Sistemas de calefacción para casas, cómo elegir el adecuado

Descubre qué sistemas de calefacción existen para conocer el que tú necesitas

A no ser que vivas en una zona tropical o ecuatorial, llegado el invierno tendrás que decidir qué sistema de calefacción usas en tu hogar. Es importante si quieres pasar las estaciones frías sin sobresaltos ni preocupaciones. Ahora bien, has de pensar cuál es el tipo de energía que mejor se adapta a tus necesidades.

En este caso, a la hora de seleccionar los sistemas de calefacción ideales para tu hogar, tienes que tener en cuenta ciertos detalles, como el tipo de clima que existe en tu lugar de residencia, el tamaño de tu casa, la distribución y orientación de tu vivienda, las necesidades de los inquilinos, el presupuesto de que dispones y la situación geográfica de tu hogar.

Ten todos estos detalles muy claros antes de decantarte por alguno de los sistemas de calefacción de que dispones.

    Índice

  1. Sistema de calefacción de gas

    Uno de los sistemas de calefacción más usados son los que funcionan mediante gas o combustible, y se encuentran en tres modalidades, gasóleo C, gas propano y gas natural.

    • Gasóleo C: Es el más sucio y contaminante de los sistemas de calefacción de gas. Además, necesita mucho almacenamiento y es peligroso por problemas de combustión. Sin embargo, produce un calor constante y parejo.
    • Gas natural y gas propano: En estos casos, el combustible no tiene tanto problema de almacenamiento ni distribución, y su precio es más barato que el del gasóleo C.

    En cualquiera de los tres casos es necesario usar radiadores, y se pueden utilizar para calentar el agua en el hogar. Además, son buenos para todo tipo de climas.

  2. Sistema de calefacción mediante suelo radiante

    Uno de los sistemas de calefacción más cómodos del mundo es el suelo radiante. Es perfecto para zonas muy frías, puesto que el calor sube desde nuestros pies y ambienta toda la vivienda en pocos minutos.

    También hay que añadir que el suelo radiante es muy barato en comparación con los demás sistemas de calefacción, es muy seguro y agradable, es muy aislante, tiene un mantenimiento muy sencillo, y no reseca el ambiente.

  3. Sistemas de calefacción eléctricos acumulativos

    En este caso, los sistemas de calefacción eléctricos acumulativos se implantan en la casa a través de aparatos en cuyo interior hay resistencias que transforman la electricidad en calor.

    Entre las ventajas de esta calefacción, está su limpieza, puesto que no consume oxígeno ni emite gases. Tan solo hay que realizar una pequeña instalación muy rápida, aunque posteriormente, su coste económico es bastante alto, por lo que no se recomienda en climas muy fríos.

  4. Convectores

    Los sistemas de calefacción por convectores eléctricos usan resistencias que calientan el aire de la vivienda. Son muy eficaces, aunque su consumo de luz es alto, no pueden calentar el agua y el calor que producen se disipa pronto una vez los has apagado. Sin embargo, no necesitan obra y son muy cómodos de transportar de un lugar a otro. Así pues, no se recomienda para climas muy fríos, aunque puede ser un buen complemento a otros sistemas.

  5. Sistemas de calefacción termoeléctricos

    En este caso, nos estamos refiriendo a los populares radiadores de aceite, que usan una resistencia eléctrica que calienta el aceite térmico de su interior, lo que confiere un calor persistente y muy agradable en el hogar.

    Al igual que los convectores, son independientes, de fácil transporte y muy cómodos de usar, aunque no calientan el agua. Su consumo energético es alto, pero muchos incorporan temporizador, por lo que se apagan solos cuando los programes. Es excelente como aporte a otros sistemas más completos.

  6. Sistemas de calefacción por caldera

    La célebre caldera es un sistema de calefacción muy utilizado en todo el mundo. Usa gas natural y necesita de una instalación específica desde donde se distribuye el calor por los diferentes radiadores del hogar.

    Las calderas son excelentes para calentar el agua, permiten dar calor a viviendas o grupos de viviendas en edificios, no usan un consumo excesivo de energía y son bastante limpias, por lo que es un sistema muy recomendable en todo tipo de climas.

  7. Sistemas de calefacción por bomba de calor

    Gracias a las bombas de calor se puede tener un sistema de calefacción para el frío y de aire acondicionado para estaciones cálidas. Tan solo necesita la instalación del aparato. Sin embargo, pese a que calienta el ambiente rápido, su calor es poco persistente, gasta bastante energía con su funcionamiento y hacen algo de ruido, por lo que no es la fórmula más recomendada para climas excesivamente fríos.

Es evidente que las opciones para elegir el sistema de calefacción adecuado para tu casa son muchas. Así que ten cuidado con la selección. Comprueba bien qué necesidades básicas tienes antes de decantarte por cualquiera de las opciones a tu disposición.

¿sabías qué...?

Una empresa holandesa ofrece calefacción gratuita de un modo muy singular. Para ello, tienes que instalar en tu hogar uno de sus servidores en forma de estufa, y conectarlo a tu red vía cable de internet. Con ello te podrás beneficiar del calor que produce el aparato sin coste alguno.

comenta y pregunta