Cómo hacer jabón líquido casero

Aprende los pasos para hacer jabón líquido en la comodidad de tu casa

Hay quienes tienen una piel lo suficientemente sensible como para no tolerar muy bien los jabones industriales, llenos de químicos y algo difíciles de enjuagar. Sin embargo, el jabón casero no tiene ninguna de las cualidades negativas del jabón comercial: es delicado, económico, efectivo, está libre de tóxicos y químicos y muy fácil de hacer.

Existen muchas opciones para hacer jabones caseros, algunas más orientadas a hacer productos orgánicos de calidad, y otras orientadas a hacer productos económicos y saludables.

Hoy en Spoots te enseñaremos paso a paso cómo hacer jabón líquido casero, una receta que conjuga ambas necesidades y orientada a hacer un producto de calidad orgánica de la forma más económica posible.

Los ingredientes para hacer jabón líquido casero son:

  • 1 litro de agua destilada
  • 1 taza y media de aceite de coco
  • 1 taza de aceite de ricino
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de aceite de jojoba
  • 1 taza de bicarbonato de potasio

    Índice

  1. Calienta los aceites

    Calienta los aceites

    Primero coloca los cuatro tipos de aceite en una olla, cada uno con su medida indicada. Lleva la olla a fuego lento y espera a que caliente, sin que llegue a hervir.

  2. Haz la sosa cáustica

    Haz la sosa cáustica

    Mezcla la taza de bicarbonato de potasio con un poco del agua destilada. Es muy importante que utilices lentes protectores, guantes y que el espacio donde decidas hacer la mezcla tenga buen flujo de aire. Además, es sumamente importante que no agregues el agua al bicarbonato, sino el bicarbonato al agua, y poco a poco. Si se agrega el agua al bicarbonato puede haber una reacción química inesperada. Con esa mezcla obtendrás la sosa cáustica (yambién llamada soda cáustica).

  3. Mezcla los aceites con la sosa caústica y sigue calentando

    Mezcla los aceites con la sosa caústica y sigue calentando

    Coloca la mezca de sosa cáustica en el aceite caliente. Al juntar ambas mezclas tendrás que tener cuidado de que no salpiques tu piel con el líquido caliente. Debes hacerlo con sumo cuidado y poco a poco. Mezcla lentamente hasta que veas que la mezcla está homogénea y déjala al fuego lento hasta que veas que se endurezca. Calienta hasta que puedas pasar una cuchara por la pasta y ver la línea que deja. Esto tomará un aproximado de seis horas, y deberás revolver cada media hora. 

  4. Diluye la pasta

    La pasta sólida que obtendrás después de las seis horas de cocción deberá ser diluida en el litro de agua destilada. Coloca el agua en un cuenco grande y luego la pasta de aceite y sosa cáustica. Tendrás que ir moviéndolo con el fin de que se diluya por completo. Quizás te tome un par de horas que la pasta se diluya en el agua. 

  5. Agrega tu color y fragancia favorita

    Puedes utilizar colorante natural de comida y aceite saborizado de vainilla, jazmín, rosa, etc. Utiliza aceites esenciales lo más naturales posibles. Aquí te dejamos una receta de aceite esecencial de jazmín para realizar tú mismo.

  6. Empaca el jabón

    Empaca el jabón

    Puedes poner tu jabón líquido fresco en una botella de vidrio o plástico, y decorarla de acuerdo a tu preferencia. Con esta receta obtendrás aproximadamente 1,5 lts de jabón líquido.

Esperamos hayas podido anotar estos pasos para poder fabricar tu propio jabón casero. Para más artículos sobre trucos caseros, entra en nuestra categoría.

¿sabías qué...?

La evidencia más antigua registrada del uso del jabón data alrededor de 2800 AC, en la antigua Babilonia.