Cómo conseguir medias sin carreras

En Spoots te decimos como mantener tus medias

Las carreras en las medias son el terror de todas nosotras. Siempre sucede en el momento menos adecuado: cuando estás a punto de entrar en una fiesta magnífica, cuando vas a comenzar tu exposición en una importante reunión de trabajo, cuando estás a medio camino entre tu casa y la oficina y sin posibilidad ni tiempo de hacer una parada, o cuando estás bailando en una primera cita.

También están esas circunstancias fastidiosísimas: cuando estás en tu casa, vistiéndote apurada y aparece la carrera, no tienes otro par de medias y tienes que cambiar tu outfit.

Eso sin contar el gasto que significa el perder las medias por una carrera que, aunque pequeña, hace imposible que la puedas usar otra vez.

Aquí te damos algunos consejos para que tus medias duren lo más posible.

    Índice

  1. Escoge con cuidado antes de comprar

    Escoge con cuidado antes de comprar

    Vas a decir que siempre recomiendo lo mismo: compra de buena calidad. Pues sí, hay cosas en las que no es barato economizar, por ejemplo en las medias. Las medias de mala calidad suelen durar menos que las de buena calidad. Las medias tienen un grado de resistencia, que se mide en deniers. Se supone que mientras más deniers tiene la media, más resistente será.
    Por otra parte, es importante que escojas tu talla. Si compras medias de una talla más pequeña, la presión hará que se rompan.

  2. Cuidados previos

    Cuidados previos

    Hay trucos varios para aumentar la duración. Hay gente que antes de usarlas las somete a este tratamiento. Primero las humedecen bien con agua fría. Luego las escurren ligeramente en una toalla. Después la ponen en una bolsa de plástico y la ponen durante 24 horas en el congelador. Al día siguiente las dejan descongelar naturalmente o usando agua tibia. Después las tienden para dejarlas secar y finalizan poniendo laca del pelo en los talones y  las puntas. Se supone que eso hace que se mantengan más tiempo.

  3. Ponerlas con cuidado

    Ponerlas con cuidado

    Ponerse las medias es un proceso que no se debe hacer con prisa ni con descuido. Nunca te pongas una media si estás usando anillos que puedan enganchar la media. Tampoco si una de tus medias tiene una pequeña rotura.

    Una vez que compruebes que tus manos están bien, enrolla la media hasta el tobillo. Luego mete el pie, ajústalo y ve desenrollando cuidadosamente la media hacia arriba, usando solamente las yemas de los dedos. No uses las uñas para ejercer presión. No la fuerces. Sigue subiendo poco a poco hasta arriba y luego comienza con la otra pierna.

  4. Lavado

    Lavado

    Las medias nunca jamás deben ir en la lavadora. Solo se pueden lavar a mano, con gran cuidado, con agua fría o tibia y usando jabón para ropa delicada. No las restriegues, sino que las debes frotar con gran delicadeza usando las palmas de tus manos. Después las enjuagas bien, y también con tus manos le quitas la humedad excesiva, sin retorcerlas. Posteriormente ponlas en una toalla que absorba la humedad y después puedes ponerlas en un tendedero, pero no al sol y mejor si no usas pinzas. Yo prefiero ponerlas sobre una toalla extendida.

  5. Almacenamiento

    Almacenamiento

    Una vez que te quites las medias, es mejor que las laves inmediatamente. Cuando estén secas y listas para guardar, es importante colocarlas en sobres de tela especiales para colocarlas. No es buena idea dejarla sueltas en un cajón. En todo caso, siempre las debes doblar con esmero y ponerlas en un sitio en el que no haya mucho movimiento.

Cuida bien tus medias y lograrás que te duren las mayor cantidad de tiempo posible. Recuerda sin embargo que no son eternas. En algún momento se romperán.

¿sabías qué...?

El nylon fue un invento de los laboratorios DuPont en 1938. Las medias de tal como las conocemos actualmente aparecieron a la venta en 1940 en New York y se vendieron inmediatamente.