Básicos de oficina que no deben faltar en tu guardarropa

Hoy te damos las claves de lo que no puede faltar en tu vestuario de oficina

Si bien la moda es un reflejo de nuestra personalidad, la ropa que usamos en la oficina muestra nuestra personalidad laboral, y eso es un poco diferente.

Quizás en tu tiempo libre te gusta vestirte sexy, o informal, o bohemia, o desastrada, o deportiva. Sin embargo, eso rara vez es apropiado para ningún trabajo, aunque sea en un ambiente muy poco estricto. Y es que la ropa que usas en la oficina no solo te representa a ti, sino también al sitio donde trabajas y a tu eficiencia y responsabilidad.

Para darte un ejemplo, si eres profesora de adolescentes no es adecuado que uses ropa sexy, aunque eso sea tu vestimenta habitual. Y si trabajas en un banco, tu carísima ropa deportiva estará fuera de lugar. Y si eres médico, tus guirnaldas de flores hippies no son las que un paciente querría ver.

En la oficina es mejor que lo que resalte sean tus dotes ejecutivas y uses ropa sencilla algunas piezas interesantes en las que te sientas cómoda y bien vestida.

    Índice

  1. Blusas y camisas

    Sí, la camisa blanca es la gran aliada en todo. Siempre se ve bien, es elegante, fresca y adecuada. Pero si es para la oficina, las camisas y blusas siempre se ven bien. A mí me encantan las negras, por ejemplo, o las de rayas. Con los complementos adecuados no serán aburridas sino perfectas para pasar todo el día en el trabajo. Escoge el corte y los estampados adecuados para combinar con otras prendas que tengas y también de acuerdo a tu estilo. Vestirse para ir a la oficina no implica disfrazarnos de algo que no somos, sino adaptar nuestro look a un outfit un poco más formal o sobrio.

  2. Vestidos

    Negro, gris, o azul marino, o de flores discretas, o de rayas. Porque un vestido bien entallado hace maravillas y te lo puedes poner en la oficina cambiando los accesorios para hacer un outfit nuevo cada vez. La idea es que sean vestidos bonitos pero no demasiado llamativos, de manera que con cambiar el cinturón o la rebeca que usas se vean distintos. Ten cuidado con el largo del vestido así como también con el escote. La idea es estar elegantes y cómodas; deja las minifaldas para salir de noche con amigas.

  3. Pantalones

    Otra vez, o negros, gris oscuro, o azul marino, verde oliva o marrón oscuro. Pero también incluso rojo, azul claro, o turquesa. Un pantalón puede cambiar mucho de acuerdo a las blusas o tops con las que lo combines. Incluso con determinadas chaquetas puede dar un aspecto muy profesional. La idea es buscar variantes y estar cómoda.

  4. Trajes de chaqueta

    Ya sea pantalón y chaqueta o falda y chaqueta, estos trajes siempre funcionan bien para el trabajo. Incluso puedes combinarlos, usar la chaqueta de uno con la falda o el pantalón de otro. Los trajes de chaqueta siempre son elegantes y dan una imagen total de profesionalismo. Además, cambian mucho de acuerdo a los complementos que uses.

  5. Zapatos

    En algunas oficinas hay que usar tacones altos. Ya que estarás todo el día con ellos, trata de que el tacón sea más bien cuadrado para que te de soporte. Ahora las bailarinas no se ven mal, siempre y cuando sean adecuadas para el resto del outfit. Es mejor que evites tacones altísimos, sandalias de fiesta, sandalias para la playa o flipflops, botas hasta más arriba de las rodillas y cualquier zapato que no sea adecuado.

  6. Complementos

    Los complementos, ya sean cinturones, rebecas, foulares o joyas pueden ayudarte a cambiar tu atuendo muy fácilmente. La falda del traje de chaqueta se puede usar con una rebeca de color contrastante y se verá distinta. La misma blusa con un foular cambia mucho. El vestido que has usado varias veces puede convertirse en otro con un cinturón o con collares diversos. En los complementos es donde puedes ser tú.

  7. Bolsos

    Los bolsos para trabajar pueden ser de muchos tipos, pero yo prefiero los grandes, tipo tote. Allí puedes guardar muchas cosas sin perder el estilo. Me parece muy preferible usar uno de los nuevos totes grandotes que ir con un bolso pequeño y varias bolsas para distintas cosas. En un tote estructurado puedes guardar incluso un par de zapatos bajos para cuando salgas de la oficina.

Recuerda que la ropa de trabajo siempre tiene que estar totalmente impecable. Nada de botones medio caídos, zapatos rozados, bolsos rayados o cuellos que no estén impecables.

¿sabías qué...?

El término oficina viene del latín officium, pero en Roma esto significaba el conjunto de personas que trabajaban con los electos y designados para cargos administrativos (gobernadores, magistrados, administradores, censores) y que les ayudaban a realizar su trabajo adecuadamente.

comenta y pregunta