El moquillo en los gatos

Te damos la clave para entender en qué consiste la enfermedad del moquillo en gatos

El moquillo en los gatos, también conocido con el nombre de Panleucopenia Felina (PF), es una de las enfermdades más graves a las que están expuestas nuestras mascotas ya que el riesgo de mortalidad llega a ser asombrosamente alto, especialmente en aquellos gatos que no han sido sometidos a una vacuna de prevención.

La visita al veterinario es imprescindible para detectar la enfermedad, por lo que prestar especial atención a los síntomas de nuestro gato nos ayudará a identificar un posible contagio y a tomar las medidas necesarias para intentar sanarlo.

¿Qué es el moquillo felino?

El moquillo en los gatos, Paleucopenia Felina o moquillo felino, es una enfermedad que se transmite a través del parvovirus felino. Este virus se encuentra presente en el ambiente y su vida puede alargarse hasta un año siendo extremadamente resistente, por lo que todos los gatos están expuestos a su contagio. El moquillo felino a pesar de parecer similar, nada tiene que ver con la enfermedad del moquillo canino.




La enfermedad del moquillo felino afecta principalmente al sistema digestivo y al sistema nervioso de los gatos. En ningún caso afecta al ser humano.

Contagio

El contagio del moquillo felino se produce a través de heces infectadas, orina o cualquier otro tipo de secreción, por lo que resulta altamente peligroso que nuestro gato esté en contacto con este tipo de secreciones de otros gatos, especialmente si se trata de gatos callejeros, incluso con aquellos objetos de gatos que estén infectados como cojines, mantas, o plato de comida, bandejas con arena o colchones.

Los propios dueños incluso pueden ser portadores del virus al manipular objetos de gatos infectados, por lo que pueden transmitirlo fácilmente a sus mascotas.

Hay que tener en cuenta que los gatos infectados pueden tener el virus en orina y heces hasta seis semanas después del contagio incluso aunque ya estén curados.

Síntomas

Los síntomas más comunes que provoca el moquillo en gatos, suelen aparecer entre dos y diez días después del contagio y generalmente son los siguientes:

  • Decaimiento
  • Falta de apetito
  • Diarrea con heces sangrantes
  • Vómitos con espuma
  • Deshidratación
  • Fiebre
  • Secreciones nasales

Tratamiento

En primer lugar y una vez que se ha identificado el contagio por moquillo en gatos, es fundamental administrar un tratamiento para contrarrestar la deshidratación provocada por los vómitos y la diarrea. En ocasiones es necesario administrar antibióticos para evitar infecciones secundarias derivadas de la enfermedad, debido a que el sistema inmunológico se encuentra debilitado y por tanto es más susceptible al ataque de bacterias.

Hay que destacar que no existe ningún tratamiento que afecte al virus directamente por lo que los cuidados se centran en paliar los síntomas y evitar infecciones.

Los gatos que han sido capaces de superar la enfermedad del moquillo felino serán capaces de desarrollar inmunidad ante futuros contagios.

La forma más efectiva de evitar el contagio del moquillo en gatos es aplicando una vacuna antes de que se produzca la infección, ya que en el caso de aplicarla cuando se ha producido contagio ya no será efectiva.

El moquillo felino es muy agresivo en el caso de gatos jóvenes, sin embargo en el caso de gatos mayores existen más probabilidades de superar la enfermedad siempre y cuando tengan un buen estado de salud. La consulta con el veterinario es fundamental para asegurar un tratamiento adecuado y aumentar la probabilidad de recuperación.

¿sabías qué...?

Las probabilidades de superar el contagio por moquillo felino aumentan una vez que se han superado los primeros cinco días de enfermedad.

comenta y pregunta