Ideas para hacer recipientes para velas

Dale armonía a tu hogar colocando velas artesanales en diferentes rincones

Las velas son un elemento decorativo que bien utilizado puede cambiar el ambiente de cualquier hogar. Son sensuales e íntimas, y llenas de matices de luz que harán las delicias de todas las personas que quieran dar a su casa un toque "de autor".

La luz que proporcionan las velas cambia mucho según dónde estén ubicadas o dentro de qué contenedor se encuentren. Hay muchos tipos de recipientes para velas, incluso algunos puedes fabricarlos tú mismo.

En este artículo de Spoots te daremos algunas ideas para hacer recipientes para velas y decorar los espacios de tu hogar con poco dinero.

    Índice

  1. Con latas de conserva

    Con latas de conserva

    Lo ideal es hacerlo con latas altas, del tamaño de un vaso o más altas, por ejemplo de tomate frito o de fruta en almibar. Una vez que la lata esté vacía tienes que lavarla bien, quitar etiquetas y hacer agujeros con un clavo o punzón. Puedes formar con agujeros el motivo que te guste. Si lo deseas, puedes pintarla por fuera para darle una bonita terminación, y también colocarle un alambre por los extremos para luego colgarlas.

  2. Con recipientes de cristal

    Con recipientes de cristal

    Esta idea de decoración servirá para dar una preciosa iluminación a cualquier estancia. Utiliza vasos, frascos o cualquier otro recipiente de cristal. Puedes darle un toque rústico atando por fuera un lacito de esparto, o un toque divertido pegando tus pegatinas favoritas. También puedes pintar los vasos con pintura especial para cristales.

  3. Con cáscaras de huevos

    Con cáscaras de huevos

    Esta es una idea muy original para decorar con velas. El único inconveniente es que no dura mucho tiempo. ¿Cómo puedes hacerlo? Cuece unos cuantos huevos hasta que estén duros. Espera a que se enfríen. Corta la parte superior del huevo y vacíalo con una cucharilla. Aprovecha el contenido para hacer una rica receta. Una vez tengas la cáscara de huevo vacía, lávalas con mucho cuidado y mete dentro velas pequeñas de fondo plano, o bien, derrite la parafina y colócala dentro, pon un pabilo en el centro y espera a que seque.

  4. Con botellas de cristal

    Con botellas de cristal

    Utiliza botellas de crital de vino, cerveza o de cualquier cosa que se te ocurra como un candelabro reciclado. Para hacerlo solo tienes que lavar muy bien la botella y colocar en el agujero una vela larga. Otra opción que queda muy bonita, es cortar la base de la botella y apollarla por encima de la vela, dando un efecto de que la vela realmente está dentro, tal como se ve en la foto.

  5. Con elementos naturales

    Con elementos naturales

    Otra idea que da muy buen resultado es añadir elementos que den un toque natural a los diferentes objetos para decorar. La base será un recipiente de cristal bastante grande. Puede ser cuadrado o redondo, depende de tus gustos. Puedes rellenarlo con granos de café y poner la vela en el centro, o también puedes colocar ramas de canela (lo que dará un estupendo olor cuando enciendas la vela). Otra idea con un toque oriental es llenar el recipiente hasta la mitad de agua, poner piedras al fondo y dejar la vela flotando.

  6. Velas en naranjas

    Velas en naranjas

    Es una opción que queda realmente bonita y muy decorativa. Es muy fácil: corta una naranja por la mitad, quita la pulpa con cuidado a cada mitad. Toma una de las dos mitades (la que servirá como tapa) y haz un hueco en la parte superior, también puedes hacerle picos o la forma que desees para que quede más decorativo. Coloca una vela pequeña en la base, prende la vela, y tapa con la otra mitad. También puedes colocarle algunos clavos de olor a modo decorativo. Verás que tu hogar olerá de maravillas.

Estas son sólo algunas ideas para hacer recipientes de velas, pero cuando se enciende la imaginación, las opciones pueden ser infinitas. Recicla todo lo que tengas en tu casa y no uses, y adáptalo con buen gusto creando un objeto decorativo, artesanal y económico.

¿sabías qué...?

Las primeras velas se fabricaban con sebo animal y grasas vegetales, y por eso algunas eran incluso comestibles. Hay documentos antiguos que cuentan que en las guerras los soldados, acuciados por el hambre, se comían las velas.