Cómo limpiar una chimenea de leña

Aprende a limpiar tu chimenea con métodos caseros, sencillos y efectivos

Con la llegada de las estaciones frías, toca cambiar la ropa de verano por los abrigos, y acondicionar la casa para los días venideros. Entre las tareas pendientes, una es muy importante, y es limpiar la chimenea de leña en aquellos hogares que la tengan.

Limpiar bien una chimenea de leña es muy importante de cara al invierno, puesto que existen sustancias como la creosota o el hollín, que se adhieren a las paredes y pueden provocar que la extracción de humos no sea correcta, llegando a desembocar en pequeños incendios o problemas respiratorios en las personas que estén en las proximidades. Por tanto, es recomendable dar una pasada antes de utilizarla, y otra cuando acabe el frío y su uso.

Hoy en Spoots te daremos las indicaciones para que sepas cómo limpiar una chimenea de leña fácilmente.

    Índice

  1. Método del cepillo de alambre

    Como es evidente, para usar este método de deshollinar una chimenena por dentro, necesitas un cepillo de alambre. A continuación debes de seguir los siguientes pasos.

    • En primer lugar, deberás cubrir el tiro de la chimenea con una lona o sábana, que debe estar bien ajustado con cinta adhesiva o americana
    • A continuación, inserta el cepillo de alambre en la chimenea y muévelo con fuerza y a conciencia, de arriba hacia abajo por toda la longitud de la chimenea y en todas las paredes
    • Si no llegas bien a alguna esquina, puedes acoplarle un brazo extensible. Además, debes de de poner especial interés en la parte superior, donde se suele acumular más hollín y creosota
    • También con este método puedes subir a la parte alta de tu chimenea y limpiar desde arriba. Pero sea como fuere, es importante que te equipes con ropa vieja que se pueda manchar, unas gafas de protección y una boquilla para evitar inhalar los humos que saldrán
    • Recuerda apartar todos los muebles cercanos a la chimenea o cubrirlos con lona o mantas para evitar que se llenen de hollín durante el proceso de limpieza de la chimenea
    • Una vez hayas terminado de limpiar con el cepillo de alambre, retira el hollín caído y prepárate a disfrutar de la chimenea durante todo el invierno
  2. Método de la grava

    En los mercados se venden unas gravas que pueden ser muy útiles para limpiar la chimenea. En este caso, tan solo hay que volcarlas teniendo un contenedor debajo que las recoja. No obstante, la forma más efectiva es metiéndolas en una bolsa resistente de tela que se ata con una cuerda.

    Con este método, desde la parte alta, la puedes usar como si se tratase de un cepillo, dando con ella en las paredes para quitar el hollín y la creosota. Ten en cuenta que si utilizas el método de la bolsa con grava, quizás necesites la ayuda de alguien, ya que puede resultar pesada.

  3. Método de la cadena

    Otro método casero que puedes usar para limpiar tu chimenea de leña es con una cadena, que debe ser atada al extremo de un alambre suficientemente largo y resistente para que haga las veces de brazo extensible. De esta forma, puedes golpear y raspar las paredes para lograr que el hollín caiga hasta abajo y quede todo limpio para que la extracción de humos sea correcta.

    En este caso lo mejor es utilizar una cadena de buen tamaño, que no sea demasiado pesada, pero tampoco demasiado pequeña, porque no conseguirás el efecto de raspar que buscas.

  4. Método del tronco deshollinador

    Otro de los métodos más rápidos para facilitar la limpieza de una chimenea de leña, es mediante el uso de un tronco deshollinador, uno de los productos más innovadores de limpieza. Si bien no constituyen un método de limpieza completo, su uso puede ser de gran utilidad a la hora de servir como mantenimiento.

    Los troncos deshollinadores o limpiadores están tratados con una serie de sustancias químicas que favorecen el desprendimiento de creosota, material oscuro de alquitrán que se adhiere a las paredes de la chimenea. El fuego producido por la quema del tronco, favorece que la creosota se transforme en cenizas. 

    La limpieza con el tronco deshollinador se hará más notable con el uso continuado de la chimenea cuando vayan cayendo las escamas de creosota. 

Recuerda en todo momento usar ropa adecuada siempre que desees limpiar la chimenea de leña. Además, es importante utilizar gafas protectoras para los ojos y boquillas para la nariz y boca, evitando de esta forma respirar restos de hollín, que son muy perjudiciales para nuestra salud. Hazlo con tiempo, sin apresurarte, y siempre es mejor que cuentes con otra persona que esté a tu lado por si necesitas ayuda.

¿sabías qué...?

En la ciudad de Madrid se ubica uno de los edificios históricos con más chimeneas del mundo. De hecho, es conocido como la Casa de las Siete Chimeneas, data de antes de 1570 y ha sido residencia de personajes históricos como Marqués de Esquilache, o sede del Banco de Castilla, el Lyceum Club Femenino, el Banco Urquijo o el Ministerio de Educación y Ciencia.

comenta y pregunta