Prevenir la obesidad en perros

Consejos y recomendaciones para que tu mascota no sufra sobrepeso

Un perro que sufre de sobrepeso puede encontrarse con muchos problemas en su vida diaria e incluso en la vida del dueño. Además del riesgo que conlleva el sobrepeso a la hora de contraer enfermedades, esta situación puede además acortar la esperanza de vida del animal.

Para erradicar el problema,y evitar que aparezca es fundamental controlar la alimentación del perro especialmente si se trata de una raza propensa a ganar peso, visitar a un especialista y poner en marcha una serie de hábitos que eviten la obesidad.

    Índice

  1. Dar paseos a diario

    Dar paseos a diario

    Dar un paseo diario con nuestra mascota, reportará importantes beneficios al estado físico del perro ya que además de servir para liberar la energía cumulada, le sirve para eliminar ansiedad y estrés, lo hace más sociable y sobretodo crea una disciplina que le sirve como entrenamiento para controlar su forma física.

    Para que el paseo resulte efectivo, conviene que tenga una duración de entre hora y media y dos horas, el tiempo suficiente para quemar las calorías necesarias que le permitan disfrutar de un peso saludable y acorde a su corpulencia.

  2. Fomentar el hábito del deporte

    Fomentar el hábito del deporte

    Además de dar un paseo diario, conviene que parte de ese paseo esté dedicado a la práctica de ejercicio intenso en el que nuestra mascota se mueva con rapidez. Preparar circuitos con obstáculos, comprarle juguetes y lanzarlos para que los busque o simplemente ir a correr con nuestra mascota puede ser muy beneficioso especialmente si tenemos indicios de que comienza a ganar peso.

    Dar un paseo en bici mientras nuestro perro nos acompaña es otra forma de hacer que nuestra mascota practique ejercicio, de hecho en el mercado podemos encontrar arneses adaptados para este tipo de actividades. 

    Tras una hora de ejercicio intenso nuestra mascota se encontrará mucho más relajada y lo más importante, con el peso bajo control.

  3. Fijar un horario de comidas

    Fijar un horario de comidas

    Uno de los grandes errores que muchos dueños cometen con sus mascotas, es darle de comer cuando no le corresponde, no fijar un horario de comida o darle la comida solo a demanda. De esta forma solo conseguiremos excedernos en la cantidad de raciones diarias que una mascota debe de tener para garantizar un peso saludable.

    Es importante que la comida este repartida en dos o como mucho tres raciones diarias, repartidas en comidas principales.

    Fijar un horario de comidas puede resultar más complicado al principio, es cuestión de educar al perro para que se habitúe. Para ello debemos de ofrecer la comida solo tres veces al día y durante un tiempo que no excederá los 20 minutos. Pasado este tiempo se retira la comida, de modo que el perro llegará a comprender que debe de comer en el momento en el que se le ofrece su pienso diario.

  4. Reducir las recompensas

    Reducir las recompensas

    Resulta muy beneficioso premiar a nuestra mascota cuando realiza una buena acción, acata una norma o hace una actividad tal y como esperamos, sin embargo no debemos recurrir continuamente a premios en forma de golosinas ya que esto no hará más que incrementar el riesgo de que sufra sobrepeso especialmente si se trata de una raza propensa a engordar fácilmente.

    Existen muchas formas de premiar a nuestro perro en sustitución de las golosinas o galletas. Para ello podemos optar por las caricias, los paseos, o bien por sacar su juguete favorito. De este modo evitamos que se acostumbre a las golosinas y que aprecie otro tipo de recompensas.

  5. Seguir una dieta equilibrada

    Seguir una dieta equilibrada

    Seguir una buena alimentación, bien cuidada y supervisada es de vital importancia para garantizar la salud de nuestra mascota.

    Desde que son cachorros es fundamental adaptar su dieta a sus características, su raza, edad y su estado de salud en general. Hoy en día podemos encontrar piensos específicos para toda clase de perros con un aporte calórico equilibrado que contribuye a que mantengan un peso adecuado. En el caso de que haya un ligero sobrepeso encontraremos fórmulas adaptadas que nutrirán de igual forma a nuestro perro pero le ayudará a controlar los kilos que le sobran junto con la práctica de ejercicio diario.

  6. Garantizar la ingesta de agua

    Garantizar la ingesta de agua

    Al igual que debemos de controlar el número de comidas que nuestro perro realiza con el fin de no sobrepasarnos en cuanto al aporte calórico que necesita, no debemos privarlo de agua. El agua les sirve para mantenerse hidratados pero además, en el caso de perros con un ligero sobrepeso servirá para que se sientan saciados durante más tiempo.

    Además al acompañar la comida con agua, nuestro perro se llenará antes, así es fundamental que cuenten con  un plato de agua limpia de forma constante, de este modo podrán recurrir a ella para evitar comer entre horas 

  7. Consultar con un especialista

    Consultar con un especialista

    Ante la mínima sospecha de que nuestro perro podría estar experimentando un ligero sobrepeso, es fundamental recurrir a la ayuda de un veterinario. Éste se ocupará de hacer las pruebas necesarias para comprobar si realmente nuestro perro esta comenzando a ganar más kilos de los que debiera, valorará los factores que lo han provocado y nos guiará acerca de las medidas necesarias para prevenirlo y solucionarlo.

Cáncer, diabetes, fatiga constante e incluso cardiopatías son algunas de las consecuencias que puede tener para nuestro perro sufrir obesidad. Es muy importante valorar este problema y ponerle solución para, de éste modo, hacer que nuestra mascota esté saludable y feliz.

¿sabías qué...?

Para saber si un perro tiene sobrepeso se utiliza la "prueba de la costilla", que consiste en pasar las manos por la parte de las costillas. Si no se pueden palpar fácilmente, nuestro perro podría estar por encima de su peso ideal.