Cómo plantar un árbol de raíz desnuda

Aprende cómo llevar a la práctica exitosamente esta técnica de jardinería

Un árbol de raíz desnuda es un pequeño árbol que aún no ha sido plantado en su ubicación definitiva y que, en vez de estar enraizado en una maceta y con las raíces enterradas en tierra, tiene las raíces al aire. A la hora de trasplantar el árbol de raíz desnuda se planta directamente en el suelo y no en una maceta. Quizá puedas pensar que esta técnica tiene menos probabilidades de crecer sano que un árbol que se transplante directamente de un contenedor, pero no es así, ya que hay muchas variedades de árboles que admiten perfectamente esta técnica.

Comprar un árbol de raíz desnuda es mucho más barato que comprar un árbol ya arraigado, así que si te decides por seguir esta técnica y tu presupuesto es ajustado, puedes tener muchos más árboles. Los árboles de raíces desnudas siempre deben ser plantados en otoño o en invierno, cuando no tienen hojas.

En este artículo de Spoots te queremos enseñar cómo plantar un árbol de raíz desnuda.

    Índice

  1. Recorta las raíces

    Lo primero que debes hacer es asegurarte de que el árbol no tiene raíces secas, rotas o estropeadas; si es así recórtalas con unas tijeras de jardín esterilizadas, por la parte que esté dañada. Procura que todas las raíces estén verdes.

  2. Cortar las ramas

    Cortar las ramas

    Si el árbol tiene ramas bastante largas será conveniente que las cortes (más o menos un tercio) para que la savia se concentre en las yemas y se desarrolle con más vigor. 

  3. Sumergir las raíces en agua

    Antes de plantar el árbol de raíz desnuda, sumerje las raíces del árbol en un recipiente con agua y algo de tierra, durante 2 o 3 horas. Esto ayudará a que sus raíces estén mojadas y sufran menos impacto al entrar en contacto con el suelo.

  4. Hacer un hoyo

    Hacer un hoyo

    Es importante abrir en el suelo un agujero lo suficientemente grande para que quepan las raíces sin estar enclaustradas. La tierra debe airearse un poco antes de la plantación.

  5. Poner una sujección

    Antes de plantar el árbol clavar un tutor (palo de sujección) para que sirva de soporte al árbol hasta que este eche raíces por sí mismo. Sobre todo si el árbol de raíz desnuda es pequeño, o tiene un tronco muy fino, es importante asegurarlo bien, para no correr riesgo con fuertes vientos y lluvias.

  6. Hacer abono

    Hacer abono

    Mezclar la tierra que se ha sacado del hoyo con abono orgánico. Este puede ser estiercol, turba o mantillo. Esto garantizará que el árbol tiene un buen soporte de nutrientes para los primeros años de crecimiento.

  7. Plantar el árbol

    Ahora llega el momento de introducir el árbol en el hoyo teniendo cuidado de que el cuello (punto de unión entre las raíces y el tronco) quede a ras del suelo.

  8. Añadir el abono/estiercol

    Ir añadiendo el estiercol que hemos hecho en el paso anterior. Es importante ir apretando la tierra con una pala o con el pie para que no queden bolsas de aire. 

  9. Regar

    Regar

    Forma un alcorque alrededor del árbol para que retenga el agua de riego. No te olvides de regar el árbol abundantemente. El primer año que esté plantado en tierra es muy importante que lo riegues para que crezca bien.

¿sabías qué...?

Aunque pueda parecer bastante extraño, existe un lucrativo negocio en torno al robo de árboles. Esto es así por el valor de la madera. Un estudio del año 1996 sacó a la luz que sólo en Washington en un solo mes se robaban árboles cuya madera costaba un millón de dolares en el mercado.