Peces de agua salada

Aprende todo cuanto necesitas saber sobre el cuidado de los peces de agua salada

Tener mascotas o animales de compañía en casa es una de las mejores decisiones que puedes tomar en tu vida. Gracias a ellos mejora tu salud, tanto psicológica como física. Por eso desde Spoots hemos decidido contar todo cuanto necesitar saber para que tengas en tu casa peces de agua salada y el acuario luzca precioso todos y cada uno de los días del año.

A estas especies también se les considera como peces marinos, y necesitan unos cuidados diferentes a los de agua dulce. Por eso es importante saber qué animales pueden compartir el acuario y qué es lo que hace falta para que estén sanos, bonitos y plenos de vida y alegría.

    Índice

  1. Compatibilidad entre especies

    Compatibilidad entre especies

    Lo primero que tienes que saber antes de decidirte por montar un acuario de agua salada en casa es conocer la compatibilidad entre especies. Aunque la mayor parte de ellos pueden convivir sin problemas, algunos son excesivamente territoriales o pueden interferir en la vida y tendencia natural de otros peces.

  2. Nivel de sal

    Nivel de sal

    Un detalle básico que no puedes olvidar para tu acuario es que has de controlar con pericia el nivel de sal. Recuerda que tanto el defecto como el exceso pueden acabar en tragedia. Para que no les afecte en ningún sentido, debes calcular siempre que ronde entre 1.020 y 1.023.

  3. Comida y alimentación

    Comida y alimentación

    Si mezclas diversas especies, recuerda que no todas son igual de veloces. Así pues, es importante que todos tengan el mismo nivel de alimentación según su tamaño. Trata de conseguir que cada uno obtenga su ración de comida para evitar problemas.

  4. Carga del acuario

    Carga del acuario

    Por mucho que te gusten diversas especies de peces de agua salada, debes cargar el acuario lo necesario. Cada animal necesita unos 10 galones de agua o más, según su tamaño. Así pues, piensa bien en las medidas y la cantidad de ejemplares que podrán convivir sin problemas.

  5. Luz del acuario

    Luz del acuario

    Para los peces de agua salada, la mejor luz que existe es la natural. Trata de situar el acuario en un lugar de tu hogar en el que entre luz solar de forma directa para que sientan que están en un lugar muy similar a su hábitat normal.

  6. Entorno del acuario

    Entorno del acuario

    Es también necesario que el acuario tenga un entorno adecuado y cuidado con mimo. Recrea para ellos un lugar que les resulte lo más natural en el que que puedas ir añadiendo arrecifes, plantas y todo cuanto sirva para simular un fondo marino.

  7. Limpieza del acuario

    Limpieza del acuario

    Tener el acuario bien limpio es necesario para que tus peces de agua salada sobrevivan sin contratiempo alguno. Tienes que hacerlo al menos una vez a la semana y has de cambiar como mínimo el 40% de toda el agua de la pecera. También debes extraer una vez por mes los excrementos que van dejando los animales.

  8. Temperatura del hábitat

    Temperatura del hábitat

    El hábitat que crees para tus peces de agua salada debe tener una temperatura que ronde entre los 15 y los 27 grados. Recuerda esto si vives en zonas muy frías o excesivamente cálidas. Tendrás que añadir un termostato para regular el clima de entorno controlado.

  9. pH del agua

    pH del agua

    Otro elemento que has de cuidar en tu acuario para peces de agua salada es el pH. El ideal ronda el 8,2, junto con 5 ppm de nivel de nitratos y entre 2,5 y 3,5 meg/l de alalinidad. Aunque parezca complicado, en realidad no lo es y en cualquier lugar especializado te ayudarán sin problema.

  10. Los mejores peces de agua salada para acuario

    Los mejores peces de agua salada para acuario

    Los mejores peces de agua salada que puedes tener en tu acuario son las damiselas, que tienen una gran resistencia, los peces payaso, que son muy compatibles y necesitan menos cuidados, los peces cirujano, pues comen algas y son muy útiles para la limpieza, o los gobios o blenios, pequeños, resistentes y controladores de los fondos marinos.

    Si por el contrario buscas un reto complejo, puedes introducir peces ballesta, peces león o peces ángel. Los dos primeros son especies muy agresivas que jamás deben compartir acuario con otros pequeños, pues se los comerán atodos. El último es un animal de muy difícil mantenimiento.

Como puedes comprobar, mantener un acuario con peces de agua salada requiere cariño, atención y dedicación. Si tu ilusión es tener una bonita pecera con diferentes especies, ten en cuenta toda esta información y lánzate a la piscina para disfrutar como un niño cuidando a estas peculiares mascotas.

¿sabías qué...?

El pez piedra es considerado como el pez de agua salada más venenoso de todos. Se encuentra en la zona del mar Caribe y una sola picadura suya puede matar a un humano adulto. Si sufres un ataque de esta especie, recuerda que el agua caliente a más de 110ºC puede neutralizar las consecuencias. No obstante, si no se siente amenazado, es un animal muy tranquilo.