Linux: versiones, evolución e historia

Muchas veces, cuando a algunos de nosotros nos preguntan acerca de qué sistemas operativos de ordenadores conocemos mencionamos el clásico Windows de Microsoft, el OS X de Apple, y solo algunos recuerdan o saben que también Linux forma parte de este segmento. Sin embargo, es mucho más reducido el número de personas que son capaces de describir algunas de las características que hacen a este sistema operativo, y por eso creemos que éste es un buen momento para detenernos no solo en sus especificaciones, sino también en lo que hace a su origen y a la evolución que ha tenido a lo largo de la historia. La vida de Linux es por demás interesante, y lo mejor para conocerla es repasarla cronológicamente.

Origen y diferentes versiones

Comenzando por lo primero, la historia de Linux tiene origen allá por abril de 1991, cuando el desarrollador Linus -de allí su nombre- Torvalds que por entonces tenía apenas 21 años, comenzó a trabajar en el desarrollo de su propio sistema operativo. Para ello generó ideas que le permitieron contar con un núcleo semejante al de Unix, y a partir de ese momento sus esfuerzos estuvieron enfocados en que funcionara con los microprocesadores Intel 80386.

Al hacer pública su creación, Torvalds comenzó a recibir poco a poco la ayuda de muchas personas que querían colaborar en este sistema operativo que enseñaba características hasta entonces poco comunes, de código abierto y gratuito. Fue así que en septiembre de ese mismo año, se lanzó la versión 0.01 de Linux con apenas 10.239 líneas de código; siendo que en octubre aparecería la 0.02 y en diciembre ya la 0.11, la primera “auto-albergada”.

Creando un grupo de noticias llamado alt.os.linux, Torvalds se aseguró de que allí se irían volcando las diferentes novedades relacionadas con el nuevo sistema operativo mientras trabajaba en el lanzamiento de la primera versión estable, la 1.0.0. La misma fue presentada con algo de retraso pero presentada al fin el 14 de marzo de 1991, y para un año más tarde aparecía la versión 1.2.0, adoptando en 1996 su ya famosa mascota Tux, el pingüino.

En junio de 1996 aparecería en escena la versión 2.0 de Linux que fue la primera esperada por un grupo realmente importante de usuarios, y tres años más tarde, los parches de IBM Mainframe para 2.2.13 permitieron que el nuevo SO fuera usado de forma corporativa. Torvalds publicó en su perfil en la red social Google+ que la versión 3.0 de Linux estaba lista en julio de 2011, y el siguiente gran salto a la 4.0 se produjo recién en abril de 2015.

El camino a la portabilidad

Si bien es cierto que Torvalds nunca tuvo la intención -al menos no en un principio- de que Linux se transformara en un núcleo portable, con el paso del tiempo sus actualizaciones y la facilidad de personalización le fue llevando en esa dirección. En efecto, en estos tiempos sabemos que Linux es uno de los núcleos más portados de todo el mundo, e incluso se especula con que podría ser el sistema operativo principal de las nuevas computadoras que prepara IBM.

Las principales críticas a Linux

Como sucede con cualquier idea exitosa, Linux no pudo mantenerse al margen de las críticas impiadosas de algunos usuarios, que en su mayoría iban en la dirección de la falta de determinados controladores para diferentes hardwares de ordenadores. Sin embargo, a medida que Linux fue adoptado por más y más usuarios, es evidente que el soporte ha ido mejorando con el paso del tiempo, tanto por parte de terceros como de los propios fabricantes.

Sin ir más lejos, algunas de las principales compañías del mundo como como IBM, Intel Corporation, Hewlett-Packard, Dell o MIPS Technologies28, contratan especialmente programadores para que trabajen en el desarrollo del núcleo Linux. Ellos se encargan de mantener los controladores para el hardware que fabrican al día, solucionando de ese modo la vida de una enorme cantidad de usuarios en todo el planeta.



Linux es un sistema operativo gratuito y de código abierto, uno que ha ido evolucionando con el tiempo hasta transformarse en una opción tan buscada como Windows, con mejoras específicas en el soporte a los hardwares de distintas compañías, y un margen de personalización y versatilidad tal que le han transformado en uno de los núcleos más portados de todo el mundo.

Sabías qué...

Titanic, una de las películas más taquilleras y laureadas de la historia, vio como muchos de sus efectos visuales fueron realizados en base a máquinas que corrían Linux. El director James Cameron luego utilizo este mismo núcleo para el desarrollo de Avatar, la primera película rodada completamente en 3D, una muestra de la gravitante influencia de Linux en la industria de Hollywood, no siempre conocida.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2.758 votos, promedio: 4,00 de 5
Cargando…