Trucos para alargar la vida de las pilas

Te contamos unos sencillos métodos para que tus pilas duren más

Desde Spoots somos conscientes de que las pilas no son baratas. Además, es un engorro tener que ir a comprar cada vez que se acaba su energía, y suele suceder en los momentos que más necesitamos usarlas. Por eso, os ofrecemos a continuación una serie de turcos y consejos para que consigáis alargar la vida útil de las pilas.

Es importante que uses estos trucos en la vida cotidiana, y observarás con el paso de los días que las pilas duran mucho más, y tus visitas al súper o a la ferretería se hacen cada vez más esporádicas. Recuerda siempre manipular las pilas con cuidado y lavarte las manos luego de tocarlas.

    Índice

  1. Mantén las pilas en el envoltorio

    Mantén las pilas en el envoltorio

    ¿Quieres que tus pilas duren más tiempo? Mantenlas guardadas dentro de su envoltorio sin abrirlo hasta que las vayas a usar. En este sentido, es mejor comprarlas en paquetes reducidos de dos o cuatro, así estarán más tiempo bien preservadas. Si por error abres el envoltorio, puedes envolverlas nuevamente en un film de cocina.

  2. Tenlas a temperatura ambiente

    Tenlas a temperatura ambiente

    Mientras las pilas estén en su vida útil, es mejor que las mantengas a temperatura ambiente. Sin embargo, si las vas a dejar de usar durante mucho tiempo, es buena idea sacarlas del aparato eléctrico al que dan energía, para evitar que se oxiden y puedan estropear el artículo. También debes envolverlas en papel mientras no estén en uso para alargar sus prestaciones. Nunca las dejes expuestas al sol o calor directo.

  3. Abre el compartimiento de la pila

    Abre el compartimiento de la pila

    Una buena idea para alargar la vida de una pila es abrir el compartimento donde está insertada mientras no está en uso. De esta forma, se reduce el riesgo de condensación y se mantiene mucho mejor la energía. Por ejemplo, si la tienes en un mando a distancia, quita la tapa del compartimiento para que "respire", aunque aún mejor será quitarlas, siempre que se pueda, tal como mencionamos en el punto anterior.

  4. Evitar los bolsillos

    Evitar los bolsillos

    Nunca, bajo ningún concepto, debes guardar las pilas en los bolsillos. Es una invitación a que se agote su energía mucho más rápido, así que es mejor llevarlas en la mano o envueltas en papel para que no se produzca el rozamiento y pierdan su carga de energía.

  5. No dejes que entren en contacto con algo metálico

    No dejes que entren en contacto con algo metálico

    También es importante para alargar la vida de las pilas evitar que entren en contacto con objetos metálicos, hecho que produce una aceleración del proceso de consumo de energía. Por eso, siempre que las guardes en un recipiente, asegúrate que sea de plástico, y si es posible, mantenlas envueltas (nunca en papel metalizado).

  6. Usa la nevera en última estancia

    Usa la nevera en última estancia

    Una vez que la pila ha gastado toda su energía, envuélvela en papel de plata y guárdala durante 10 o 15 días en el congelador de tu nevera. Pero debes evitar que esté en contacto con el hielo y con los alimentos. De esta forma, notarás que al volver a utilizarla cuenta con una última dosis de carga, cuando pensabas que ya no servía.

Podemos comprobar que hay diferentes métodos, todos ellos muy sencillos, para aprovechar las pilas durante más tiempo y alargar su vida útil hasta gastar su última gota de energía.

¿sabías qué...?

La pila más duradera del mundo está en la Universidad de Oxford, y lleva la friolera de 175 años funcionando sin parar.

Lo curioso del caso es que en la universidad no se atreven a abrirla para conocer por qué dura tanto esta batería, ya que este acto podría impedir que siguiese funcionado al menos 100 años más. Así que, de momento, seguimos sin conocer su secreto.