Cómo hacer un insecticida natural para tu jardín

Aprende a fabricar tu propio insecticida casero y ahorra un buen dinero

¿Tienes poco dinero para cuidar tu jardín? No te preocupes, desde Spoots te vamos a explicar el método para crear un insecticida natural que podrás hacer en casa sin demasiado recargo. Gracias a este producto ya puedes tener tus flores y plantas en perfecto estado de salud sin ningún tipo de contraprestación, problemas para el medio ambiente o sufriendo el uso de sustancias tóxicas.

¿Te atreves a crear tu propio insecticida natural y ecológico para tener el jardín más bello y cuidado de todo el vecindario? Toma nota, porque comenzamos ya.

    Índice

  1. Consigue todos los ingredientes

    Lo primero que debes hacer es conseguir todos los ingredientes naturales para obtener el insecticida. Así pues, para un litro de producto necesitarás un litro de agua osmotizada, 3 ajos y varias peladuras de cebolla, 10 gramos de tomillo, romero, albahaca y lavanda y 2 cucharadas cafeteras de jabón potásico.

  2. Tritura los ajos y las hierbas

    Lo primero que haremos será por un lado triturar el ajo y las cebollas hasta que queden en pequeños trocitos. Lo mismo haremos con todas las hierbas aromáticas previamente preparadas. En este caso la lavanda, el tomillo, la albahaca y el romero. Puedes mezclar todas.

  3. Mezclar y hervir

    Ahora toca comenzar con la mezcla. Para ello vertemos el litro de agua osmotizada en una olla y le añadimos la picada de hierbas y de ajos y cebollas. Toca poner todo a fuego lento y esperar hasta que hierva.

  4. Maceración y enfriamiento

    Una vez hemos llevado a ebullición la mezcla, la apartamos del fuego y la dejamos macerar tapada durante uno o dos días. Una vez pasado este tiempo, volvemos a llevarla a cocer y la echamos a un envase donde lo dejaremos enfriar mientras está tapada.

  5. Añadir el jabón

    Una vez se ha enfriado la mezcla, debemos colar el producto para quitar los restos y añadir las dos cucharadas cafeteras del jabón potásico. Se mezcla todo bien hasta que quede perfectamente agitado y se guarda en un recipiente opaco en un lugar fresco y protegido.

  6. Cómo se usa

    Cada vez que quieras usar este insecticida natural, puedes aplicar desde un pulverizador. Si puedes, hazlo a mediodía, cuando la temperatura sea agradable, mojando bien la planta. Si comienzas con unos meses de antelación podrás usarlo como excelente preventivo.

  7. Otros insecticidas

    También puedes fabricar tu propio insecticida añadiendo una cucharada sopera de sulfato de amonio y otra de detergente a un litro de agua. Una vez mezclado todo, se puede pulverizar sobre la planta y actúa también como fertilizante.

    Otra buena opción es crear un insecticida natural a base de aceites. Has de mezclar en un galón de agua dos cucharadas de aceite de neem, de venta en viveros, junto a media cucharada de aceite de romero y otra media de aceite esencial de lavanda mas otras dos cucharadas de detergente líquido. Solo hay que juntarlo todo bien y pulverizar sobre la planta de forma frecuente.

Puedes comprobar que realizar tu propio insecticida natural para proteger tu jardín con mimo es muy sencillo. Además, las opciones son múltiples, variadas y adaptadas a todo tipo de bolsillos, tanto más pudientes como menos. ¿A qué esperas para poner estas enseñanzas en práctica?

¿sabías qué...?

Aunque en el control de plagas se usa la luz ultravioleta para atraer a insectos voladores, es el color azul el que más atrae a los mosquitos, por lo que es el más eficiente en este sentido.

comenta y pregunta