Las serpientes como mascotas

Descubre qué responsabilidades adquirirás al convivir con una serpiente

En los últimos años se ha puesto especialmente de moda el tener animales de compañía excesivamente exóticos e incluso peligrosos. Dentro de estas corrientes sobresalen las serpientes como mascotas. Como es lógico, no son estos los mejores seres para un hogar. Sin embargo, muchas personas se han decidido por ellas por su belleza y majestuosidad, e incluso por su peligrosidad, pues hay quien se siente atraído por estas situaciones de riesgo.

Sea como fuere, si te has decidido por tener en casa una serpiente como mascota, en Spoots te ofrecemos una serie de consejos útiles para que estos animales estén en perfectas condiciones y tú y tu familia no corráis ningún riesgo.

    Índice

  1. Considera las especies de serpiente

    Considera las especies de serpiente

    Lo primero que tienes que tener en cuenta para adquirir una serpiente son las muchas especies que existen. Hay de diferentes tamaños y distintos niveles de peligrosidad. Algunas pueden llegar a medir hasta 10 metros, mientras que otras apenas superan varios centímetros.

    Ten en cuenta que una serpiente, cuanto mayor tamaño tenga, más comida necesitará, así como una jaula o terrario más grande. Es decir, que el coste será muy superior.

    Otros detalles que has de tener en cuenta son su domesticación y peligrosidad. Algunas serpientes son muy venenosas, como la de cascabel o la cobra. Otras son más fáciles para la convivencia. Es tu decisión.

    Existen especies como las serpientes del maíz, la de leche o la serpiente rey que se cuidan y domestican con facilidad, tanto a la hora de tocarlas y jugar con ellas como para la alimentación y jaula. Son curiosas, activas y alegres. Incluso la pitón real sería una buena opción. Es más, incluso con niños suelen hacer un buen papel gracias a que son muy sociables.

    Sin embargo, si te decides por otras especies como la pitón reticulada, la anaconda o las pitones birmanas, ten en cuenta que necesitan un aislamiento total y muchos cuidados si no quieres tener un animal en exceso agresivo en casa. De hecho, cualquier accidente puede acabar en dramática catástrofe.

    No olvides que una serpiente puede vivir hasta 30 años según su especie. Así pues, el compromiso con el animal debe ser total.

  2. Cuidados de la serpiente

    Cuidados de la serpiente

    Una vez has decidido la especie, debes tener en cuenta el cuidado de la serpiente. Has de hacerte cargo de su alimentación, limpieza de la jaula, etc.

    Algunas especies necesitan un control exhaustivo de la humedad y la temperatura del terrario. Por ejemplo, la pitón real jamás puede estar a menos de 24ºC. Es decir, que su jaula debe estar siempre preparada y acondicionada para tal clima.

    La alimentación es otro punto crítico. Es mejor decantarse por serpientes que se puedan alimentar de comida como pescado o caracoles. Si optas por aquellas especies que necesitan de animales vivos como ratones, será mucho más caro y complejo. Es más, hay incluso algunas que comen lagartijas. Piensa en tu presupuesto y tu tiempo libre a la hora de escoger a tu mascota ideal y que puedas cumplir con sus necesidades y tus obligaciones. Además, necesitas conocer sus hábitos alimenticios para que el cuidado sea perfecto.

    Recuerda que el tamaño de la jaula debe ser adecuado para que se pueda mover. Además, ha de estar limpia y saneada según las necesidades específicas de cada especie. Puesto que hay muchas, no te podemos describir todas, pero encontrarás vídeos y tutoriales de forma fácil en internet.

  3. Recopila todo tipo de información

    Recopila todo tipo de información

    A la hora de tener una serpiente como mascota, es bueno recoger todo tipo de información sobre su mantenimiento y cuidados. Por ello se recomienda consultar con dueños que ya posean esa especie que te gusta, criadores profesionales y toda clase de especialistas. Puedes hacerlo a través de foros y webs.

    También es necesario informarse de la legislación vigente en cada país, pues la serpiente no es un animal típico para tener en casa y algunas de las especies existentes están en peligro de extinción. Es importante que todo sea legal y que tengas el compromiso total de que haces las cosas bien.

Así pues, demuestra que eres una persona responsable. Si quieres una serpiente como mascota, cómprala a criadores legales, nunca a través de contrabando. Y, sobre todo, dale una buena vida y preocúpate por su bienestar y cuidados.

¿sabías qué...?

Una de las especies más singulares es la serpiente verde de la vid. Estas se alimentan de lagartijas, por lo que podrían ser una buena opción para tener en casa.