Cómo limpiar la casa

Lee los siguientes trucos y consejos para limpiar la casa en menos tiempo y disfrutar de ella

A casi nadie le gusta limpiar por estos días. La mujer moderna prefiere salir de compras o realizar un taller de fotografía o cerámica antes que pasar la aspiradora o planchar la ropa. Es fácil encontrar un plan más atractivo aunque esto no significa que nos guste tener la casa sucia o la ropa arrugada. El orden y la limpieza aún son prioritarios aunque no el tiempo que queremos destinar a las tareas del hogar.

Parece difícil encontrarle una solución al problema y más en una época en la que además de amas de casa las mujeres son madres y profesionales. Pero hay formas de lograrlo. Lo primero es que ellos también participen de las rutinas cotidianas, lo segundo, organizar una rutina para limpiar la casa.

    Índice

Más orden en menos tiempo

¿Por dónde empezar cuando nunca lo hemos hecho? La limpieza del hogar es como cualquier otra tarea, requiere de cierto orden y de pautas específicas. Al menos si quieres lograr una limpieza eficiente y en poco tiempo. Por eso te ayudamos con una secuencia clara y concisa que te ayudará a organizarte.

  1. Colaboración de los miembros de la familia

    Es un consejo obvio pero que hay que remarcar pues la idea es pensar la limpieza de la casa como un trabajo colectivo entre las personas que habitan el hogar. Puedes dividir las tareas entre todos o pedir que no desordenen lo que has ordenado. Cada familia se organiza de manera diferente, lo importante es no creer que la mujer es quien debe realizar la limpieza del hogar sola.

  2. Limpiar de más grande a más pequeño

    Para limpiar la casa a fondo, comienza con las zonas más sucias como vidrios, cuartos de baño o pisos para luego ocuparte de las más pequeñas como quitar el polvo de los muebles o cambiar las sábanas. De esta forma, retirarás el polvo más importante primero para luego ocuparte de la suciedad más pequeña y evitarás que los muebles vuelvan a ensuciarse con el polvo que se levanta al limpiar los pisos y los vidrios.

  3. Limpieza de vidrios y pisos

    Para limpiar los vidrios necesitas una bayeta limpia, agua y jabón aunque puedes usar un limpiador para vidrios. Pásalo por los cristales y luego recoge el jabón con la bayeta. Por último, pasa papel de diario o una servilleta de papel para quitar las marcas y pelusas que pudieran quedar adheridas a los vidrios.

    Antes de pasar el trapo para limpiar los pisos lo primero es barrer con precisión, mejor si lo haces con aspiradora pasándola por todos los rincones. Para limpiar alfombras de la casa, la aspiradora será un electrodoméstico necesario. En el caso de pisos de cerámica, mezcla un balde con agua y añade un producto específico para pisos y pasa la fregona. Deja secar y repite la operación para que no queden marcas. Si el piso es de madera, recuerda usar un producto específico para madera.

     

  4. Limpieza del polvo

    Para lograr una limpieza de la casa a fondo, usa un paño de calidad y pásalo por los muebles ayudándote con un producto quitapolvo. Si los muebles necesitan de una capa de cera aplícala y luego pasa el paño. Revisa los recovecos y extrae todo el polvo. En el caso de las pantallas de televisores, ordenadores, etc. límpialas con productos específicos que puedes comprar en las casas de electrónica.

  5. Limpieza de cocina

    La cocina acumula mucha suciedad. Revisa cada centímetro y retira el polvo y la grasa con productos específicos para tal fin. Utiliza un producto limpiahornos para el horno y limpia la vajilla en el lavavajillas si tienes uno o con un detergente de calidad. ¿Cómo hacerlo? Moja la vajilla en el agua, luego quita los restos de suciedad con el estropajo y finalmente limpia con agua. Deja secar en el secaplatos. Revisa que la esponja esté limpia antes de pasarla por la vajilla. Limpia el microondas con un trapo por dentro y retira la comida de la nevera que lleva varios días dentro. Tira los restos de comida que no utilices y lleva la basura al contenedor. Aplica estos trucos de limpieza para no olvidar ningún rincón.

  6. Limpieza de baño

    Para el baño necesitas un producto con lavandina o específico para eliminar bacterias. Pásalo por el váter ayudándote con un cepillo, limpia bien la tabla y la tapa. Si tienes bidet, repite la operación. Recuerda limpiar también la bañera con el mismo producto y todos los accesorios del baño como el toallero, los grifos y la jabonera.

¿sabías qué...?

A la hora de pensar en productos de limpieza del hogar, elige los adecuados para cada tarea. Lee las etiquetas y guíate por ellas pues los anuncios publicitarios no siempre especifican sus usos. Evita los que tienen altas concentraciones pues pueden dañar muebles y artefactos. Recuerda utilizar guantes al limpiar toda la casa para que tus manos no entren en contacto con los productos.

comenta y pregunta