Cómo saber mi talla de sujetador

Tips para saber la talla de sujetador correcta

El sujetador es una de las prendas de lencería íntima más importantes de una mujer, ya que hace que su pecho se muestre firme, que realce su figura y que lo proteja. Sin embargo muchas veces surge la duda acerca de cómo saber cual es la talla perfecta de sujetador para cada mujer.

Indudablemente la talla de sujetador será siempre aquella que haga que una mujer se sienta cómoda, sin embargo es normal que dependiendo del tipo de sujetador de repente surjan algunas interrogantes. A continuación te enseñamos las recomendaciones a tener en cuenta para elegir la talla de sujetador adecuada.

    Índice

  1. Medir el contorno

    Medir el contorno

    A la hora de elegir la talla adecuada de sujetador, el primer paso y más importante de todos es medir el contorno de la espalda. Para hacerlo simplemente debes de coger un metro flexible y rodear la espalda por debajo del pecho. Es importante comprobar que el metro está recto y que no oprimimos ni lo dejamos demasiado ancho, sino que realizamos la presión suficiente para crear un círculo firme.

    La medida del contorno nos dirá la talla numérica que tenemos. Siempre se debe de medir en centímetros y con este dato podremos definir qué tipo de copa es la que necesitamos en función del tamaño del pecho.

  2. Elegir la copa de sujetador adecuada

    Elegir la copa de sujetador adecuada

    A la hora de identificar el tamaño de la copa que necesitamos debemos de realizar una nueva medida. En esta ocasión hay que medir de nuevo el contorno rodeando la espalda, pero en lugar de hacerlo por debajo del pecho lo haremos rodeando la punta de los pezones. Nos saldrá una nueva medida en centímetros.

    Una vez que hemos hecho las dos mediciones básicas, podremos identificar la copa del sujetador correcta. Para ello tan solo debemos de restar las dos cifras obtenidas. 

    Ejemplo

    Si hemos tenido un contorno de espalda de 85 y un contorno por encima del pecho de 95 veremos que obtenemos una diferencia de 10. El resultado nos ayudará a identificar el tipo de copa que necesitamos teniendo en cuenta las siguientes referencias:

    • Copa A: Para una diferencia de 10 centímetros
    • Copa B: Para una diferencia de 15 centímetros
    • Copa C: Para una diferencia de 17,5 centímetros
    • Copa D: Para una diferencia de 20 centímetros
    • Copa E: Para una diferencia de 22,5 centímetros
  3. Elige el sujetador en función de tus necesidades

    Elige el sujetador en función de tus necesidades

    Una vez que hemos identificado la talla de sujetador que necesitamos, debemos de elegir aquel que vamos a usar en según que actividades. Por ejemplo:

    • Si vas a hacer deporte, es fundamental que elijas un sujetador deportivo con tirantes anchos y elásticos y un tejido cómodo.
    • Si vas a un evento importante y vas a llevar un vestido de gala puedes optar por un tipo de sujetador que realce tus formas. Puede ser uno con aros, o alguno que lleve bonitos detalles como por ejemplo encaje.
    • Si necesitas un sujetador cómodo para estar en casa, la opción más adecuada son los clásicos sujetadores de algodón sin costuras que te permitirán estar tan confortable que apenas notarás que lo llevas.
    • No olvides los sujetadores sin tirantes, imprescindibles para poder lucir un top con escote palabra de honor o un vestido sin que estos se vean.
    • Si buscas aumentar el tamaño de tu pecho visualmente, opta por un sujetador con efecto "push up".
    • Si por el contrario buscas el efecto contrario, es decir, reducir el tamaño de tu pecho, elige un sujetador reductor.
  4. Pruébate siempre el sujetador antes de comprarlo

    Pruébate siempre el sujetador antes de comprarlo

    A pesar de que hayas tomado perfectamente tus medidas y hayas identificado la talla de sujetador que necesitas, nunca compres un sujetador sin habértelo probado previamente, ya que en muchas ocasiones una determinada marca o un determinado estilo puede variar la talla que inicialmente pensaste que sería la correcta.

    Procura probarte el sujetador con las prendas de ropa con las que lo usarás habitualmente para comprobar la forma que hace. Recuerda además regular los tirantes si es el caso, y acomodarlo correctamente de modo que quede recto. Si te sientes cómoda, la copa del sujetador cubre perfectamente tu pecho y queda firme, habrás encontrado el sujetador adecuado.

    ¿Cómo saber si el sujetador es demasiado grande o demasiado pequeño?

    El sujetador es demasiado grande si:

    • Los tirantes se caen continuamente incluso cuando los ajustas al máximo.
    • El sujetador hace bolsas.
    • No sientes que el pecho esté firmemente sujeto.
    • La parte superior del sostén se dobla porque el busto no llena por completo la copa.
    • La banda trasera del sujetador está demasiado alta.

    El sujetador es demasiado pequeño si:

    • El pecho sobresale por encima o por debajo del sujetador.
    • El sujetador queda muy subido, cuando debería quedar a la altura de las costillas.
    • Deja marcas en los hombros o en el torso.
    • Ciertas piezas del sujetador, como por ejemplo los aros, se clavan dejando marcas en la piel.
  5. Mide tu contorno de forma frecuente

    Mide tu contorno de forma frecuente

    En algunas etapas de la vida de una mujer el pecho pueda experimentar algunos cambios, como por ejemplo días antes de tener la menstruación o durante la etapa del embarazo. En este tipo de ocasiones es importante tomarse las medidas de nuevo para comprobar si hay variaciones, ya que en ese caso deberemos de variar la talla de sujetador que necesitamos. 

    En el período de lactancia, el pecho también puede experimentar cambios, al igual que ocurre cuando acaba esta etapa. Es por ello que debemos de adaptarnos a diferentes tipos de sujetador durante estas etapas de modificaciones para garantizar siempre la máxima comodidad.

El hecho de no utilizar la talla de sujetador adecuada, puede ocasionar una serie de problemas. Por ejemplo, un sujetador muy apretado puede ocasionar problemas de circulación sanguínea y un sujetador más grande de lo normal puede acelerar una posible flacidez. La importancia de elegir la talla correcta incidirá tanto en nuestra salud como en nuestro bienestar.

¿sabías qué...?

Las primeras mujeres en utilizar lo que se asemeja hoy día a un sujetador, fueron las habitantes de la isla de Creta, por el año 1700 a.C.