueta se moje y eso puede ser fatal para el cuero. Si tu preciada chaqueta de cuero se mojó, cuélgala de una percha de madera al aire. No se te ocurra ponerla en la secadora, ni tampoco plancharla o tratar de secarla con el secador de pelo. El agua más el aire caliente pueden destrozar el delicado cuero de tu chaqueta. En este caso sólo se necesita aire natural y paciencia. Déjala que seque adecuadamente antes de usarla.

  5. Cuélgala bien

    Cuélgala bien

    Cuando llegas a casa, lo que sueles hacer es tirar tu preciada chaqueta sobre una silla, lo que no es bueno para el cuero. Otra opción es colgarla de un gancho, con lo cual terminará deformándose porque no cuelga de manera simétrica. Usa un buena percha de madera, que sostenga bien los hombros de la chaqueta para que no caiga más un lado que otro. Pásale un trapo limpio y seco de algodón para eliminarle cualquier suciedad superficial. Airéala un rato antes de guardarla en el closet.

  6. Quítale las manchas

    Quítale las manchas

    Si a pesar de tus cuidados tu chaqueta se manchó y te parece que es algo que puedes resolver fácilmente, puedes intentarlo en caso. Hay muchos productos especiales para la limpieza de cuero. Revisa bien las especificaciones del producto y si se puede utilizar específicamente en la piel de tu chaqueta. En este caso, también te recomendamos que pruebes primero en una parte discreta y esperes 24 horas, eso te permitirá saber si el producto puede dañar tu chaqueta.

  7. Envíala a hacer un lavado profesional

    Envíala a hacer un lavado profesional

    Si terminó la temporada y no la vas a usar en un tiempo, envíala antes a la tintorería para que le hagan un lavado profesional. Lo mismo sucede si tiene una mancha que sabes que no se puede tratar en casa. Una vez que la tengas en casa, si piensas guardarla durante unos meses, es mejor que la pongas en perchas de madera y que la cubras con una funda de algodón durante los meses que estará guardada. No la dejes con las perchas de metal de la tintorería, ni tampoco con el forro de plástico de ésta.

Una chaqueta de cuero es un activo que podrás utilizar durante muchísimo tiempo y en todas las circunstancias, válida para outfits casuales o bien más formales. Cuídala bien.

¿sabías qué...?

Hay muchas profesiones vinculadas específicamente con el trabajo de cuero. Algunos de ellos son curtidor, encuadernador, guarnicionero, marroquinero, talabartero y zapatero.