Consejos para comprar un vestido de fiesta

¿Se acerca un evento importante? Te damos tips para escoger el vestido perfecto

Quizás es el matrimonio de tu mejor amiga, es posible que se acerque una celebración familiar importante, incluso puede ser que tengas que acudir a la entrega de un premio. El caso es que necesitas un vestido para una celebración de alto nivel y quieres estrenar.

Estamos hablando de una inversión de dinero considerable, ya que los vestidos de noche no son baratos. Es algo que tienes que planificar con sensatez. Una opción interesante es alquilar un traje, que será menos costoso, pero ya sabes que comprando uno podrás hacer lo que quieras con él, incluso usarlo para futuros eventos.

A continuación te daremos algunos consejos para comprar un vestido de fiesta.

    Índice

  1. ¿Cuál es tu presupuesto?

    ¿Cuál es tu presupuesto?

    Esa es una pregunta fundamental y que te pondrá en el sitio adecuado. ¿Tienes todo el dinero? Pues nada, a echar la casa por la ventana. Vete a la tienda más exclusiva, escoge el vestido que quieras, sé feliz. Sin embargo, no todas tenemos esas posibilidades. Para las que tenemos ciertos ajustes monetarios, es mejor programar la compra.

    Piensa en el tipo de vestido que quieres usar y ponte un monto. Ve a tiendas que sepas que se ajustan a la cantidad de dinero que tienes. Hay cadenas, por ejemplo H&M, que tienen una línea de vestidos de fiesta a precios muy interesantes. Otra opción es acudir a las rebajas o a los outlets, allí encontrarás vestidos a precios módicos.

  2. ¿Cuántas veces vas a usar el vestido?

    ¿Cuántas veces vas a usar el vestido?

    Esa es otra pregunta importante. Si ese va a ser tu vestido por los próximos cinco años, es mejor que escojas un diseño atemporal, que no sea de última pero que tampoco pase de moda. En ese caso, la posibilidad es elegir un traje de líneas puras y diseño clásico, que puedas cambiar de fiesta en fiesta cambiando los accesorios.

    Otra opción es tener una modista de confianza que le pueda hacer cambios puntuales (agregar o quitar mangas, por ejemplo) que cambien el vestido.

  3. ¿Ves a la misma gente en todas las fiestas?

    ¿Ves a la misma gente en todas las fiestas?

    Si tus fiestas formales van a ser con grupos distintos, no te importará mucho repetir outfit. Si, por el contrario, tus fiestas son con el mismo grupo, es una razón de más para encontrar un traje que se vea distinto en cada ocasión. En el segundo caso, es mejor que escojas un traje que permita cambios fáciles, como telas lisas, diseños clásicos, y telas fácilmente modificables.

  4. ¿Y el clima?

    ¿Y el clima?

    No es lo mismo un traje de vestir para el verano que para el invierno. Y no es nada fácil tener uno que sirva para ambos climas. Si esa es tu disyuntiva, te recomendamos elementos separables: por ejemplo, una falda larga que se convierta en un traje distinto según el top. En verano puedes usar uno sin mangas y escotado, en invierno uno más abrigado. Con ese simple cambio es como si tuvieras dos trajes de noche.

  5. ¿Corto o largo?

    ¿Corto o largo?

    Esa es otra opción a considerar. El corto es mucho más versátil, pero hay eventos que requieren un traje largo. Una opción es una falda larga que puedes usar con diferentes tops si es un evento de gran gala. Si no es tan elegante, un vestido negro nunca te deja mal. Los pantalones palazzo se pueden ver muy elegantes y puedes usarlos con diferentes tops.

  6. ¿Tela, color?

    ¿Tela, color?

    Esto dependerá del corte del vestido, del evento y de tus gustos personales. Trata de que no sea en el color de moda, porque eso quiere decir que habrá mucha gente en la fiesta con el mismo color. La tela también dependerá del clima. El brocado puede ser muy bonito, pero en verano no funciona. Lo mismo pasa con el chiffón en invierno. Adaptarte a las telas apropiadas de cada estación, no sólo es necesario para estar cómoda, sino también para lucir apropiada y elegante.

  7. ¿Te lo probaste en la tienda?

    ¿Te lo probaste en la tienda?

    Quizás lo viste en la tienda, es perfecto para la ocasión, se ajusta a tu presupuesto y te queda bien. Magnífico. De todas maneras vuelve a probártelo en tu casa. Allí, con los zapatos y accesorios que vas a usar verás si todo está perfecto. En caso de que necesites algún arreglo, manda a hacerlo. El mejor amigo de una mujer es quien le ajusta la ropa.

Recuerda que el vestido más bonito no se te verá bien si no estás cómoda en él. Escoge con cuidado y que lo pases sensacional en tu fiesta!

¿sabías qué...?

Marie Antoinette, la reina francesa, tenía su modista exclusiva: Rose Bertin.  Marie Antoinette no repetía nunca traje, de manera que Mme Bertin acudía dos veces por semana a palacio para probar a la reina sus nuevos diseños.