Cómo se limpia el acero inoxidable

Descubre el proceso y los mejores trucos para tener el acero inoxidable como el primer día

El acero inoxidable supone hoy día un elemento indispensable en nuestras vidas y hogares. Su enorme resistencia a todo tipo de pruebas diarias hace que fregaderos, utensilios de cocina, campanas extractoras, cubertería, electrodomésticos y aparatos, etc., estén fabricados con este material. Ahora bien, ¿has observado manchas que no desaparecen, y la suciedad perenne? Hoy en Spoots te ofrecemos una serie de trucos, procedimientos y productos para que el acero inoxidable de tu casa luzca brillante y limpio como el primer día.

A continuación, te mostramos, en primer lugar, dos procesos que debes llevar a cabo siempre antes de limpiar el acero inoxidable. Después, verás qué productos puedes utilizar para que brille como si fuese nuevo.

    Índice

  1. Quita la suciedad superficial

    Lo primero que haremos para limpiar el acero inoxidable será quitar la suciedad superficial. Para ello, podemos usar una toalla húmeda o un trapo de microfibra combinado con un detergente suave, como los que utilizamos para lavar las vajillas, por ejemplo.

  2. Pulir las superficies de acero inoxidable

    A continuación, pulimos la superficie de acero inoxidable que deseamos limpiar. Para ello, puedes usar un paño de microfibra con algún producto como aceite de oliva, jugo de limón o limpiador de cristales. Cualquiera de ellos será útil y efectivo.

  3. Limpieza a fondo del acero inoxidable con jabón

    Una vez hemos quitado la suciedad de la parte superficial del acero inoxidable y hemos pulido, llega el momento de realizar la limpieza en profundidad. Para ello, existen diferentes productos útiles. Algunos los tendremos en casa, otros más especializados tendrás que comprarlos.

    Por ejemplo, con un trapo o una bayeta y un jabón para lavar vajillas podemos dar una segunda pasada tras haber pulido el acero inoxidable. En este caso, hemos de ser más concienzudos y exigentes para que todo quede brillante y nuevo.

  4. Usa productos específicos

    También puedes hacer uso de productos específicos para el acero inoxidable, pues en los supermercados y grandes superficies existen estos jabones. Una vez has quitado la suciedad superficial y has pulido, sigue las instrucciones concretas de cada limpiador en particular para evitar problemas serios.

  5. Utiliza vinagre

    El vinagre es uno de los grandes aliados en la limpieza del hogar. Sirve para casi todo, dado su alto grado de acidez. Puedes usarlo en las lavadoras, para la ropa blanca y clara, en el lavavajillas, para impedir la aparición de cal, en el suelo, para lograr que brille, etc. Por supuesto, también es útil en el acero inoxidable. Moja un poco en el trapo y presiona y muévelo sobre la superficie para dejarla como nueva.

  6. Uso de vaselina líquida

    Otro producto que tal vez tengas por casa y es muy útil para limpiar el acero inoxidable tras la pasada superficial y el pulido, es la vaselina líquida. El procedimiento es muy similar al del vinagre. Unta un trapo con el producto y pásalo por la superficie hasta conseguir el brillo que andas buscando.

  7. Usa jugo de limón

    Al igual que para pulir, el jugo de limón puede ser muy útil para la limpieza de las superficies de acero inoxidable. Tan solo tienes que aplicar sobre el lugar con un trapo bien empapado. Luego, aclara con agua y seca con un paño para disfrutar de los brillantes resultados.

Podemos observar que limpiar acero inoxidable es verdaderamente sencillo. Recuerda realizar cualquiera de estos trucos a menudo para que tu hogar brille como el primer día.

¿sabías qué...?

La estructura de acero inoxidable más alta del mundo de la que se tiene constancia es la Torre Burj Khalifa, ubicada en Dubái, la capital de Emiratos Árabes Unidos. Es un rascacielos de 828 metros de altura, fabricado en hormigón armado durante sus primeros 586 metros, es decir, hasta la planta 156, y el resto en acero, pues es más ligero.

comenta y pregunta