Cómo combinar rayas y cuadros

Cuadros y rayas: descubre las claves para lucirlos con acierto

El protocolo de moda asegura que las rayas y los cuadros son dos tipos de estampados que no conviene combinar juntos. Lo cierto es que ambos, por separado, son capaces de contar con mucho protagonismo, pero a la hora de unirlos en un mismo atuendo, hay que tomar precauciones para que el look sea estiloso y no sea demasiado llamativo.

En cualquier caso, si eres amante de ambos estampados, existen una serie de reglas y tips que te ayudarán a lucir tanto rayas como cuadros de forma que quede realmente bien. Sigue las siguientes recomendaciones y atrévete con esta combinación arriesgada para tus prendas favoritas.

    Índice

  1. Combina prendas de tonalidades similares

    Combina prendas de tonalidades similares

    Una de las claves para lucir un estampado de cuadros y un estampado de rayas juntos, es elegir siempre tonalidades similares, y en su caso contrapuestas únicamente si hablamos del negro y el blanco.

    • Si eliges una prenda superior ya sea un jersey o una blusa en rayas blancas con un fondo negro, recuerda utilizar los mismos colores para la prenda inferior.
    • Si por el contrario optas por otro tipo de colores, elige siempre tonos en diferentes intensidades.
    • Si prefieres una combinación de rosa y morado, o beige y marrón, continúa siempre en la misma gama cromática. Al haber una continuación en los colores, el atuendo luce mucho más estiloso y adecuado.
  2. Un estampado debe destacar más que el otro

    Un estampado debe destacar más que el otro

    A la hora de combinar dos prendas de estampados en rayas y cuadros debes de tener en cuenta que es necesario buscar un equilibrio a la hora de conjuntarlas, de modo que uno de ellos prevalezca sobre el segundo.

    • Si optas por lucir una sencilla falda o pantalones de rayas finas, puedes lucir una chaqueta o blazer algo más recargado con grandes cuadros de tonalidades más intensas, y viceversa. En este caso, en el que hay diferentes colores, siempre debe de haber uno más fuerte que el resto, una prenda que adquiera mayor protagonismo, de modo que el atuendo luzca perfectamente equilibrado.
    • Un ejemplo de cómo aplicar esta regla es luciendo una chaqueta tartán con grandes cuadros y una falda sencilla con rayas delgadas estilo marinero. Combina con una blusa en blanco o azul marino e irás perfecta.
  3. Nunca combines más de dos estampados

    Nunca combines más de dos estampados

    Si hay algo que nunca debes de hacer bajo ningún concepto a la hora de combinar estampados es lucir más de dos diferentes.

    • Si has optado por cuadros y rayas, nunca añadas al look un atuendo con lunares, rombos o un animal print. Además de crear un efecto absolutamente  recargado, el atuendo lucirá completamente descompensado, por no hablar de la mezcla de tonalidad, líneas y formas tan caótica que puede deslucir cualquier prenda.
    • Rayas con cuadros, cuadros con lunares, o lunares con rayas. Combinar dos estampados está permitido pero siempre y cuando sean tonalidades que se complementen: blanco con negro, azul marino y blanco, marrón y naranja... De este modo el look estará perfectamente equilibrado.

    Recuerda que la clave está en elegir estampados que a pesar de ser opuestos puedan conjugar siguiendo las claves necesarias para que favorezcan. Eso sí, nunca más de dos.

  4. Elige accesorios en un tono que destaque

    Elige accesorios en un tono que destaque

    Si quieres que tu atuendo luzca de forma acertada, opta por darle un toque de color a las rayas y los cuadros eligiendo un accesorio de una tonalidad monocromática diferente a la del atuendo.

    • Por ejemplo, si has optado por un look de rayas y cuadros en tonos negros y blancos, puedes apostar por un bolso en color mostaza, o quizá unos zapatos en color rojo o un pañuelo en color verde. Sigue siempre el mismo tono para los accesorios, nunca elijas colores diferentes.
    • Si eliges un tono más oscuro para los accesorios, estos apenas destacarán y por tanto tu atuendo puede parecer demasiado serio.

    El resultado hará que la combinación de ambos estampados sea más tenue ya que el protagonismo se lo llevarán tus zapatos, el foulard o el bolso.

  5. Elige uno de los estampados para un complemento

    Elige uno de los estampados para un complemento

    Finalmente, si no resistes la tentación de añadirle rayas a tu atuendo de cuadros y viceversa pero no te atreves a hacer esta combinación con las prendas de tu closet, nada mejor que añadir el estampado a tus accesorios.

    • Si has optado por un vestido de cuadros, añádele un favorecedor bolso de mano a rayas.
    • Si por el contrario prefieres lucir unos pantalones de rayas y una blusa de un solo color, atrévete con unos zapatos en estampado de cuadros.

    La idea es aportar ese pequeño toque que no desluzca tu atuendo pero que de ese punto de originalidad que las rayas y los cuadros consiguen darle a cualquier outfit.

No hay duda de que tanto las rayas como los cuadros por separado son dos de los estampados con más personalidad que podemos encontrar en el mundo de la moda, y como no hay nada imposible que la moda no pueda permitir, siguiendo estas recomendaciones podrás permitirte el lujo de lucir ambos con estilo y sobretodo con mucho acierto.

¿sabías qué...?

El famoso estampado de cuadros "vichy", que recuerda al de los clásicos manteles, fue popularizado por la famosa actriz Brigitte Bardot quien eligió este original estampado para lucir su vestido de novia.