La iguana como mascota

Aprende todos los secretos para disfrutar de una exótica iguana como mascota

Como solemos decir en Spoots, la adopción de animales exóticos se ha puesto muy de moda en los últimos años. No es algo extraño, pues muchos famosos popularizaron este tipo de prácticas. Todos recordaremos el célebre cerdo que fue compañero inseparable de George Clooney. Sea como fuere, cualquier dueño tiene que ser responsable con el ser con el que decide compartir su vida, ya sea un perro o una iguana, que es el animal que hoy nos ocupa y del que te contaremos todos los secretos si lo quieres tener en casa como mascota.

La iguana es un reptil de tonos verdosos que suele medir poco más de medio metro en sus estadios más jóvenes, pero que podría alcanzar casi los dos metros una vez ha llegado a la edad adulta. No olvides este detalles si te decides por un animal como este como mascota. Además, puede llegar a vivir 13 años, así que es bastante longevo, recuérdalo siempre.

    Índice

  1. Hábitat de la iguana en el terrario

    Hábitat de la iguana en el terrario

    Para tener una iguana como mascota es imprescindible recrear su hábitat natural. Para ello hemos de obtener un lugar donde el animal vea reproducidas la temperatura y humedad a la que suele estar acostumbrada. Además, teniendo en cuenta el tamaño hasta el que puede llegar, debemos disponer de un buen espacio.

    Por ello hemos de comprar un terrario que reproduzca exactamente las condiciones de vida del animal. Así pues, el espacio debe contar con bastante longitud, anchura y altura. Esto es debido a que la iguana gusta de trepar, así que es importante introducir ramas y troncos por los que pueda ascender como si estuviese en su hábitat natural.

    El terrario debe contar con aparato para moderar las condiciones de temperatura y humedad. Así pues, jamás ha de bajar de los 25ºC en los momentos en que el animal esté poco activo. Pero por norma, la media ha de rondar los 28ºC a 32ºC.

    También se deberá poder ajustar la humedad, que tendrá que oscilar entre el 70% y el 85%.

    Además, el terrario necesita de arena en el fondo, con no menos de 10 centímetros de grosor. A ello hemos de sumarle un calefactor con luz fluorescente UBV 0.5 para la sintetización del la vitamina D por parte del animal.

    Finalmente, hemos de añadir algún tipo de recipiente de profundidad media para que el animal se bañe y un bebedero con agua que cambiaremos cada día.

  2. Qué come la iguana

    Qué come la iguana

    La alimentación es otro aspecto importante a tener en cuenta con la iguana como mascota. Este animal suele comer verduras, frutas, plantas y hojas, pero sobre todo insectos. Eso sí, no es muy comilona, por lo que con 3 veces a la semana estará sobradamente alimentada. Lo mejor no obstante es consultar con un profesional, aunque de adultas suelen ser mayoritariamente herbívoras.

  3. La salud de tu iguana

    La salud de tu iguana

    Como no puede ser menos, debes cuidar la salud de tu iguana. Recuerda hacerle revisiones periódicas en el veterinario para asegurarte de que está perfectamente. Además, si observas que su piel cambia de color o tiene un tono apagado, no lo dudes y consulta con el profesional.

    No es mala idea administrar complejos vitamínicos aptos para iguanas, aunque deben estar recetados por el veterinario.

    Si las uñas de la iguana crecen torcidas, han de ser cortadas por el profesional. No obstante, si mantenemos el terrario en perfecto estado, sin alteraciones ni corrientes, raro será que tenga alguna infección respiratoria. Además, evitaremos que le afecten agentes patógenos o sufra el problema de los ácaros o garrapatas.

  4. ¿Se puede adiestrar una iguana?

    ¿Se puede adiestrar una iguana?

    Ya sabemos que una iguana no es como un perro o un gato. No obstante, se puede coger al animal a la altura de la barriga, con mucho cuidado de no dañarla. Jamás se debe tomar por la cola, pues se podría desprender, y tampoco si abre las fauces o parece que va atacar. En esos momentos solo acrecentaríamos su agresividad.

    No obstante, una iguana es difícil de adiestrar. La puedes dejar corretear un rato a diario fuera del terrario y tratar de hacer progresos, pero has de ser muy tenaz, paciente y perseverante. Aun así, no están asegurados los resultados.

Si deseas tener en casa un animal cariñoso y pendiente de ti, la iguana no es tu elección acertada. Eso sí, si te gustan los reptiles bonitos, elegantes y cuidados, no dudes que esta mascota será todo eso y mucho más.

¿sabías qué...?

La iguana es capaz de desprenderse de su cola con suma facilidad si se siente amenazada o agarrada por este extremo. No obstante, luego le vuelve a crecer, aunque ya no poseerá los colores y tamaños del apéndice original. Si la pierde una segunda vez, ya no se regenerará más.