Cómo se mide el ph del suelo

Descubrimos diferentes métodos eficaces para saber qué puedes cultivar en tu huerto según el ph

Saber el pH del suelo es muy importante para conocer qué plantas se pueden cultivar y cuáles no. De lo contrario, podemos tratar de crear un huerto o jardín y fracasar en el intento. Por eso, desde Spoots mostraremos dos métodos para medirlo y estar seguros de qué tipo de terreno poseemos.

Recuerda que el pH se mide en una escala de 1 a 14, siendo la parte más baja de la tabla destinada a entornos ácidos, mientras que la más alta ofrecerá la alcalinidad. No obstante, debemos recordar que una gran mayoría de plantas necesita suelos neutros, algo que se encuentra entre los niveles 6 a 8 de pH.

    Índice

  1. Coger muestra del suelo

    Coger muestra del suelo

    Lo primero que hemos de hacer a la hora de medir el pH del suelo es coger una muestra. Para ello, debemos medir la extensión del terreno y dividirlo en partes iguales. Es decir, si tenemos 10 metros cuadrados, podemos separarlo en 10 porciones simétricas, cogiendo un trozo de terreno proporcional en cada una de las zonas a una profundidad de entre 10 y 80 centímetros, según el tipo de plantas que deseemos cultivar.

  2. Mezclamos la tierra

    Mezclamos la tierra

    Ahora toca mezclar toda la tierra que hemos cogido del terreno en partes iguales y homogéneas, es decir, con cantidades idénticas, para que quede un todo compacto y los resultados de la medición de pH sean lo más exactas posible.

  3. Añadimos agua destilada

    Añadimos agua destilada

    Echamos la tierra en un recipiente y añadimos agua destilada. Lo ideal es que haya la misma cantidad de tierra que de líquido, así que si recogemos 10 gramos, habrá que verter otros 10 de agua destilada.

  4. Reposamos la mezcla

    Reposamos la mezcla

    A continuación, toca reposar la mezcla durante un par de horas. Previamente hemos removido todo para que quede con una textura pastosa.

  5. Introducimos el medidor de pH

    Introducimos el medidor de pH

    A continuación, debemos introducir en la mezcla una tira de pH, que se pueden encontrar en supermercados o ferreterías. Aunque se usen habitualmente para medir en piscinas u otros lugares, también sirven para este propósito.

    Según el color que tome la tira de medición de pH, sabremos qué tipo de suelo tenemos y qué podemos cultivar en el terreno.

  6. Método casero

    Método casero

    Otro método que puedes usar para medir el pH requiere de vinagre y bicarbonato sódico. Esta forma es más casera y no tan exacta como la anteriormente descrita, pero igualmente útil.

    Para realizarla, debes coger dos muestras iguales de tierra. Cada una de ellas las reposas en un recipiente y la mezclas con la misma cantidad de agua destilada.

    En la primera, debes añadir vinagre, y observas la reacción. Si salen burbujas, es que tienes suelo alcalino, pues reacciona con el ácido.

    En la segunda, mezclamos con bicarbonato, y esperamos la misma operación. Si burbujea, es que tenemos un suelo ácido.

Observamos pues que medir el pH del suelo es bastante sencillo y muy necesario para saber si nuestros cultivos van a florecer o no. Es importante realizar esta operación para evitar el fracaso y la frustración al observar que nada de lo que se planta crece como debe.

¿sabías qué...?

Uno de los líquidos más ácidos que existen está en el estómago humano. El ácido gástrico, encargado de procesar cuanto ingerimos, tiene un pH de 2, más bajo aún que el del zumo de limón.