Cómo proteger las plantas del frío y las heladas

Recursos sencillos y útiles para proteger las plantas en invierno

Son pocas las plantas que soportan el frío sin sufrir las consecuencias, y la mayor parte de ellas no tolera las heladas o los fuertes vientos.

Es por eso que cuando se acerca el invierno es preciso realizar algunas tareas en el jardín con el fin de preservar y proteger todas las variedades de plantas que tengamos en el jardín o terraza. Crisantemos, rosales, azaleas, malvones, árboles frutales, arbustos y muchas otras especies de plantas sufren las temperaturas bajas y podrían llegar a morir si no las protegemos.

Hay varios métodos para proteger las plantas del frío y las heladas que son muy sencillos de realizar y no presentan mayores gastos. Conócelos:

    Índice

  1. Plástico

    Plástico

    El plástico es el recurso más usado para proteger las plantas del frío y aislarlas de las heladas. Si las plantas son demasiado grandes, clava unas estacas de madera alrededor de la planta para luego apoyar el plástico sobre ellas, haciendo una especie de carpa o tienda. Esto dejará la planta aislada de las heladas, mientras que podrá seguir recibiendo la luz solar. Durante el día debés quitar el plástico para dejar que la planta respire.

  2. La ubicación

    La ubicación

    Antes del comienzo del invierno, es un buen momento para estudiar el jardín y cambiar de lugar las plantas para resguardarlas. Si se trata de plantas en macetas, ubícalas en una zona segura, ya sea dentro del hogar o en un porsche. Aprovecha para realizar algunos trasplantes situando las plantas en zonas cubiertas o bien entre plantas más grandes para que éstas las protejan. Analiza las horas de sol y ubica las plantas en el lugar en el que reciban más horas de luz natural.

  3. Arpillera

    Arpillera

    Otra alternativa es cubrir las plantas con arpillera para así aislarlas de las heladas y las bajas temperaturas. En este caso la planta podrá respirar, pero no pasará tanto la luz. Procura descubrirlas durante el día para que puedan recibir la luz solar, e intenta conseguir una arpillera de punto grande, para que pase más el aire y no sea tan pesada.

  4. Acolchado

    Acolchado

    Otro método para proteger las plantas del frío y las heladas de invierno es cubrir el suelo con un acolchado, es decir con una capa gruesa de material orgánico que funcionará como aislante de las raíces, evitando que las plantas mueran congeladas. Puedes usar hojas secas, piñas o musgo. Otra alternativa es usar un acolchado inorgánico como grava o plástico.

  5. Abono

    Abono

    Durante el otoño, puedes abonar las plantas con un abono rico en potasio para que al llegar el invierno estén más fuertes y resistentes, y así puedan enfrentar mejor las bajas temperaturas. Puedes preparar tu propio abono orgánico y luego utilizar alguna técnica de las que mencionamos para protegerlas. Esto es un plus que ayudará a tu planta a sobrevivir al frío.

  6. Invernadero

    Invernadero

    En el caso de plantas muy jóvenes o bien de especies delicadas, lo mejor es trasladarlas a un invernadero durante los meses más fríos del año. En caso de no tener uno, siempre es posible llevarlas a un garage o un lugar en el que estén a resguardo. Si no tienes a dónde ponerlas y las metes dentro de casa, procura sacarlas durante las horas del día menos frías, para que respiren y tomen el sol.

  7. Doble maceta

    Doble maceta

    En el caso de plantas en macetas, también puedes colocar el receptáculo dentro de otro más grande cuya circunferencia haya sido recubierta con plástico, arpillera o cartón. De esta manera la parte de la raíz estará bien resguardada y mantendrá mejor el calor.

  8. Tela antihelada

    Tela antihelada

    Se trata de una tela fina, que permite que la planta respire y deja también pasar la luz, pero la protege de las heladas y de las bajas temperaturas. Además ayuda también a mantener el calor, por eso también se la llama "manta térmica". Se consigue fácilmente en viveros y su costo es bajo. Se coloca de la mismo forma que un plástico o arpillera.

El invierno también es una época en la que hay que revisar el riego, pues la tierra demora más tiempo en absorber el agua y un riego demasiado frecuente puede atentar contra la salud de las plantas, afectando las raíces que incluso pueden llegar a morir. Para tener plantas bonitas en invierno, debes reducir la regularidad del riego y regar una vez que haya amanecido. De esta forma, evitarás que el agua se congele al tiempo que subirá su temperatura con mayor rapidez.

¿sabías qué...?

Las plantas más resistentes al frío son las yucas, que pueden soportar temperaturas de hasta -17ºC