¿Qué es y para qué sirve la memoria caché de un procesador?

Aquí mismo hemos mencionado más de una vez la suma importancia que tiene el procesador al momento de analizar el rendimiento general de un ordenador, y por supuesto, luego hay que conocer que estos procesadores tienen elementos internos que a su vez determinan su capacidad, como sucede en el caso de la memoria caché, que es en la que queremos detenernos hoy.

Lo primero que debemos analizar en este sentido, es que la memoria caché de un procesador está allí para encargarse de procesar las lecturas y escrituras que genera la micro del sistema de memoria, y por ende, es causante de su velocidad, o de la falta de ella. Hay que decir, de todos modos, que esos sistemas se encuentran compuestos asimismo por más de un bloque, que van desde la memoria caché hasta el disco duro, que es donde se almacenan todos los contenidos que tenemos en el ordenador, más allá de que esté encendido o no.

Como parte del funcionamiento de este sistema complejo es que cuando encendemos el ordenador, muchos de los contenidos predeterminados, y luego otros que sumamos abriéndolos, pasan a la memoria RAM, es decir los ejecutados y datos necesarios. El problema es que los datos no se trasladan directamente desde el micro a la memoria RAM, y si notas una experiencia algo irregular, puede deberse a posibles caídas, e incluso bloqueos.

¿Y entonces qué es la memoria caché?

Bien, justamente hay que decir que la memoria caché es la que se encarga de que el rendimiento del procesador al pasar todos esos datos a la memoria RAM sea la mejor posible. Por supuesto, se trata de un componente minúsculo, incrustado dentro del micro, y que tiene como principal objetivo, el que los datos más habituales que solemos usar, estén cerca siempre de la RAM, para acceder a ellos en el menor tiempo posible.

¿Y cómo funciona?

Lo más interesante de la memoria caché es probablemente su funcionamiento, acerca del que debemos decir que está compuesta por distintos segmentos, que tienen un mayor tamaño de acuerdo a lo lejos que estén del micro. Cuanto más lejos, más grandes. Por eso, cuando el procesador necesita un dato lo busca primero en el bloque más cercano, y luego se va alejando en búsqueda de esos datos bloque por bloque hasta dar con ellos, y por eso es importante que estén cerca.

Cuanto mejor es la memoria, menor es el tiempo que se tarda el sistema en dar con todos esos datos, y es que aunque la memoria caché es muchas veces inferior en tamaño a la memoria RAM, los programas han sido diseñados en general para realizar esta operatoria en el menor tiempo posible, beneficiando todo tipo de aplicaciones. Sin embargo, tienes que saber que su mejoría no es lineal de acuerdo a su capacidad, es decir, que una memoria caché de 8 megas no es el doble de buena que una de 4 megas, sino que solo será mejor en ciertas circunstancias, aunque por supuesto es más recomendable.



La memoria caché es un elemento fundamental en la composición de los ordenadores, pues a pesar de su pequeñez, es clave en el rendimiento que puedan alcanzar éstos a partir de encargarse de un objetivo primario como lo es el dejar a disposición todos los datos necesarios para que sean usados por la memoria RAM, es decir, ejecutados. Por supuesto, a mayor capacidad tenga la memoria caché, mejor para nosotros pues el ordenador será más poderoso.

Sabías qué...

El primer virus de la historia fue denominado “Creaper” por sus creadores, lo que significa “enredadera” en español. Apareció atacando algunos ordenadores en el año 1972, y en la pantalla podía leerse un mensaje del estilo “I’m a creaper, catch me if you can”. Como curiosa contrapartida, se desarrolló entonces el primer sistema antivirus, que para seguir un poco el juego propuesto, se denominó “Reaper”, es decir, “segadora”.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
3.420 votos, promedio: 4,00 de 5
Cargando…