Cómo limpiar la heladera y dejarla sin olor

Tu heladera debe estar siempre impecable. Spoots te dice cómo hacerlo

Abres tu nevera y percibes un lánguido y desagradable olor. No es espantoso, pero tampoco agradable. Esperas uno o dos días y comienzas a notar que el agua, la leche y las frutas se van impregnando de ese aroma no delicado. Eso quiere decir que tu heladera no está limpia y que algo se está descomponiendo en ella.

Nunca deberías llegar a esa situación. En la nevera guardas tu comida, de manera que debería ser uno de los complementos más limpios de tu hogar. Por otra parte, una nevera sucia no es sólo desagradable, sino que también puede convertirse en un atentado a la salud.

Trata de dedicarle unos minutos diarios a ordenarla y un rato semanal a mantenimiento. Una vez al mes deberías hacerle una limpieza profunda y total.

A continuación te mostramos como limpiar una heladera paso a paso y dejarla sin olores.

    Índice

  1. Vaciado

    Esto es en serio, así que desenchúfala de la red eléctrica. Luego debes vaciarla completamente. Piensa que, para que no se dañen los alimentos, estas limpiezas deben hacerse de la manera más corta y eficiente posible.

    Aprovecha para tirar a la basura todo lo que puede haber pasado su fecha de caducidad. Revisa bien sobre todo los frascos que se supone que duran mucho. En algún momento hay que botarlos.

  2. Limpieza interior

    Una vez que la nevera esté vacía, saca las estanterías y cajones. En el fregadero los lavarás con agua tibia, jabón y un estropajo. Enjuágalos y ponlas a secar.

    Las paredes interiores también deben lavarse con una esponja y jabón. Recuerda enjuagarlo bien para que no queden restos de detergente.

    La puerta interior de la nevera también tiene estanterías que no pueden sacarse, lávalas con cuidado y usa un pequeño cepillo para llegar a los sitios inaccesibles.

    Las juntas de la puerta, y las gomas, deben frotarse con cuidado, ya que son zonas y materiales que juntan mucha mugre.

  3. Ordenar de nuevo

    Una vez que todo esté limpio y enjuagado, te recomendamos que hagas un último enjuague con vinagre blanco o con limón diluido. Ambos productos son naturales y antisépticos.

    Una vez que esté todo bien limpio, coloca las baldas y cajones y vuelve a poner en su lugar los alimentos. Trata de que estén en los sitios adecuados. En la parte alta, que es la más fría, las comidas y bebidas como la leche. En la parte baja, las frutas y verduras.

  4. Para quitar el olor

    Si piensas que algún olor puede persistir puedes cortar en dos un limón e introducir en él clavos de olor. Dará una deliciosa fragancia a tu heladera. Otra opción es poner un poquito de algodón embebido en vinagre blanco o rojo, que absorberá los olores. Lo mismo hace un pequeño recipiente con bicarbonato de sodio o un trozo de carbón vegetal.

    Una vez que tu nevera está llena, vuelve a enchufar.

  5. Limpieza exterior

    Ahora es el momento de limpiar la heladera por fuera.

    Si tienes imanes o papeles en la puerta de la nevera éste es también el momento de eliminar papeles que no se necesitan o recordatorios pasados. Limpia los imanes con agua y jabón y pon a secar.

    Limpia bien las puertas exteriores, los laterales y la parte superior. Usa también un estropajo con detergente suave, para no dañar el esmalte o el acero inoxidable. Si hay mugre pegada, con alcohol y un algodón puedes quitarlo sin estropear el revestimiento. Seca bien.

No olvides que de tanto en tanto hay que hacer un mantenimiento profesional de la nevera. La parte posterior suele acumular hebras y grasa. Un técnico podrá limpiarla de manera que siempre está a punto y no sobrecargues el sistema.

¿sabías qué...?

El inventor de la nevera fue el alemán Carl von Linde, quien en 1870 desarrolló el refrigerador por compresión. Luego, en 1923, los ingenieros Balzer von Platen y Karl Munters patentaron la nevera doméstica que hoy todos usamos.

comenta y pregunta