Cómo se lavan los peluches

Sigue paso a paso los siguientes consejos para lavar los peluches de los pequeños

Los peluches forman parte importante de la etapa de crecimiento de los niños, de hecho se convierten en algunas ocasiones en pequeños "amigos" inseparables que además de aportarle seguridad les ayudan a sentirse acompañados.

Sin embargo, los peluches tienden a ser uno de los focos más importantes de polvo y bacterias e incluso causantes de alergías, por lo que se les debe de lavar correctamente y desinfectar de forma cuidadosa de modo que sean seguros y sigan siendo el perfecto compañero de juegos de los más pequeños de la casa.

A continuación te dejamos las mejores recomendaciones para lavar los peluches de los niños.

    Índice

  1. Consulta la etiqueta para averiguar como lavarlo

    En primer lugar nada mejor que seguir las instrucciones que vienen en la etiqueta de cada muñeco para proceder correctamente a realizar el lavado que se indica.

    En algunas ocasiones en función del tejido o del tipo de de relleno del peluche, así como por su tamaño es recomendable seguir un procedimiento u otro a la hora de lavado. De este modo y siguiendo las instrucciones específícas conseguiremos que los peluches de los más pequeños se conserven en buen estado durante mucho más tiempo.

  2. Comprueba que no haya partes descosidas

    Antes de meter un peluche en la lavadora, o de proceder a lavarlo o desinfectarlo es de gran importancia comprobar que se encuentra en buenas condiciones y que no hay partes descosidas o susceptibles de sufrir modificaciones durante el proceso de lavado. 

    Obviar este paso puede provocar que el relleno que se encuentra en el interior del peluche se salga, lo que provocaría que el muñeco se deshiciera. Recuerda reforzar las costuras cada cierto tiempo y apretar levemente el muñeco una vez que se haya lavado para evitar que se deforme.

  3. Introduce el peluche en una bolsa de tela

    La mejor forma de proteger un peluche durante el lavado es introduciéndolo en el interior de una bolsa de algodón, aislado del resto de la ropa. De este modo podremos evitar que se mezclen los colores con el resto de las prendas, o que el roce con las paredes de la lavadora pueda dañarlo. Así quedará aislado del resto de la colada y perfectamente protegido en el caso de que pudiera desprenderse alguna pieza como ojos o botones.

  4. Utiliza un desinfectante durante el enjuague

    En función de la suciedad que contenga el peluche, puede ser necesario agregar al agua del lavado algún tipo de desinfectante que ayude a eliminar eficazmente el polvo o las bacterias que hayan quedado adheridas en el pelo del muñeco.

    En primer lugar, si hay manchas difíciles puedes rociarlo con un producto quitamanchas antes de meterlo en la lavadora, y para desinfectar correctaemnte agrega 2 tapones de vinagre blanco. Siempre es recomendable frotar una parte del muñeco con el producto que vamos a utilizar para desinfectar con el fin de asegurarnos de que no lo estropeará.

  5. Elige un suavizante suave

    No hay nada más agradable que disfrutar de un deliciosos aroma a limpio una vez que hemos lavado nuestros peluches. Elige un producto suave, el que se utiliza para lavar la ropa de los bebés por ejemplo, es uno de los más recomendables. Si no queremos añadirlo al agua de lavado, podemos mezclarlo con agua en un pulverizador y rociarlo sobre el peluche. De este modo se extenderá el aroma, el pelito del peluche quedará más suave y abrazarlo será toda una delicia.

  6. Deja que se sequen al aire libre

    Es aconsejable evitar en la medidad de lo posible el uso de la secadora para terminar de lavar los muñecos, ya que esta podria dañar su forma original.

    La mejor forma de conseguir un buen acabado en el lavado de los peluches es dejando que se sequen al aire libre preferiblemente en un lugar soleado para evitar que el sol dañe el color. Debemos prestar especial a que el secado sea completo, ya que es posible que la parte superficial haya quedado seca pero el interior aún esté mojado. 

    Dependiendo del tamaño y del clima deberemos dejarlo como mínimo un día secándose para asegurarnos de que no hay partes mojadas.

Siguiendo estos sencillos pasos muy fáciles de llevar a cabo podremos fomentar el hábito de que los pequeños aprendan a lavar los pelcuhes. En poco tiempo los tendremos completamente limpios y listos para jugar.

¿sabías qué...?

Los peluches que no admitan el lavado tradicional quedarán impecables introduciéndolos en una bolsa con bicarbonato. Agitar, desempolvar y pasar un cepillo los dejará como nuevos.

comenta y pregunta