Ideas para crear un huerto con materiales reciclados

Aprende como hacer una huerta en casa y qué tipos de materiales utilizar para su construcción

Antes se creía que para poder cultivar una huerta hacía falta tener un buen terreno en el campo, así que todos los urbanitas nos quedábamos sin poder disfrutar del cultivo, la recolección... ¡y la degustación de nuestras propias verduras y hortalizas!

En los últimos años, sin embargo, se está volviendo cada vez más popular la puesta en marcha de huertos urbanos: huertas en macetas, huertos verticales, invernaderos hidropónicos... ¡incluso es posible crear un huerto colgante!. Estos se pueden llevar a cabo en cualquier rincón de la ciudad que se nos ocurra y donde se pueda aprovechar un pedazo de terreno, de hecho en muchos colegios ya se ha puesto en práctica la idea de enseñar a los niños a crear su propio mini huerto mediante la creación de un huerto escolar.

Si quieres puedes preparar un pequeño huerto familiar en tu casa: en una terraza, balcón, jardín... incluso en los salientes de las ventanas o en la pared. Dependiendo de la técnica y los materiales que utilices puedes usar como soporte de tu huerta ecológica muchos más lugares de los que te imaginas. Se acabó eso de tener geranios en el balcón, ahora es el momento de cultivar nuestros propios alimentos y tener tomates en vez de orquídeas o rosas.

En este artículo te queremos proponer un montón de ideas para un pequeño y sencillo huerto con materiales reciclados paso a paso. Así pondrás en marcha la filosofía de las tres erres: reducir, reutilizar, reciclar y darás una segunda vida a objetos, envases, muebles e incluso juguetes que de otro modo irían directos a la basura.

Si tienes un huerto urbano y artesanal y además utilizas cosas que pueden ser reciclables estarás llevando a cabo dos importantes acciones para llevar una vida más sostenible y en armonía con la naturaleza. Ya que vas a decidir decantarte por lo ecológico, lo mejor es que cultives tus hortalizas siguiendo métodos orgánicos, y sin usar pesticidas o abonos artificiales. 

No te pierdas las siguientes ideas de reciclaje y los pasos para poner en práctica la creación de un huerto familiar y económico con materiales sencillos y baratos.

    Índice

  1. Sacos

    Sacos

    Los sacos son estupendos contenedores de tierra para cultivar hortalizas y tubérculos. Una de sus principales ventajas, por ejemplo a la hora de plantar tubérculos, es que se les puede ir añadiendo tierra y haciéndolos más grandes según la planta lo vaya necesitando. Con esta técnica podremos tener estupendas plantas de patatas o de cualquier otra hortaliza que nos darán muchos frutos; eso sí, deben estar en un suelo que aguante bastante peso, ya que los sacos pueden contener mucha tierra.

  2. Latas

    Latas

    Las latas de conservas son otra magnífica opción para reciclar. Podemos usarlas como macetas una vez las hayamos limpiado bien y teniendo especial cuidado de no cortarnos con los bordes. Si es posible, lo mejor es hacerles unos agujeritos en el fondo para que se pueda drenar el agua. Las típicas latas de refrescos son ideales para hacer plantines pequeños, antes de pasarlos a grandes macetas. Las latas más grandes puedes usarlas como macetas.

  3. Botellas de plástico

    Botellas de plástico

    Las botellas plásticas también se pueden usar como macetas de pie si las cortamos por la mitad y las llenamos de tierra. Otra idea es hacerles una abertura en el centro donde pondremos la tierra, y un par de pequeños agujeros simétricos para pasarle un cordón y colgarla de la pared. Usando varias de ellas con esta técnica podremos montar un pequeño o gran huerto vertical.

    También se pueden usar las botellas como sistemas de riego. Coge una botella de plástico tapada, con un cuchillo haz una cruz en el tapón para que vaya saliendo el agua, llénala de agua hasta cubrir 2/3 de su capacidad y clávala boca abajo en la tierra de la maceta para que vaya soltando poco a poco el agua.

  4. Cajas de fruta

    Cajas de fruta

    Las cajas, sean de fruta o de otra cosa, tanto de madera como de plástico, son fantásticos contenedores para llenarlos de tierra y plantar hortalizas y verduras. Sus ventajas es que son muy robustas y tienen mucha capacidad, por lo que son adecuadas para plantas que requieran profundidad para las raíces. Este tipo de cajas generalmente las desechan en las fruterías y verdulerías, así que aprovecha y pídelas a tu verdulero para reutilizarlas.

  5. Estanterías

    Estanterías

    Puedes usar estanterías viejas para atornillarlas en alguna pared exterior que tengas inutilizada y colocar macetas, latas o lo que se te ocurra para plantar hortalizas y montarte una bonita huerta. También las puedes usar para colocar elementos de uso cotidiano, como palas, abonos, bolsas, guantes, etc creando un bonito y original espacio de ordenación.

    Las estanterías son ideales para hacer un pequeño huerto vertical, así como para hacer un invernadero pequeño en casa. Podremos elegirlas entre multitud de materiales y tamaños como por ejemplo de madera, hierro, utilizando tubos de pvc o policarbonato, tablas, cajones... que servirán para adaptarlas a cualquier espacio. Sin duda el resultado quedará de lo más original.

  6. Tetra bricks

    Tetra bricks

    Los envases de tetra brick desechables de la leche o el zumo pueden tener una segunda vida como recipientes para plantar. Córtalos por la mitad en horizontal, lávalos bien y llénalos de tierra para plantar allí lo que desees. Lo bueno de este material, es que puedes hacerle agujeros en la base fácilmente. Planta allí las hortalizas que sean de fácil crecimiento, como menta, albahaca, romero u orégano, y tendrás una pequeña huerta a la que podrás recurrir cómodamente para aderezar tus platos favoritos.

  7. Fundas de trajes

    Fundas de trajes

    Las fundas de trajes de plástico transparente, como las típicas que se usan en las tintorerías para proteger los trajes de tejidos más delicados, son muy útiles para cubrir nuestras plantas en las estaciones frías y hacer un pequeño invernadero casero.

    Para aprovecharlas haz un corte en la parte central del portatrajes de manera que quede una pieza grande, y procura que sea transparente para que deje pasar la luz. De este modo podrás proteger tus plantas de las inclemencias meteorológicas permitiendo que se conserven intactas.

  8. Palas de playa

    Palas de playa

    A los niños les encanta hacer castillos en la playa, y remover la tierra se convierte en su pasatiempo favorito. Cuando sus palas y rastrillos están viejos muchas veces acaban en la basura. En lugar de tirarlos podemos darles un nuevo uso como herramientas de nuestro huerto.

    Las palas de playa nos servirán para diversas actividades como por ejemplo para cavar, remover la tierra, añadir abono, vaciar una maceta... Conforme vayas construyendo tu pequeño huerto, te darás cuenta de que necesitarás recipientes y palas de todos los tamaños y sin duda esta será una gran opción.

  9. Envases de yogures

    Envases de yogures

    Los envases de yogures, una vez lavados y secos, son contenedores ideales para plantar semillas. Cada vez que te comas un yogur guárdalo y úsalo para tu huerta. Pueden ser de cristal o de plástico. Para usarlo sigue los siguientes pasos:

    • Lava bien el recipiente e introduce un pequeño tozo de algodón humedecido en agua.
    • Introduce en su interior una legumbre.
    • Coloca el envase en un lugar donde reciba luz de forma indirecta y espera unos dias para comenzar a ver los primeros bortes.
    • A partir de ahora puedes ir rellenando el envase de yogur con tierra, esto favorecerá el crecimiento de nuestra planta.
  10. CDs antiguos

    CDs antiguos

    Los CDs y DVDs que están rayados y ya no utilizamos pueden ser de gran ayuda en nuestra huerta urbana como espantapájaros. En muchas ocasiones los huertos urbanos son víctimas del ataque de pájaros que merodean en busca de comida, lo cual podría arruinar todo nuestro trabajo. Al colgar los CDs y DVDs por encima de las plantas, el brillo que deprenden al incidir los rayos de sol sobre ellos ahuyenta a los "visitantes" de las macetas evitando que se coman la plantación.

  11. Cañas

    Cañas

    Las cañas son otro de los accesorios que no pueden faltar en nuestro pequeño huerto o invernadero. Su principal función es la de entutorar las plantas, es decir,servir como guía y apoyo para que crezcan de forma adecuada y erguida evitando que los tallos se partan.

    Es importante comenzar a colocarlos cuando las plantas comienzan a desarrollar ramas (aproximadamente a los 25-30 cm de altura). Para atarlos a las plantas utiliza siempre material adecuado que no dañe las ramas ni los tallos. 

  12. Ruedas

    Ruedas

    Las ruedas antiguas como por ejemplo la de los carros son una forma muy bonita y estética de crear un bonito huerto en casa. Para que quede original debemos de tumbar la rueda en un terreno en el que haya suficiente tierra y utilizaremos cada uno de los compartimentos para plantar algo diferente. De este modo cuando nuestras plantas comiencen a crecer tendremos un bonito círculo dividido en porciones de diversos colores que le darán un toque único a nuestro huerto.

  13. Palets

    Palets

    Los palets son otra de las formas económicas en las que podemos utilizar productos desechables para hacer un huerto casero. 

    Podemos encontrar palets en grandes zonas donde se esten llevando a cabo construcciones. En internet encontrarás numerosos videos explicativos con las diversas formas en las que puedes apilar tus palets para crear tu pequeño huerto. La idea es crear cajones o un enorme contenedor en el que podremos plantar desde hortalizas hasta flores o cualquier otra cosa que se nos ocurra.

Además de todas estas ideas, no olvides que puedes aprender muchas formas de hacer y manejar un pequeño huerto a través de los vídeos que se enseñan en Internet. Y si te animas podrás seguir experimentando con nuevos tipos de huertos como por ejemplo invernaderos para caracoles, flores o bonsáis e incluso invernaderos automatizados, creados en formato pequeño al igual que si se trataran de maquetas a escala hechas en casa.

¿sabías qué...?

En varias ciudades del mundo hay un movimiento llamado guerrilla garden, cuya definición más aproximada se acerca al concepto de "jardinería de guerrilla" y que tienen como objetivo convertir las ciudades en "jardines comestibles". Sus acciones están entre el arte urbano y la contestación política. Se dedican a tomar solares llenos de escombros o jardineras muy deterioradas y a convertirlos en huertos urbanos para el uso y disfrute de los habitantes de las ciudades.