Trucos para reparar un grifo que gotea

Aprende a arreglar el goteo de un grifo sin necesitar ayuda de un fontanero

Vamos a comentar una serie de trucos realmente sencillos y eficientes para reparar un grifo que gotea. Recuerda que antes de gastarte excesivo dinero en un fontanero, puedes tratar de hacerlo tú mismo, puesto que en la mayor parte de las ocasiones, son arreglos simples y fáciles de llevar a cabo.

No obstante, no olvides que si notas que el problema persiste, siempre es mejor acudir a un profesional antes de seguir probando otros trucos, pues puede ser que la avería sea grave.

Otro detalle antes de continuar: estas soluciones requieren de piezas de repuesto, ya que en la mayor parte de los casos, los problemas de goteo vienen del deterioro de los materiales. Es importante que tomes bien las medidas para evitar gastar innecesariamente y hacer dos o más visitas a la ferretería.

No te pierdas estos eficaces trucos para reparar un grifo que gotea.

    Índice

  1. Truco para grifos de compresión

    Comenzamos con un truco para arreglar los grifos de compresión. En este caso, las arandelas de goma que sellan la posición de la válvula se suelen desgastar, por lo que es necesario sustituirlas.

    Así pues, sacaremos el tapón de plástico del mango, retiraremos el tornillo y, con la ayuda de una llave inglesa, soltaremos la tuerca de presión. Observaremos las arandelas estropeadas hecho esto. Ahora sólo has de sustituirlas por las nuevas, que consigues en cualquier ferretería, las engrasaremos previamente para que el mecanismo deslice mejor y las estropee menos.

  2. Truco para grifos con juntas de estanqueidad

    En la mayor parte de los grifos, las juntas de estanqueidad son las que dan problemas y provocan las goteras. En este caso, solo hay que sustituirlas por otras nuevas.

    Tras cerrar la llave de paso, retiraremos el grifo. Con una llave inglesa podremos sacar la pieza al completo. A continuación, hemos de quitar la válvula, lo que dejará ante nosotros la goma o junta de estanqueidad. Tomaremos las medidas correctas y procederemos a sustituirla por otra del mismo tamaño.

    Aprovechando que hemos abierto el grifo, suele ser útil cambiar las juntas tóricas, que son las gomas que encontramos en las juntas, que a su vez poseen dos latiguillos con tendencia a deteriorarse mucho, los que también cambiaremos por otros nuevos. De esta forma lograremos evitar todo tipo de goteos.

  3. Truco para grifos monomando

    Si tienes un grifo tipo monomando, muy habitual de las cocinas, debes saber que localizar la fuga es más complejo, puesto que poseen muchas piezas.

    Compra un kit de reemplazo en cualquier ferretería y cambia todas las piezas. Es la mejor forma de asegurarte que arreglas el goteo. Además, estos kits incluyen una herramienta especial que necesitarás para aflojar la leva del grifo que se encuentra junto a la arandela y la bola giratoria.

    Recuerda asegurarte que cambias todas y cada una de las piezas por las nuevas para evitar problemas indeseados, y asegúrate que no se te pierde ninguna. Es bueno hacer un esquema de cómo van todas, puesto que son muy numerosas.

Si tienes habilidad con las herramientas, arreglar un grifo con estos sencillos trucos no te costará el más mínimo esfuerzo.

¿sabías qué...?

Cuando las tropas británicas entraron en el palacio de Sadam Hussein en Basora (Irak), encontraron en uno de los 18 baños que lo componían una grifería completa bañada en oro de 24 kilates con la etiqueta de la marca todavía pegada y escrita en castellano e inglés.

comenta y pregunta