Cómo limpiar el filtro del aire acondicionado

Aprende a alargar la vida del aire acondicionado limpiando los filtros

El aire acondicionado es un aparato que no debe faltar en una casa. Gracias a los aparatos de climatización podemos tener el hogar a la temperatura adecuada durante todo el año, ya sea invierno o verano. Sin embargo, su mantenimiento y por supuesto su limpieza aunque es mínima, se debe respetar y realizar de forma periódica para que siempre funcione correctamente, no emita malos olores y no se estropee.

Existen diferentes tipos de aires acondicionados, los modelos más habituales son los que se empotran en la pared conocidos como aire acondicionado o climatizador de split de forma rectangular, aunque también es habitual encontrar otro tipo de aparatos como por ejemplo las unidades portátiles de aire acondicionado de un conducto y de doble conducto, más cuadrado,  así como el aire acondicionado centralizado, muy habitual tanto en casas como en grandes edificios, que distribuye el aire a través de rejillas.

Una de las partes más importantes del aire acondicionado es el filtro del aire, mantenerlo limpio y en buenas condiciones es primordial, debido a que el filtro sirve para evitar que las impurezas del exterior, como el polen o el polvo, entren dentro del habitáculo. Generalmente está hecho de un material fibroso o una especie de red que evita que las partículas penetren y pasen al circuito. Se encuentra en la parte frontal, por lo que son perfectamente lavables. Por eso te vamos a mostrar a continuación cómo limpiar el filtro así como los conductos del aire acondicionado a mano, que es la parte primordial para que funcione como debe, a partir de unas instrucciones muy sencillas.

Recuerda que necesitarás para este sencillo proceso un poco de agua y jabón líquido que harán de limpiador y harán un efecto similar a cualquiera de los productos limpiadores convencionales, y un par de paños, uno estará húmedo y el otro seco. Una vez que contamos con todos los materiales, y siguiendo los pasos descritos a continuación lograrás dejar en perfecto estado el filtro del aire acondicionado, que es la primera protección del equipo, pues purifica y filtra las partículas suspendidas en el ambiente logrando que el aire que inhalamos sea mucho mejor y más sano.

    Índice

  1. Desconectar la corriente eléctrica

    Desconectar la corriente eléctrica

    Como siempre que se va a trabajar con aparatos eléctricos, es conveniente bajar el diferencial de la corriente en el hogar para evitar posibles peligros provocados por la alta tensión.

    Es un consejo que damos continuamente desde Spoots para evitar desagradables accidentes domésticos ya que es uno de los problemas más comunes y sin embargo más peligrosos para la vida de la persona que en ese momento trabaja con aparatos eléctricos.

  2. Retirar la tapa frontal del aire acondicionado

    Retirar la tapa frontal del aire acondicionado

    Una vez hemos desconectado la corriente, la segunda parte es que quitar la tapa del aire acondicionado para comprobar la ubicación del filtro. Este proceso suele ser sencillo, puesto que lo normal es que haya algún botón o pestaña en los laterales del equipo. Al accionarlos, esta parte suele salir fácilmente, aunque dependerá de la marca pues cada fabricante usa uno o varios métodos.

    Recuerda que mientras haces presión en los botones o pestañas, has de tirar hacia arriba desde los laterales de la tapa hasta escuchar el "click". Ese es el momento en el que la pieza se habrá levantado del todo y nos permitirá manipular el interior del equipo.

  3. Sacar los filtros del aire acondicionado

    Sacar los filtros del aire acondicionado

    Ya tenemos abierto el aparato de aire acondicionado. Ahí es donde encontrarás los filtros del aire acondicionado, que son planos e irán encajados en pestañas, por lo general. Solo tienes que empujar hacia arriba para desencajar y luego hacia abajo para sacarlos.

    Ten cuidado de no romperlos ni permitir que se estropee nada del aparato, aunque verás que es un proceso sencillo y que no te dará problemas.

  4. Limpiar los filtros del aire acondicionado

    Limpiar los filtros del aire acondicionado

    Una vez tenemos los filtros fuera del aparato de aire acondicionado, los podemos manipular con más libertad. Será el momento de lavarlos bien con el paño húmedo, agua y jabón. Frota con tesón, puesto que acumulan una cantidad enorme de suciedad. Además, cuanto más cuidados y limpios estén, menos posibilidades tendrás de que se te estropee el equipo. También debes tener la precaución de que no se desencajen las piezas.

    Una vez los tienes en perfecto estado, llega el momento de enjuagarlos con abundante agua y secarlos con un paño. No hagas demasiada presión. Después, déjalos unos minutos para que pierdan toda su humedad antes de volver a colocarlos en el aparato.

  5. Volver a colocar los filtros del aire acondicionado

    Volver a colocar los filtros del aire acondicionado

    Hecho esto, es el momento de volver a colocar los filtros dentro del aparato de aire acondicionado. Recuerda bien cuál era su posición, encájalos en las pestañas en que iban situados, y asegúrate de que están como deben de modo que sigan ejerciendo su función al 100% y evitemos que una mala posición permita que las partículas nocivas del exterior penetren en el interior del lugar en el que nos encontramos.

  6. Cerrar la tapa y comprueba el funcionamiento del aire acondicionado

    Cerrar la tapa y comprueba el funcionamiento del aire acondicionado

    Cuando has colocado los filtros en su lugar adecuado, es el momento de volver a cerrar la tapa del aire acondicionado. Puedes aprovechar para limpiar toda la consola con un trapo húmedo y algún producto para el polvo.

    Hecho esto, comprueba que el aparato de aire acondicionado ha quedado bien y todo funciona según lo previsto. Vuelve a subir el diferencial y conecta la consola. Debes notar el aire fresco, la bajada del ruido al estar el equipo activo y la falta de mal olor que a veces acompaña a los filtros sucios.

Es evidente que limpiar los filtros de los equipos de aire acondicionado es un proceso sencillo que cualquiera debe hacer en casa. De esta forma, el aparato puede aguantar en prefecto estado de funcionamiento durante muchos años, y el gasto de corriente será bastante más bajo, a la vez que se crea un ambiente más saludable en casa. En cualquier caso no olvides que los filtros, especialmente los del auto, tienen una vida útil pasada la cual ya no sirven, por lo que tras un tiempo hay que cambiar el filtro y desinstalar las piezas para una correcta limpieza en profundidad.

Comprueba su estado cada año para saber cuando es necesario cambiarlo y comprar uno nuevo. Encontrarás a la venta los respuestos necesarios en la casa de la marca de tu aire acondicionado, y en tiendas especializadas en este tipo de piezas. En estas últimas es posible incluso que los adquieras por un precio más bajo.

¿sabías qué...?

Willis Haviland Carrier es un ingeniero norteamericano al que se le considera el padre e inventor del aire acondicionado. Algunos de los primeros clientes en tener estos pioneros aparatos fueron el Senado de los Estados Unidos o el Madison Square Garden. Además, montó la primera consola doméstica en un hogar de Minneapolis en 1914, e inauguró el Tokio Carrier de Japón en 1930, que, con el tiempo, se ha convertido en el mercado de aire acondicionado más importante del planeta.