6 tipos de cerraduras para puertas

Te enseñamos los diferentes cerrojos más habituales en los hogares actuales

La seguridad en las puertas del hogar es algo que quita el sueño a miles de familias. A nadie le apetece verse sorprendido una noche con la desagradable imagen de una casa patas arriba porque han entrado a robar y a hacer destrozos. Por ello, en Spoots hemos preparado una lista con seis tipos de cerraduras que son las más comunes y seguras para toda clase de puertas, ya sean antiguas, de madera o metálicas.

No debemos olvidar nunca que la seguridad es muy importante, pero todos tenemos un presupuesto al que ajustarnos, por lo que podremos permitirnos un tipo de cerradura con unos precios determinados según la cantidad de dinero con que contemos. Veamos pues cuáles son las cerraduras más habituales y seguras de cuantas existen hoy en día.

    Índice

  1. Cerraduras digitales o electrónicas

    Cerraduras digitales o electrónicas

    Entre los tipos de cerraduras para puertas que encontramos hoy en día, sobresale una especialmente segura: se trata de la cerradura digital o electrónica. Se pueden encontrar sobre todo en hoteles y establecimientos que ofrecen alojamiento, o garages.

    Además, llaman mucho la atención porque se abren con el uso de una tarjeta que implementa un código, aunque su sofisticación es tal, que ya hay algunas que funcionan con la huella dactilar. Otras además permiten controlar los accesos, programar permisos e incluso implantar restricciones horarias.

    El bloqueo de este tipo de cerraduras es un mecánico, aunque algunas de ellas funcionan con un sistema de electro-imanes. Incluso es posible crear un código de seguridad diferente tanto a la entrada como a la salida, duplicando así la seguridad que aportan este tipo de cerraduras.

    Hay que tener en cuenta que este tipo de cerraduras son quizá las más costosas, aunque la seguridad y tranquilidad que brindan es muy alta, por lo que es una inversión que puede merecer la pena.

  2. Cerraduras cilíndricas

    Cerraduras cilíndricas

    Un tipo de cerradura muy habitual en las puertas de las casas es la cerradura cilíndrica. Se usa especialmente en zonas de exterior, y recibe su nombre porque la pieza central del mecanismo es un cilindro con bombín de pera, que es donde se introduce la llave para abrir y cerrar. ESte cilinro cuenta con unas pestañas que se ajustan a los dientes de la llave para activar o desactivar el mecanismo. También es conocida como de perfil europeo.

    Este tipo de cerraduras son algo más seguras que otro tipo más convencionales. Además se utilizan con frecuencia en las puertas de ingreso.

  3. Cerraduras embutidas o empotradas

    Cerraduras embutidas o empotradas

    En este caso, hablamos de las cerraduras embutidas o empotradas, que son muy habituales en las puertas que hay dentro del hogar, especialmente en ubicaciones como los cuartos de baño o los armarios. Reciben su nombre, porque efectivamente se encuentran empotradas en el lateral de las puertas.

    Su forma de funcionar es muy simple, dado que consta de una manilla que, al girar, retrae el pestillo. En general, no suele necesitar de llave, aunque también hay modelos que sí la incluyen. Algunas de ellas incluyen un sistema de autobloqueo para aquellos casos en los que se intente forzar.

  4. Cerraduras de sobreponer

    Cerraduras de sobreponer

    Las cerraduras de sobreponer son un peculiar mecanismo que queda siempre al descubierto por uno de los lados de la puerta. Su nivel de seguridad depende del material con que esté fabricada. Sin embargo, presenta el inconveniente de que puede ser fácilmente forzada por la parte que queda visible, por lo que pueden ser muy accesibles en el caso de que alguien intente hacer palanca.

    Se utilizan especialmente en las puertas de entrada y pueden ser una buena opción como refuerzo a un sistema de cierre previamente instalado que ofrezca una mayor seguridad.

  5. Cerraduras tubulares

    Cerraduras tubulares

    La cerradura tubular es un mecanismo que se encuentra habitualmente en las puertas de los cuartos de baño, tanto en hogares como en establecimientos públicos. Su particularidad reside en que funciona por medio de un botón que, al ser accionado, permite cerrar desde dentro.

    La ventaja de este tipo de cerraduras es que son mucho más dificil de forzar que una cerradura común, aunque cuentan con el inconveniente de que el pestillo puede bloquearse, lo que puede provocar que la persona que se encuentre en el interior, quede encerrada.

  6. Cerraduras multipunto

    Cerraduras multipunto

    Terminamos nuestra clasificación con la cerradura multipunto. Este mecanismo es bastante seguro, puesto que se compone de diferentes anclajes en distintas partes de la cerradura, por lo que es muy habitual ver su instalación en puertas macizas, blindadas y acorazadas. Se fijan en el marco y obstaculizan las palancas cuando se tratan de forzar.

    Lo normal es que lleven entres tres y cinco puntos de seguridad que bloquean la entrada con un solo giro de llave. Algunas de estas cerraduras se bloquean de forma automática cuando la puerta es forzada con diversas herramientas.

Estos son 6 tipos de cerraduras que podemos observar en diferentes clases de puertas, según unas necesidades particulares. Encuentra la que mejor se adapte a tu presupuesto y úsala en tu hogar o negocio para una mayor tranquilidad. Recuerda que dentro de cada tipo de cerradura encontrarás subtipos más o menos reforzados, por lo que no dudes en consultar con un experto para elegir la que mejor se adapte a tu espacio.

¿sabías qué...?

Ya existen proyectos como Lockitron que pretenden comercializar cerraduras que pueden ser abiertas o cerradas a cualquier distancia con el uso del smartphone.