10 plantas de interior purificadoras de aire

Descontamina el ambiente de tu hogar u oficina con las plantas purificadoras de aire

image description

Las plantas purificadoras de aire son aquellas que permiten mantener un ambiente fresco y saludable, eliminando los tóxicos que se acumulan debido a la irradiación de gases nocivos generados por productos que tenemos en casa, el polvo o las emisiones électromagnéticas.

Además al mantener la casa purificada ayudan a alejar las enfermedades bronquiales y a disminuir los ataques de asma.

La mayoría de las plantas que encontrarás a continuación son de origen tropical, por lo que tendrás que poner especial cuidado a la hora de regarlas con regularidad y de limpiar sus hojas, que son las encargadas de atrapar las toxinas.

Procura colocar siempre los vegetales en las áreas de mayor uso de la casa, por ejemplo, en el salón y en la cocina. Bastará con que pongas una si el espacio es pequeño y dos si es grande.

Aprovecha para limpiar tu hogar con las mejores plantas purificadoras de aire que hemos seleccionado en exclusiva para ti.

  1. Palmera Areca

    Conocida también como Chrysalidocarpus Lutescens, Palmera amarilla o Palmera de oro, entre otros nombres, es una planta originaria de Madagascar. Destaca por ser una excelente humificadora de aire y se recomienda tanto para espacios interiores como exteriores.

    Elimina todo tipo de compuestos biológicos nocivos para nuestra salud, como CO2, xileno o formaldehído. 

    Cuidados básicos: abono 1 vez al mes, colocación en espacios soleados, riego continuo pero moderado manteniendo las hojas húmedas constantemente y temperaturas no superiores a 25 ºC.

  2. Hiedra inglesa

    Su nombre científico es Hedera helix y procede de África del Norte, Europa y Asia. Es una planta trepadora apta tanto para espacios cerrados como abiertos, pero tradicionalmente se ha colocado en los muros de los jardines a modo de decoración.

    Sus bayas son venenosas y no aptas para el organismo humano.

    Deja la casa fresca y libre de COV (Compuestos Orgánicos Volátiles) y otras sustancias como el moho.

    Cuidados básicos: plantar en zonas con sombras, mucho riego y abono en verano, no temperaturas superiores a 21 ºC y no encharcar las hojas ya que podrían ponerse negras.

  3. Espatifilo

    Espatifilo, Bandera Blanca o Spathiphyllum proviene de América Tropical y es una planta del interior. A destacar la decorativa belleza de sus hojas puntiaguadas y su gran poder limpiador frente a las partículas del polvo.

    Cuidados básicos: necesita zonas con mucha luz para desarrollarse con normalidad, no sobrepasar los 21 ºC en las habitaciones donde se encuentre y podarla con regularidad (es una planta de floración continua).

  4. Ficus

    Ficus o Laurel de la India es una planta oriunda de Australia, Tailandia y algunas partes de Asia. Se suele vender en tiendas como un bonsái enano, aunque en estado salvaje alcanza facilmente los 30 metros de altura.

    Tener cuidado al manipularlo ya que tiene látex; imprescindible utilizar guantes protectores.

    Su principal especialidad limpiadora es dejar el hogar despejado de microorganismos.

    Cuidados básicos: poca luz o indirecta, máximo 24 ºC en verano, riego moderado.

  5. Aloe Vera

    La llamada sábila medicinal es la reina de todas las plantas en cuanto a la cantidad de propiedades beneficiosas para la salud que tiene. Hoy descubriremos su poder limpiador de aire.

    Procedente de zonas secas de la isla de Madagascar, África y Oriente Medio, esta planta suculenta ayuda a limpiar las áreas con acumulaciones excesivas de formaldehído.

    Cuidados básicos: zonas secas con mucho sol, riego cada 15 días, limpieza diaria con un trapo húmedo de hojas evitando que el polvo se acumule y temperaturas no superiores a 25 ºC.

  6. Cinta

    Originaria de Sudáfrica su nombre científico es Chlorophytum comosum. Destaca por limpiar de forma eficaz ambientes con mucho humo donde se acumula el dióxido de carbono como las cocinas con bombonas de butano o comedores con chimenea.

    Necesita estar en espacios con mucha luz pero que no le incida indirectamente.

    Cuidados básicos: no exponer a temperaturas inferiores a 0 ºC, regar unas 2 veces por semana, trasplantar en un tiesto mayor en cuanto crezca (planta de mucho crecimiento).

  7. Tronco de Brasil

    Esta planta purificadora de aire la encontramos en áreas de Asia, África, la isla de Madagascar y las islas Canarias. Su nombre científico es Dracaena fragans Massagena. Reduce las formaciones excesivas de el xileno y el tricloroetileno en el interior de los hogares.

    A destacar que florece máximo dos veces a lo largo de su vida, y que hay que eliminar la flor nada más se marchite para que la planta se mantenga fuerte.

    Cuidados básicos: mucha luz pero no sol directo, temperaturas no superiores a 24 ºC y mucho riego ya que le gusta la humedad.

  8. La Lengua de Tigre

    Sanseviera Trifasciata es una planta de origen Sudafricano y que se caracteriza por sus largos tallos puntiagudos. Elimina todo tipo de residuos tóxicos.

    Precisa mucha luz para su correcto crecimiento. No florece. Le gustan las macetas pequeñas y su desarrollo es lento. Muy adecuada para cuartos de dormir ya que convierte el dióxido de carbono que se genera durante la noche en oxígeno.

    Cuidados básicos: temperaturas no superiores a 21 ºC y poda unas dos veces al año para permitir que broten tallos nuevos.

  9. Potos

    Epipremnum Pinnatum o coloquialmente Potos proviene de las Islas Salomón, concretamente de sus bosques tropicales. Necesita mucha luz para su crecimiento pero es mejor que no le caiga directamente sino a través de un visillo.

    Tiene un gran poder purificador de todo tipo de residuos, por lo que la podrás tener en cualquier área de tu vivienda.

    Cuidados básicos: riego moderado, temperaturas no superiores a 21 ºC y substrato liviano.

  10. La Palmerita china

    Rhapis excelsa es una planta procedente de China. Se puede colocar tanto en el interior como en el exterior, por ejemplo, en el porche del jardín. Ideal para eliminar toxinas, bacterias y microbios.

    Cuando todavía es joven su desarrollo es lento, pero conforme pasa el tiempo es más rápido.

    Cuidados básicos: temperaturas no superiores a 25 ºC y riego elevado en verano y menos abundante en invierno.

Aprovecha el poder de la naturaleza para respirar un aire puro en el interior, las plantas son potentes consumidoras de todo tipo de deshechos radiactivos y químicos con los que nos contaminamos diariamente y que dañan el medioambiente y la capa de ozono.

¿sabías qué...?

Por increíble que parezca el lugar más contaminado de la casa es la cocina. Los expertos aseguran que millones de bacterias atacan diariamente las esponjas, grifos y cubiertos sucios, entre otros útiles que tenemos en este espacio.