Cómo pintar el interior de una casa

Para pintar tu casa necesitas tiempo y dedicación. Hoy te contamos cómo hacerlo de forma ordenada para lograr buenos resultados

image description

¿Quieres dar un lavado de cara a tu hogar? ¿O tal vez renovar esa pintura blanca, que de blanco poco le queda? La pintura de una casa podríamos decir que es lo que más expuesto está, no sólo a nuestra vista, sino también al deterioro. No hay nada como la primera impresión al entrar a una casa, y un hogar con la pintura vieja o deteriorada puede provocar una mala sensación. O bien no lucirse como debiera sólo porque las paredes están sucias y sin brillo. 

No es necesario que gastes dinero contratando a un pintor profesional, ya que puedes hacerlo tú mismo si cuentas con algo de tiempo disponible y disfrutas de las actividades en tu hogar. Para pintar el interior de una casa necesitarás cierta organización y algunos elementos indispensables, aunque lo más importante es ser una persona prolija y paciente, para cuidar cada detalle.

  1. Piensa el color

    Antes de comenzar a trabajar, imagina el trabajo terminado y luego abre las puertas y ventanas para estudiar bien la casa y dar con el tono más favorable. Ten en cuenta tanto tus gustos personales como las necesidades propias del inmueble, es decir si quieres pintarlo para renovar tu hogar o bien para venderlo o alquilarlo. También debes tener en cuenta el estilo, los muebles y lo que quieras en cada ambiente.

  2. Presupuesto

    Con la idea en mente, llega el momento de las mediciones. Toma un metro y mide cada rincón de tu casa (en el caso de paredes rectangulares, multiplica la altura por el ancho para obtener los metros cuadrados de cada pared). Recuerda medir todas las paredes y anota en un cuaderno todos los datos. No olvides medir las ventanas y puertas para así restar las mediciones de la suma total. Calcula la cantidad de pintura que necesitas a partir de una medida que supere la tuya para que no te falte pintura. Además de la pintura, ten en cuenta los elementos adicionales como brochas, pinceles, cinta adhesiva, papel y demás. En el presupuesto, ten en cuanta que una pintura de calidad rinde más que una barata y que una pared rugosa consume más pintura que una lisa.

  3. Elementos y muebles

    Reúne los elementos necesarios para pintar la casa tu mismo. Además de la pintura, necesitarás cinta adhesiva o para enmascarar, rodillos, pinceles, brochas, papel de periódico, varios trapos, cubos con agua limpia, paños y bolsas plásticas, entre otros. Antes de comenzar a trabajar, quita los muebles de la casa, o bien sepáralos de las paredes y cúbrelos con telas gruesas y resistentes o plásticos, para evitar que se arruinen con posibles salpicaduras. 

  4. Preparación de las paredes

    El trabajo más arduo al momento de pintar el interior de una casa no es cubrir las paredes con la pintura nueva, sino remover todo lo viejo, es decir quitar la pintura anterior, si es que está muy descascarada. Debes recuperar irregularidades en las paredes, quitar papeles tapices y demás. La preparación de las paredes es una etapa determinante y de mucha dedicación. Ayúdate con lijas y espátulas.

     

  5. Puertas y ventanas

    Cubre los marcos de ventanas y puertas con cinta adhesiva para protegerlos de la pintura. En este paso debes ser cuidadoso, ya que si no lo haces con prolijidad, podrías arruinar alguna de tus puertas o ventanas, y luego tenadrás doble trabajo. No olvides también proteger enchufes, estufas, o cualquier elemento que esté junto a la pared.

  6. Pintura de preparación

    Antes de utilizar la pintura elegida, lo mejor es cubrir las paredes con una mezcla o pintura de preparación para ocultar irregularidades o tapar la pintura anterior, en el caso de que sea de un color oscuro que vayas a tapar con otro más claro. Esta pintura consigue una mayor uniformidad de las paredes. Deja secar durante 24 horas y comienza a pintar tu casa. 

  7. Hora de pintar

    Una vez listas las paredes, es momento de comenzar a pintar. Puedes utilizar un rodillo para la zona central de cada pared y un pincel para los bordes. No cargues el rodillo con mucha pintura y escúrrelo antes de aplicar sobre la pared. Pásalo una y otra vez hasta que la pintura luzca uniforme. Deja secar 24 horas y repite la operación una o dos veces más. Con tres capas de pintura las paredes quedarán perfectas. 

  8. Orden y aireación

    Si quieres pintar el interior de una casa, comienza siempre por la habitación más grande para finalizar con la más pequeña y mantén siempre las ventanas abiertas así como las puertas (de ser posible). Utiliza los elementos limpios y si también quieres cambiar los pisos hazlo una vez finalizada la etapa de pintar para que éstos no se deterioren con posibles salpicaduras.

     

¿sabías qué...?

Si es la primera vez que pintas tu casa, es probable que no sepas calcular la cantidad de pintura que se necesita por metro cuadrado. Para que tengas una idea: necesitarás 1 litro de pintura de calidad por cada 10 m2 de pared o bien 1 litro de pintura barata por cada 5 m2 de pared. En el caso de paredes rugosas hablamos de 1 litro de pintura para entre 4 y 6 m2 y si utilizas esmaltes sintéticos la medida es de 1 litro cada 12 m2.