El guacamayo como mascota

Descubre los secretos para tener un guacamayo en casa en perfecto estado de revista

Toda aquella persona que adore a las aves puede decantarse por el guacamayo como mascota. Sin embargo, ha de tener en cuenta una serie de consideraciones importantes antes de lanzarse a la adopción de este sensible animal. Sobre todo, es necesario tener claro que la mayor parte de las poco más de una decena de especies que existen en el mundo están en peligro de extinción. Es decir, que hay mucho tráfico ilegal a este respecto, por eso es importante asistir a tiendas de prestigio y criadores reconocidos como paso previo a la adopción de esta maravillosa ave.

    Índice

  1. Especies de guacamayo

    Especies de guacamayo

    Aunque como hemos dicho hay diferentes especies, algunas de ellas son las que se pueden adoptar, pues no están en peligro de extinción, han nacido entre humanos e incluso se creen uno de ellos. En estos casos encontramos al Ara Macao, el guacamayo rojo o el Maracaná grande.

    Incluso algunas de estas especies se cruzan hoy día creando híbridos que pueden ser adoptados también sin problema.

  2. Cuidado del guacamayo

    Cuidado del guacamayo

    Sea cual fuere la especie de guacamayo por la que te decantes, recuerda que necesitan de cuidados especiales, pues son aves muy sensibles. No soportan bien la soledad, por lo que se deprimen con facilidad, así que es buena idea adquirir una pareja.

    Además, es necesario tenerle atendido de forma conveniente y dedicarle tiempo para evitar que se arranque las plumas de pura depresión. Es básico cuidar muy bien su apartado emocional.

  3. Responsabilidad con el guacamayo

    Responsabilidad con el guacamayo

    También cabe resaltar que la responsabilidad con el guacamayo es muy importante. Se conocen especímenes que han llegado a vivir hasta 80 años, por lo que cuando se adoptan, es muy probable que sea para toda la vida. Esto has de tenerlo bien claro.

  4. Jaulas para guacamayos

    Jaulas para guacamayos

    Las jaulas para guacamayos deben ser de gran tamaño. Piensa que casi todas las especies son más grandes que un ave normal, pudiendo llegar a pesar incluso un kilo. Además, el animal requiere de mucho espacio para abrir las alas y hacer ejercicio. También es positivo facilitarle juguetes con los que se pueda entretener.

  5. Otros detalles a tener en cuenta

    Otros detalles a tener en cuenta

    Recuerda que el guacamayo es muy ruidoso. Puede llegar a aprender e imitar perfectamente hasta 30 palabras e incluso saber qué significan. Son alborotadores y podrían ocasionar destrozos si los sacas de la jaula.

    En cuanto a la comida, necesitan comer una papilla especial durante sus primeros meses. Después ya podrá tomar alimentos especiales para guacamayos sin problema.

    Jamás debes dar castigo físico a un guacamayo. Si deseas corregir una mala actitud, es mejor tapar la jaula para que se oscurezca o introducirlo en un transportín durante un rato.

  6. Juega con tu guacamayo

    Juega con tu guacamayo

    Como hemos dicho, el guacamayo es un animal muy sensible que se deprime con cierta facilidad si se aburre. Es bueno jugar mucho con él e interactuar. Gracias a su buena interactuación con humanos, verás que es muy divertido.

Es buena idea tener un guacamayo si te gusta la diversión y el jolgorio. No te dará un segundo de descanso gracias a su animación, alta inteligencia y alegría de vivir. Además, su bello plumaje y su cariño por los demás te acompañará siempre.

¿sabías qué...?

Recuerda que el guacamayo que repite tus palabras puede saber qué significan a partir de los dos años de edad más o menos. Así pues, ten cuidado con lo que le enseñas, no te vayas a arrepentir.