Spoots

Ideas para una escapada romántica inolvidable

La rutina del día a día, y la monotonía son a menudo alguna de los grandes enemigos que amenazan a muchas parejas con caer en el aburrimiento. Nada mejor que impulsar la relación con una escapada única e inolvidable que reaviva la llama de nuevo.

Escapadas especiales en mitad de la naturaleza, en una romántica ciudad, en la montaña o incluso en un parque de atracciones. Lo importante es dejar volar la imaginación y convertir un pequeño viaje en un recuerdo para toda la vida.

A continuación te damos 6 ideas para una escapada romántica inolvidable.

    Índice
  1. 1 Una ciudad romántica: Brujas (Bélgica)
  2. 2 Un hotel romántico: Hotel Kaiserhof (Viena)
  3. 3 Un lugar especial para acampar: Waldseilgarten
  4. 4 Un pueblo con encanto: Beynac-et-Cazenac (Francia)
  5. 5 Un castillo: Castillo de Montebenichi, Bucine, (Italia)
  6. 6 Una ruta inolvidable: ruta en el tren Orient Express
  • 1

    Una ciudad romántica: Brujas (Bélgica)

    Si hay una ciudad ideal para una escapada realmente romántica esa es Brujas, la “Venecia del Norte”. A solo 90 kilómetros de Bruselas, Brujas es una de esas pequeñas ciudades bonita en cada rincón. Pasear por sus calles empedradas, dejarse sorprender por la belleza de sus pequeñas casas, sus pequeños puentes, y sus plazas con siglos de historia son solo algunas de las preciosas formas de dejar fluir el amor que esta bella ciudad ofrece.

    No dejes de visitar el bosque Minnewater, en el cual se encuentra el “lago de los enamorados” y añadir aún más dulzor a la escapada visitando algunas de sus vistosas chocolaterías. Brujas quedará grabada por siempre en vuestros recuerdos más especiales.

  • 2

    Un hotel romántico: Hotel Kaiserhof (Viena)

    El Hotel Kaiserhof en la romántica ciudad de Viena, es uno de los lugares ideales para pasar una de las escapadas más románticas e inolvidables que cualquier pareja pudiera imaginar. Situado a tan solo 7 minutos del fabuloso del emblemático edifico de la Ópera, este hotel ofrece a sus visitantes una experiencia conocida como “Sueños y Rosas” que despierta a sus huéspedes con champán para desayunar.

    Las habitaciones cuentan con una decoración muy cálida y acogedora. Un hotel encantador cerca de algunos de los lugares más especiales de la ciudad, que además permite a sus huéspedes relajarse en el gimnasio o disfrutar de un agradable baño turco. 

    El precio medio por habitación doble es de aproximadamente 200 euros por noche.

  • 3

    Un lugar especial para acampar: Waldseilgarten

    Waldseilgarten ofrece la posibilidad de disfrutar de una acampada romántica de una forma muy especial: colgando de un árbol. Y es que en este increíble lugar se puede un concepto de acampada muy diferente al que estamos acostumbrados.

    Dormir suspendido de un árbol puede convertirse en una experiencia inolvidable, pero los más valientes pueden incluso atreverse a dormir suspendido sobre un acantilado. Divisar las estrellas desde un lugar así, es solo una experiencia reservada para almas aventureras y enamoradas.

  • 4

    Un pueblo con encanto: Beynac-et-Cazenac (Francia)

    Beynac-et-Cazenac, en la región de Perigord, es uno de los pueblos de Francia ideales para disfrutar de unos días románticos y llenos de magia. Sus pequeñas casas empedradas coronadas por techos de teja, se asoman desde las rocas de un impresionante acantilado para ofrecer una de las vistas más bellas jamás imaginadas. 

    Sus pequeñas calles empinadas conforman el ambiente perfecto para amantes empedernidos, y la subida al castillo que siglos atrás fue capturado por Ricardo Corazón de León, nos recuerdan el pasado medieval de un pueblo que fue testigo de la Guerra de los Cien Años.

    La combinación entre el gris de la piedra que recubre todo el pueblo y el verde de la espesa vegetación que rodea el entorno, se ve salpicado por pequeñas pinceladas de color que ofrecen las flores, en los balcones de algunas de sus más pintorescas casas. Todo un regalo para los enamorados que encontrarán en Beynac-et-Cazenac un paraíso medieval de inigualable belleza.

  • 5

    Un castillo: Castillo de Montebenichi, Bucine, (Italia)

    Quién no ha soñado alguna vez con vivir en un elegante y romántico castillo en mitad de un entorno natural tan encantador como el de la Toscana italiana. El Castillo de Montebenichi, en la localidad de Bucine ofrece a sus viajeros una incomparable experiencia que perdurará por siempre.

    Cada una de sus habitaciones ofrece un ambiente diferente, con una decoración vintage y absolutamente encantadora. Las vistas a los olivares y hermoso viñedos de la zona invitan a dejarse llevar por un atmósfera cargada de romanticismo.

    El Castillo Montebenichi data del año 1100, y su grandiosidad medieval se respira en cada una de sus majestuosas estancias. Una noche para recordar…

    El precio aproximado para una noche en habitación doble clásica es de 250 euros.

  • 6

    Una ruta inolvidable: ruta en el tren Orient Express

    Desde París hasta Estambul, la ruta del tren Orient Express es uno de los trayectos más románticos que cualquier pareja puede experimentar. Hoy día el Orient Express se ha convertido en todo un símbolo de lujo e historia, una experiencia que llevará a los más ilustres viajero que tengan el privilegio de ocupar uno de sus vagones a recorrer algunas de las ciudades más bonitas y románticas de Europa como Viena, Praga, Venecia o Budapest entre otras.

    Las rutas duran como mínimo cinco días y el precio aproximado es de 2.000 euros por persona. Todo un placer para los enamorados que buscan una nueva experiencia en uno de los trenes más emblemáticos, refinados y especiales del mundo.

Existen múltiples posibilidades para hacer de una simple escapada, todo un viaje lleno de sensaciones y experiencias imposibles de olvidar. Descubre aquel lugar que siempre soñaste, o elige un lugar especial para una noche inolvidable. Una escapada para enamorados, se convertirá en un recuerdo para toda la vida.

¿Sabías qué...?

El Orient Express es un tren con mucha historia. Uno de sus vagones, fue testigo en la Primera Guerra Mundial, de la firma de la rendición de Alemania en el año 1918. Más tarde, en el mismo vagón se llevó a cabo la rendición de las tropas nazis durante la Segunda Guerra Mundial en el año 1945.