Cómo renovar los muebles viejos

Si quieres renovar tu hogar, puedes reciclar muebles viejos de manera sencilla y divertida

Ya no se trata de reciclar muebles viejos para ahorrar dinero al momento de redecorar un ambiente, sino que hablamos de una tendencia en alza: la de recuperarlos y devolverlos a la vida sólo porque son bonitos.

Basta con tener buen gusto y algo de creatividad para ingeniárselas y recuperar un mueble antiguo y en desuso. O bien uno que esté deteriorado por el paso del tiempo.

Renovar los muebles viejos no es algo difícil y menos si conoces la técnica, pues es muy sencilla y no requiere saberes previos. Basta con tener algunas buenas ideas y ganas de trabajar para comenzar a restaurar los muebles en desuso

¡Anímate a esta aventura creativa!

    Índice

  1. Revisión general

    Antes de restaurar un mueble viejo, revísalo muy bien para así dar cuenta de los materiales con que ha sido fabricado. Ten en cuenta el estilo de la pieza y si tiene algún tipo de enchapado. Recuerda que reciclar muebles viejos consiste en recuperar una pieza deteriorada sin alterar su naturaleza y conservando al máximo su estilo original. Esto significa que no debe incluir secciones nuevas a no ser que sea muy necesario.

  2. Limpieza y lijado

    Limpia muy bien el mueble utilizando un paño húmedo. Lija el mueble para retirar los restos de barniz, pintura o laca. Otra opción es comprar un producto decapante. En ese caso, aplícalo sobre la madera y déjalo reposar durante unos minutos para luego retirarlo con la ayuda de una espátula y antes de que seque. Haz este trabajo con mucho cuidado, para no dañar la madera.

  3. Recuperación de la pieza

    Si notas que hay partes deterioradas, es momento de tomar un martillo y unos clavos para arreglarlas. Si tiene patas flojas, habrá que encolarlas o bien añadir masilla si hay zonas irregulares. Revisa toda la pieza para que quede como nueva. Si es necesario, arregla puertas y cajones, restaura las cerraduras, etc. Recuerda que siempre haremos lo posible por conservar las partes originales e intentaremos añadir elementos externos siempre y cuando no tengamos más opción.

  4. Protección contra insectos

    Si quieres recuperar muebles viejos de madera, es muy útil realizar un tratamiento anti insectos antes de pintarlos. El insecto más frecuente es el carcoma, que es similar al escarabajo y forma pequeños agujeros en la madera. Lo ideal es aplicar un producto anticarcoma en los huecos formados ayudándote con una brocha. Deja que seque bien.

  5. Barniz o pintura

    Al momento de pintar, hay muchas opciones de acuerdo a tu gusto o estilo del mueble: esmalte, látex, acrílico, etc. Si el mueble es de madera, lo mejor es aplicar una capa de barniz, deja secar durante 24 horas y repetir la operación pero antes lija toda la superficie. Otra opción es pintar con goma laca si la pieza tenía una cobertura previa de este material. En este caso, necesitarás realizar varias capas para lograr buenos resultados. Si pintas con látex, lo ideal es realizar una capa previa con pintura base para conseguir una mayor prolijidad.

  6. Pulido

    Para lograr el acabado perfecto y recuperar muebles viejos sin dejar rastro alguno, lo ideal es que, una vez seca la pintura, apliques una delgada capa de barniz para dar brillo al mueble. Hazlo en forma prolija y con un pincel que no deje rastros del barniz. Una vez seca la laca, puedes aplicar una segunda capa. 

¿sabías qué...?

Si quieres pintar los muebles con un material de alta resistencia, puedes elegir el alquídico o pinturas a base de aceite. Son pinturas muy resistentes aunque tienen un punto en contra: se oxidan cuando reciben los rayos solares. La pintura de látex o acrílicas son muy elegidas porque ofrecen colores muy bonitos al tiempo que también son duraderas, con la ventaja de que permiten que la madera respire. Sin embargo, son muy difíciles de quitar por eso es que antes de pintar con látex hay que pensar muy bien en el color pues luego será difícil de remover.

comenta y pregunta