Cómo hacer un bonsái de naranjo

¿Te gusta la jardinería artesanal? Hoy aprenderás a sembrar un pequeño bonsái de naranjo paso a paso

Un bonsái de naranjo no difiere demasiado de uno ordinario. A excepción del tamaño, se repite el mismo esquema del árbol de siempre, el que regala jugosas naranjas para disfrutar en zumos y postres, y que en primavera florece regalándonos una flor de exquisito aroma.

Lo único que hay que tener en cuenta al hacer un naranjo bonsái es la maceta o receptáculo en el que este se asentará, pues en estos casos debe ser de boca ancha y poco profunda para que el árbol se sienta limitado y entonces no se desarrolle demasiado, adoptando las características típicas de cualquier árbol bonsái.

Hoy te daremos algunos consejos paso a paso para que sepas cómo hacer un árbol bonsai de naranjo en casa, de forma sencilla.

    Índice

  1. Clima y exposición para tu bonsái naranjo

    Clima y exposición para tu bonsái naranjo

    Antes de comenzar a crear tu bonsái, estudia el lugar en el que planeas colocar el árbol, pues debe ser soleado. Lo ideal es un clima húmedo y templado, evitando lugares con muy bajas temperaturas y heladas.

    Sin embargo, si el clima es caluroso, intenta que reciba la luz de la mañana y de la tarde, pero no la del mediodía, que es la más fuerte. Por otra parte, si el clima es frío, intenta que reciba la mayor cantidad de horas de luz como sea posible. La siembra debe realizarse en primavera, pues el clima suave de la época ayuda en la fase inicial de crecimiento.

  2. Maceta adecuada para el bonsái naranjo

    Maceta adecuada para el bonsái naranjo

    Para hacer plantas de bonsái siempre se debe elegir una maceta pequeña, de boca ancha y poco profunda para evitar que las raíces se extiendan demasiado. De esta forma, controlarás mucho mejor su crecimiento, tanto en volumen como en altura.

    Puedes usar macetas de diferentes tamaños y formas: rectangulares, circulares, ovaladas, etc. Eso dependerá de tu gusto y de la decoración del rincón que vaya a ocupar tu pequeño bonsái de naranjo.

  3. Sustrato para el bonsái naranjo

    Sustrato para el bonsái naranjo

    Rellena la maceta con tierra de un pH entre 5 y 8, que sea rica en nutrientes y con un buen drenaje, pero que retenga bien la humedad. Los suelos demasiado ácidos o alcalinos pueden corroer las raíces lo cual echaría a perder nuestro bonsái.

    Puedes colocar algunas piedras en el fondo de la maceta, para evitar que la tierra tape el drenaje y se produzcan encharcamientos, pues esto podría pudrir la raíz. También debemos de tener cuidado con el exceso de cal o sales en la tierra, ya que puede provocar que las hojas amarilleen y luzcan con apariencia débil.

  4. Siembra del bonsái naranjo

    Siembra del bonsái naranjo

    Llega el momento de sembrar el bonsái de naranjo enano. Para ello planta las semillas (obtenidas durante el invierno o al comienzo de la primavera a partir de cualquier fruta) a 1 cm de profundidad.

    Otra opción es plantar a partir de esquejes semi maduros o bien por acodo, es decir, a partir de una raíz de naranjo. En este caso, tendrás que hacer un orificio en la tierra y ubicarlos en el centro de la maceta para luego cubrirlos con la tierra, de forma que quede la raíz cubierta completamente. 

  5. Riego del bonsái naranjo

    Riego del bonsái naranjo

    Riega tu planta de forma regular, pues el bonsái de naranjo necesita desarrollarse en un hábitat húmedo. Distribuye el agua en forma equilibrada en toda la maceta y evita el exceso de agua, pues éste árbol no tolera los encharcamientos. Te puede ser de utilidad seguir las siguientes pautas:

    • En el invierno, riega el bonsái cada 2 o 3 días
    • En el resto del año, hazlo una vez por día. Si el clima es muy caluroso en verano, puedes aumentar un poco esa frecuencia
  6. Abono para el bonsái naranjo

    Abono para el bonsái naranjo

    Abona cada semana el suelo con un fertilizante especial para bonsái, líquido, para así enriquecerlo y favorecer el desarrollo de tu naranjo bonsái. También puedes optar por regarlo cada 15 días con algún fertilizante líquido que tú mismo puedes preparar en casa.

    Este tipo de abonos ayudarán mucho al crecimiento del árbol, pero no debes aplicar el líquido a la tierra seca, sino que debe estar humedecida de antes.

  7. Cuidados y poda del bonsái naranjo

    Cuidados y poda del bonsái naranjo

    Limpia el naranjo bonsái del polvo y de las telarañas para así evitar el ataque de plagas y enfermedades. Los árboles frutales suelen atraer a muchos insectos, así que no quites la atención de él, pues es propenso a sufrir plagas.

    La poda del bonsái es una de las claves principales para mantener su tamaño característico, y se clasifica en:

    • Poda de mantenimiento: también llamada de pinzado. Esta poda tiene por objeto mantener y perfeccionar la estructura del árbol. Debe hacerse durante toda la temporada de crecimiento.
    • Poda de modelado: conlleva la poda de las ramas más grandes, y debe hacerse al final de otoño o al principio de la primavera. De preferencia, usar una podadora cóncava, con el fin de mejorar el cicatrizado del corte, y utilizar pasta selladora en la zona del corte, para evitar infecciones en esa parte de la planta.

    Intenta podar las ramas y espinas cuando veas que su tamaño aumenta mucho, tratando siempre de mantener la misma forma natural de la copa, pero a medida.

En muy pocos pasos has aprendido las principales técnicas para hacer un bonsai paso paso. Hoy te lo mostramos haciendo un bonsái de naranjo, pero ten en cuenta que se puede hacer un bonsai de cualquier árbol. Elaborar un bonsai no es algo complicado, pero como puedes ver requiere de muchos cuidados especiales, por lo que debes dedicarle tiempo.

¿sabías qué...?
  • La palabra bonsái significa en japonés "planta en una bandeja", y se cultiva desde hace más de 2,000 años.
  • El precio de un bonsai puede llegar a ser muy elevado, debido a los cuidados que requiere, y a que muchos ejemplares pueden vivir por cientos de años.