Cómo limpiar las tuberías del fregadero

Aprende paso a paso a tener las tuberías del fregadero en perfecto estado

Ya que por el desagüe de la cocina echamos muchos desperdicios, restos de jabón y grasa, y suciedad de vajillas, cuberterías, sartenes y ollas, vamos a aprender a limpiar las tuberías del fregadero, pues es normal que se obstruyan y cojan malos olores que resultan realmente desagradables.

Para realizar este sencillo proceso que veremos a continuación, vamos a necesitar un desatascador, una herramienta de drenaje de plástico que puedes encontrar en cualquier ferretería, vinagre blanco, limón y agua caliente. Además, puedes añadir, si tienes, una almohadilla eléctrica, aunque este último elemento no es totalmente necesario y puedes realizar todo el proceso sin ella.

    Índice

  1. Usa el desatascador

    Usa el desatascador

    En general, una tubería de fregadero se ensucia por la acumulación de grasas y desperdicios que caen por el desagüe. Así pues, lo primero que haremos será liberar en la mayor parte posible la cañería.

    Para usar el desatascador, llena el fregadero de agua hasta la mitad de su capacidad y crea un sello hermético presionando con fuerza el objeto sobre el desagüe. Empuja hacia arriba y abajo varias veces para rebajar la posible obstrucción y acumulación de grasas.

  2. Limpiamos con la herramienta de drenaje

    Limpiamos con la herramienta de drenaje

    A continuación, seguimos el proceso de limpieza de la tubería del fregadero usando la herramienta de drenaje. Verás que es un palo largo de plástico flexible con una cerdas alrededor. Introdúcela por el desagüe y muévela de arriba hacia abajo varias veces para seguir quitando porquería del tubo.

  3. Prepara una solución casera

    Prepara una solución casera

    A continuación, vamos a preparar una solución casera capaz de degradar todo cuanto haya a lo largo de la tubería y aún no ha salido tras el proceso anterior. Además, este sistema sirve para acabar con posibles malos olores.

    Mezcla una taza de vinagre blanco con el zumo de varios limones y viértelos a través del desagüe de la tubería del fregadero. Recuerda quitar los huesos del cítrico. A continuación, deja actuar a la solución durante al menos 30 minutos.

  4. Añade agua caliente y usa la almohadilla

    Añade agua caliente y usa la almohadilla

    Para finalizar, después de haber dejado reposar la solución durante un buen rato, hierve varios vasos de agua caliente y viértelos por el drenaje de la tubería del fregadero para que termine de arrastrar todos los desperdicios, grasas y desechos que queden.

    Este proceso lo puedes reforzar envolviendo la cañería con una almohadilla eléctrica que procure más calor a la tubería del fregadero, logrando un excelente efecto de limpieza, desinfección y buen olor en toda tu cocina.

Dependiendo de cómo sea la obstrucción de la tubería del fregadero, o qué nivel de limpieza y buen olor quieras en tu cocina, puedes obviar alguno de estos pasos, puesto que no siempre las cañerías están tan sucias como para necesitar todo el proceso. No obstante, desde Spoots te recomendamos que seas concienzudo, pues del buen estado de esta parte de tu hogar dependerá el aroma que desprenda una zona importante de la casa.

¿sabías qué...?

El limón y el vinagre tienen una enorme cantidad de usos combinados que sirven para limpiar el hogar. Con ellos se pueden crear aromatizantes naturales, lavavajillas casero, limpiador de porcelana, o desengrasante de hornos, por poner solo algunos ejemplos.