La rata como mascota

¿Sabías que las ratas son mascotas excelentes? Descubre por qué

Si visitas a menudo casas en las que viven amantes de los animales, puedes ver que comparten su vida con roedores de diferentes tipos, especialmente el hámster y la cobaya. Algunos más atrevidos se deciden por el jerbo, la ardilla en incluso el ratón. Pero los más desafiantes y peculiares pueden llegar a adoptar y amar a una rata y tenerla como mascota.

No obstante, aunque parezcan seres sucios y que suelen despertar cierto rechazo en alguna gente, te vas a sorprender, pues estos pequeños animalitos pueden llegar a despertar verdaderas simpatías por su sociabilidad y capacidad para adaptarse a todo tipo de entornos. En realidad, las ratas son excelentes mascotas.

    Índice

  1. Domestica a tu rata

    Si quieres tener una rata como mascota, tienes que tener en cuenta que has de adoptarla cuando sea muy pequeña y comenzar su domesticación bien pronto. Esto es necesario para que se acomode al entorno doméstico, pues de inicio son desconfiadas. Pero no te preocupes, en poco tiempo y con mucho cariño son capaces de desarrollar gran apego por su dueño, pues son juguetonas, amorosas y de gran inteligencia. Incluso pueden aprender trucos simples.

  2. Adopta al menos dos ratas

    Como hemos dicho, las ratas son muy sociables, por lo que siempre viven en parejas o grupos. Así pues, no es bueno tener solo una en casa, ya que podría ocasionarle depresión. Por tanto lo ideal es tener dos como mínimo del mismo sexo, especialmente hembras, pues los machos podrían ser agresivos entre ellos. Si son de diferente sexo tendrás que separarlos a las 7 semanas, o podrías verte con toda una familia en poco tiempo, ya que se reproducen a gran velocidad.

  3. Interactuación con la rata

    Es necesario que interactúes con tu rata a diario para que sea más sociable. Así te cogerá cariño bien pronto y será muy leal. Para que tenga una adaptación total a tu entorno, es necesario que juegues con ella todos los días durante no menos de 10 minutos en diferentes periodos de la jornada. De esta forma crearéis un enorme vínculo emocional.

    Además, también es importante que les ofrezcas espacio fuera de la jaula para que hagan ejercicio, de esta forma serán más vitales y alegres.

  4. Jaulas para ratas

    En lo respectivo a la jaula, debes tener en cuenta una serie de detalles. Primero el espacio, pues necesita tener huecos suficientes para moverse con libertad. Además, es buena idea introducir un pequeño refugio en el que se pueda esconder.

    El lecho de la jaula debe estar formado por virutas de madera que no sean de pino, cedro o álamo, pues el contacto con su orina puede perjudicar a la respiración de la rata.

    Recuerda darle un espacio para que coma alimentos especiales para ella así como fruta, verdura y un poco de queso, pero no en exceso, pues le puede provocar sobrepeso. También es necesario que tenga agua fresca a diario.

    Si cuelgas pequeños juguetes a lo largo de la jaula despertarás su curiosidad, pues son animales muy sociales y miran todo a su alrededor.

    Además, has de limpiar la jaula dos veces por semana y desinfectarla cada 7 días para que no haya problemas, pero no uses lejía, pues no le sentará bien a tu mascota.

    Además, puedes añadir un baño para ratas con arena sanitaria al uso. Aléjalo de la zona donde comen y beben. Ellas se darán cuenta pronto y harán sus necesidades ahí, pues son muy inteligentes.

  5. Elije a tu rata sabiamente

    A la hora de elegir a tu rata es necesario ir a un refugio para roedores o a un criador especializado. Recuerda dejarte llevar por tu instinto y seleccionar a aquella que te preste atención y notes especial conexión.

    Sí que has de tener en cuenta que no tenga letargos, heces agudas, heridas frescas, secreciones oculares o nasales o respiración ruidosa, pues son prueba de infección o enfermedad.

    También debes considerar la raza. Las egipcias no tienen pelo y necesitan cuidado extra. Además, hay otras especies como la común o la canguro. Consulta con un experto para saber cuál es la ideal para ti según tu tiempo libre.

Puedes comprobar que tener una rata como mascota es tan buena opción como el traer a tu hogar cualquier otro roedor o animal. Solo debes quererla mucho y fortalecer vuestro vínculo de unión para que ambos seáis felices una buena temporada.

¿sabías qué...?

Aunque una rata es muy resistente en temas de salud, tienen un gran potencial de desarrollar cáncer. Aun así, si está sana, puede llegar a vivir 5 años e incluso más con los cuidados adecuados.

comenta y pregunta