Te mostramos la definición de marketing

Usualmente se suele asociar el marketing con la publicidad, sin embargo, el concepto del marketing es más integral y también engloba a satisfacer al cliente, y para ello entran muchas variantes que no dependen del etiquetado del producto, de los anuncios o de la marca. También hay que pensar en el proceso de producción y en la distribución. En definitiva, en el llamado marketing mix o las “cuatro pes”: precio, producto, distribución (“placement”) y publicidad.

Marketing

Significado de marketing

La palabra “marketing” proviene del inglés y tiene su traducción española como “mercadotecnia”, que se refiere a las técnicas utilizadas para abastecer la demanda del mercado y aumentar dicha demanda. En otras palabras, es la disciplina que estudia cómo funcionan los consumidores y el mercado en un sistema económico, proveyendo información a las empresas sobre cómo captar y mantener clientes en base a una cuidadosa estrategia comunicacional.

Tipos de marketing

Según hacia donde vaya enfocado el uso del marketing, se puede clasificar en las siguientes categorías:

Marketing social

Básicamente es el marketing utilizado en el comercio pero aplicado a las causas sociales, es decir, para influir en que las personas se comporten de una manera más beneficiosa para la sociedad (por ejemplo, cuando diversos políticos promocionan programas para ayudar a tal o cual colectivo).

Marketing viral

Se ve sobre todo en las redes sociales y trata de alcanzar un número elevado de prospectivos clientes y así divulgar su producto o servicio. Una estrategia efectiva en las redes sociales siempre ayudará a mejorar el impacto de la campaña de marketing.

Marketing relacional

La idea básica de esta marketing es captar clientes que se conviertan en fijos (a largo plazo) con el uso de herramientas tecnológicas, identificando a los clientes potenciales y así establecer una base de datos con sus necesidades para a continuación comenzar el acercamiento individualizado para cada grupo.

Marketing directo

En él se intenta interactuar directamente con el cliente, sin intermediarios, para conseguir una mayor demanda en los productos. Ejemplos de este tipo de marketing serían las campañas de SMS, los emails, el telemarketing, etc.

Marketing de guerrilla

Se destaca por usar ideas de bajo coste e ingeniosas para captar la atención del potencial  cliente mediante anuncios, páginas webs, charlas, etc. Está orientado más bien hacia las microempresas, las cuales no disponen de mucho capital para darse a conocer.

El Marketing y las cuatro “p”

Las cuatro “p” también son llamadas de mezcla de marketing, mezcla de mercadotecnia o las P de mercadeo. Son, en pocas palabras, las herramientas que utiliza una corporación o empresa para llevar a cabo sus estrategias comunicacionales de difusión para lograr sus objetivos de ventas. Las P de mercadeo se analizan a continuación:

  • Producto: Se trata de cualquier bien, idea o servicio que una empresa pueda ofrecer en el mercado para su venta. Este concepto engloba a su vez algunas temáticas más especializadas como la diferenciación de productos (para suplir necesidades diferentes), la cartera de productos (toda la gama de productos que una empresa decide traer al mercado) y la marca (la imagen de este producto).
  • Precio: Es el valor de intercambio del producto, transado a través de una moneda, que está determinada por el nivel de satisfacción generado en el cliente así como el consumo que se tenga del mismo. El precio comunicará en gran manera la estrategia de venta de un producto al cliente.
  • Plaza: Se refiere a los lugares donde este producto será vendido, así como sus canales de distribución. Es un concepto muy importante pues de nada servirá que una empresa tenga un producto de gran calidad y buen precio si no puede disponer de los lugares adecuados para su venta. Una vez puesto el producto en un lugar de venta, entra otro concepto llamado Merchandising, que no es más que las acciones o métodos de venta en ese puesto de venta.
  • Promoción o publicidad: La publicidad es la estrategia comunicacional que intentará decirle al cliente por qué le conviene adquirir ese producto, lo cual puede aumentar la rapidez en el proceso de venta. Esta promoción debe enfocarse en difundir la calidad del producto y el grado de satisfacción que puede traerle al consumidor, siempre teniendo en cuenta el público objetivo que recibirá dicha difusión.

¿Qué te ha parecido el artículo? :-)
Cargando…