7 trucos para decorar el cabecero de la cama

Ideas sencillas y originales para decorar el cabecero de la cama

A la hora de elegir un cabecero para tu cama tendrás que considerar varias cuestiones, tales como el tipo de cabecero, la forma o si quieres que se ajuste perfectamente al colchón o sobresalga por los lados. También tendrás que tener en cuenta el presupuesto del que dispones y si quieres un cabecero sencillo o labrado.

El cabecero de tu cama no es una simple forma geométrica puesta para sujetarla, se puede convertir en una pieza de diseño exclusivo digna de un dormitorio de lujo si la decoras de forma adecuada. Hoy en Spoots te proponemos 7 trucos para decorar el cabecero de cama de tu dormitorio.

    Índice

  1. Cabecero vanguardista

    Cabecero vanguardista

    El vanguardismo es una tendencia de innovación y experimentación, por lo que podrás decorar el cabecero de tu cama con elementos de lo más modernos. Combina materiales sintéticos con piel y hierro forjado para un toque más atrevido. Opta por líneas superpuestas y cruzadas, rectas o curvas, que formen un particular diseño visual.

  2. Cabecero moderno

    Cabecero moderno

    Los cabeceros de cama modernos se suelen fabricar en materiales naturales como el cuero o la imitación del mismo, madera noble, telas suaves y ligeras o incluso papel. Acabados brillantes y texturas porosas y agradables al tacto también son muy frecuentes en los cabeceros modernos. Al decorar procura no mezclar demasiados elementos juntos para un resultado más limpio.

  3. Cabecero clásico

    Cabecero clásico

    Los cabeceros clásicos se caracterizan por sus diseños definidos, normalmente en forma de corona de varias puntas suaves y onduladas o puntiagudas; la forma de una hoja o de loto también son muy usuales, así como la rectangular. Para decorar este tipo de cabeceros elige artículos de madera que combinen con el color, cristales tallados o sencillamente pinta el borde externo de distinto tono que el interno para un mayor efecto chic.

  4. Cabecero rústico

    Cabecero rústico

    Si tienes una tabla de madera grande la puedes aprovechar para hacer un cabecero rústico de cama. Dale forma a la tabla en un taller a la medida de tu lecho y después pinta si quieres por encima; también puedes dejar sin pintar para que se vea más vieja. Los cabeceros rústicos no necesitan de muchos detalles ni accesorios para verse bonitos, pero puedes grabar algo por encima con un cincel.

  5. Cabecero vintage

    Cabecero vintage

    El estilo vintage es bastante permisivo a la hora de escoger accesorios decorativos, por lo que no tendrás ningún problema para elegir los adecuados. Cabeceros de piel envejecida, forrados con fotografías antiguas, de rejilla o envueltos en telas llamativas son algunas de las opciones. Añade papel tapiz en tu dormitorio si quieres que sea enteramente del estilo vintage y por supuesto los elementos decorativos necesarios.

  6. Cabecero reciclado

    Cabecero reciclado

    Puedes hacer tú mismo tu propio cabecero de la cama a partir de materiales reciclados, así conseguirás uno a tu gusto y estilo. Lo bueno es que así puedes elaborar tanto un cabecero vintage, como uno clásico o moderno. Los materiales los encontrarás en cualquier polígono industrial o incluso rebuscando en los contenedores de basura de las fábricas. Un elemento típico para hacer este tipo de elementos decorativos, son los palets. Reciclando contribuirás a mejorar el medioambiente y ahorrarás dinero.

  7. Cabecero nórdico

    Cabecero nórdico

    Si quieres que tu cama se transporte a los helados fiordos de Noruega nada como optar por un cabecero nórdico. Se fabrican normalmente en madera o materiales acolchados para que la cabeza se mantenga caliente y llevan incorporados una especie de almohada de aire con burbujas muy cómoda. Se hacen en colores claros o pastel y en el caso de madera llevan vetas pronunciadas. Decora tu cuarto con el auténtico estilo noruego al seleccionar este tipo de cabecero.

Los cabeceros de cama se suelen fabricar en medidas estándar para camas individuales y de matrimonio, concretamente 90 centímetros, 135 centímetros, 150 centímetros y 160 centímetros, aunque también puedes pedir un cabecero a la medida de tu cama si no se ajusta a los estándares tradicionales.

¿sabías qué...?

Existen cabeceros de cama con compartimientos para guardar cómodamente todas tus cosas, como libros, revistas o fotografías, y siempre tenerlas a mano.