La sarna en los perros - Síntomas y tratamiento

Arpende cuanto debes de saber sobre la sarna de los perros y su cuidado y prevención

Como hemos dicho muchas veces desde Spoots, tener una mascota es adquirir una responsabilidad con la salud y bienestar del animal. De ahí que cuando tomamos la decisión de traerla a casa, hemos de ser muy conscientes de sus necesidades, los problemas que puedan surgir y todo cuanto es necesario saber para cuidar de ella como se merece. En este orden de cosas, hoy nos centramos en descubrir qué es la sarna en los perros, cuáles son sus síntomas y qué tratamientos existen para curar esta afección bastante común y muy dañina para los canes. Arrancamos.

    Índice

  1. Qué es la sarna

    La sarna es una enfermedad que se produce en la piel de los perros. La provocan diferentes tipos de ácaros y sus consecuencias serán muy graves si no se trata a tiempo. Además, podemos encontrar diversos tipos dependiendo del parásito culpable, caso de:

    • Sarna demodécica: Es muy común y conocida como sarna roja. La produce el ácaro Demodex canis, que vive en la piel de can, pero crea la infección si las defensas del animal bajan en exceso. Dentro de esta tipología encontramos la sarna demodécica localizada, que suele aparecer en orejas, cara y cabeza, y la generalizada, que se extiende por todo el cuerpo. También existe la pododermatitis demodécica, muy resistente, compleja de tratar y de difícil diagnóstico. Solo aparece en las patas.

    • Sarna sarcóptica: Esta es la más común de todas en el mundo de los canes y la provoca el ácaro Sacoptes scabiei. Se reproduce a gran velocidad, es contagiosa y hasta puede afectar a los humanos.

    • Sarna otodéctica: Es producida por el ácaro Otodectes cynotis y es poco común en perros. Afecta a orejas y oídos y puede provocar otitis.

    • Sarna cheyletiella: La produce el ácaro Cheyletiella spp y es poco común en perros aunque muy contagiosa. Se transmite a humanos y es especialmente resistente en cachorros.

    • Sarna pneumonyssoides: En esta encontramos como responsable al ácaro Pneumonyssoides caninum y es muy agresiva con las narices de los canes y carnívoros. Es poco frecuente y no demasiado grave.

  2. Síntomas de la sarna en perros

    Como hemos visto, la sarna en general es bastante contagiosa, tanto con humanos como con otros canes. Así que una vez es diagnosticada o detectada, hemos de ser cautos y actuar con rapidez. Así pues, hay que ser especialmente cuidadosos cuando nuestra mascota tiene una bajada de defensas, que es cuando más fácil puede aparecer la afección. En esos momentos evitaremos el contacto del animal con otros infestados o que acceda a lugares con mucha presencia de ácaros.

    También cuidaremos especialmente la higiene del animal. Esta es la mejor medida de prevención. No obstante, si ya es demasiado tarde, tenemos que fijarnos en ciertos síntomas para saber si el can se ha contagiado de la enfermedad.

    Sabremos si nuestro perro tiene sarna fijándonos en síntomas como el picor cutáneo, el enrojecimiento de la piel, un constante rascado, si se frota de forma frecuente con objetos, si come poco o sufre cierta anorexia y pérdida de peso o si pierde pelaje en zonas concretas. También se pueden observar erupciones, escamas, heridas y llagas, mal olor o costras sobre la piel del animal.

    No es necesario que aparezcan todos los síntomas a la vez. Solo con unos pocos de ellos ya puede ser que tu perro esté infectado de sarna. En ese caso, es obligatorio llevarlo al veterinario para que lo diagnostique y lo trate de forma inminente.

  3. Tratamiento de la sarna en perros

    Lo principal para cuidar a un perro de la sarna es la prevención. En este sentido, hemos de mimar mucho su higiene y darle un baño mensual y cepillados diarios del pelo. Si el entorno y el animal tienen la higiene adecuada, recibe sus vacunas según su calendario, no tiene contacto con canes afectados y lo cuidamos de forma adecuada, nada hemos de temer.

    Si aún con todas las prevenciones nuestro canino ha caído, hemos de ir al veterinario con urgencia antes de que el problema vaya a mayores. El profesional le diagnosticará y le recetará probablemente un tratamiento a base de acaricida oral, inyectable o tópico, según la gravedad, tipología y lo avanzado de la infección.

    Basándose el el tipo de sarna que tu mascota padezca, el tratamiento será más o menos agresivo y durará más tiempo o será más breve, como es lógico.

    No obstante, se dice que existen remedios caseros que pueden aliviar el malestar del canino que sufre sarna. En este sentido, los baños calientes y los masajes en el pelaje, los suplementos vitamínicos y el cariño para que su sistema inmune se mantengan fuertes, el tratamiento tópico con aceite o plantas como el niaoli o el ajo pueden ser efectivos, aunque siempre es necesaria la opinión del especialista y el tratamiento veterinario.

La sarna en perros puede ser una afección grave si dejamos que se agrave. No obstante, lo normal es que con el cuidado adecuado de tu can, nunca sufra este problema y sea un animal feliz y sano a tu lado.

¿sabías qué...?

Otros remedios caseros que dicen que funcionan son los baños con ajenjo, manzanilla, avena, limón o incluso yogur.

comenta y pregunta